×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted ¿Cómo castiga a sus hijos?

Foro Joven
Cultura y turismo
Alvaro Octavio Lara Huerta 31-03-2016 19:53 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Convertir la ciudad en un "destino cultural” es la premisa que durante varios años se ha perseguido. Para quienes nos encontramos ligados a la actividad cultural no es nada nueva la intención de dinamizar al sector turístico por medio de actividades artísticas. 

De hecho, el término “Turismo Cultural” tiene una perversión que se ha malinterpretado con el paso de los años y ha ocasionado el fracaso de varios programas en todo el país, el error garrafal es querer producir destinos culturales a través de la promoción turística y no del desarrollo cultural de las ciudades.

La única forma en que las ciudades sean un destino cultural atractivo es realizando un enfoque estratégico de cercanía ciudadana y una política cultural sólida que garantice el desarrollo comunitario y creativo.

Urgente, tener instituciones públicas que garanticen el trabajo dinámico, diverso y descentralizado de las actividades culturales, este trabajo debe ser inspirado siempre por el carisma ciudadano. La transformación de los organismos públicos siempre debe buscar eficiencia, eficacia y la transparencia. Imposible ser un referente cultural con instituciones arcaicas y de procesos anacrónicos.

La diferencia de ser catalogado como ciudad cultural es el capital creativo de las sociedades, para esto es necesario el fomento de la producción, creación, consumo y distribución de bienes culturales. Es impostergable integrarnos a la dinámica mundial del fortalecimiento de la industria creativa para insertar a la actividad cultural como activo económico generador de empleo y riqueza.

Cualquier proyecto cultural está destinado al fracaso si no cuenta con respaldo ciudadano. Es necesario realizar acciones que garanticen el acceso a bienes y servicios culturales a la mayor cantidad de habitantes posibles. En medida en que se respondan las necesidades culturales de nuestros habitantes podremos atender las del turista.

Imposible pensar en ser “destino cultural” sin cuidar contenidos de los productos culturales que ofrezcan al visitante experiencias que sólo la ciudad sea capaz de hacer realidad. El Turismo Cultural debe ser el resultado, y no el inicio, de un sólido trabajo en la formación de públicos, la conservación del patrimonio y fortalecimiento de la identidad. Solamente con verdaderos resultados en el desarrollo de la cultura y las artes podremos posicionar una Ciudad Creativa, si buscamos por otro lado estamos perdidos.