×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



De mis apuntes
Centro Histórico de Fresnillo: una quimera
Carlos López Gámez 27-05-2016 20:31 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Autoridades hacen caso omiso de las leyes que dictan los planos del verdadero Centro Histórico. (Foto de Carlos López Gámez).
Cortesía / La partidocracia ha confabulado para que no exista el desarrollo de las zonas típicas. (Foto de Carlos López Gámez).
Cortesía / El pleno acordó los límites del Centro Histórico de Fresnillo en el siglo 20. (Foto de Carlos López Gámez).
Para abundar con más detalles respecto a la importancia y significado que deben tener los nombrados “Centro Histórico” y las zonas típicas de cualquier parte del mundo, en lo que nos concierna a los fresnillenses, debo decirles que desgraciadamente, y a pesar de la abundante información, como los inevitables fundamentos de toda índole para delimitar el polígono que concentre raíces como los orígenes del pueblo, nada se ha podido hacer.

Existe una gigantesca muralla plagada de incomprensión y pletórica de marcados intereses políticos y económicos que despojan a los fresnillenses del supremo derecho de disfrutar a plenitud su Centro Histórico como existen tantos más en el orbe y no se diga en el territorio naci0nal cuya presencia nos restriega en el rostro lo abandonados que hemos sido al agacharnos ante el poderoso que hace y deshace en este explotado y humillado pueblo minero.

Oficialmente la Ley Orgánica del Municipio es nuestra constitución que minimiza todo lo referente al patrimonio histórico y cultural de la comunidad, es más, las normas y preceptos legales que rigen el funcionamiento de instituciones creadas supuestamente para velar por  el rescate y conservación de bienes patrimoniales, como el INAH y la Junta de Monumentos del Estado, que no contemplan el tema en lo absoluto.

Ante el profundo abismo de indiferencia e ignorancia oficial, la ciudad de Fresnillo no tiene oficialmente su Centro Histórico, mucho menos zonas típicas.  Sentimental y físicamente existen, por eso no tiene la menor importancia para quienes asumen responsabilidades a nombre de la comunidad.  Aquí todo se maneja a través de las ocurrencias, caprichos e imposiciones del emperador y servidumbre, hasta de los caciques pueblerinos.  Gracias a ellos no podemos disfrutar nuestro Centro Histórico, sus calles, las zonas típicas y cultura de nuestra ciudad.

De tantos intentos para convencer sin someternos ante el ignorante representante del pueblo, para que se rescate el Centro Histórico, la mayoría de ellos han ido a parar al cesto de basura.  Sin embargo, no hace muchos años, la decisión y la perseverante actitud de Rafael Pinedo Robles, como cronista de la ciudad y del Centro de Investigaciones Históricas de Fresnillo, ante las apáticas autoridades locales, se pidió obtener la aprobación de la Comisión de Desarrollo Urbano del Municipio para declarar el Centro Histórico de Fresnillo.

El documento certificado sobre el particular se encuentra en nuestros archivos y textualmente dice “El que suscribe Lic. Juan Jorge Rivera González en mi carácter de Secretario de Gobierno Municipal de Fresnillo, Zacatecas con fundamento en lo establecido por el Artículo 92 Fracción 7 y 8 de la Ley Orgánica del Municipio, libre del Estado de Zacatecas certifica:

Que en sesión ordinaria de Cabildo celebrada en fecha 30 de junio del 2 mil, en el único punto, Dictamen de la Comisión de Desarrollo Urbano, para declarar como Centro Histórico una parte de la zona urbana…”
La certificación del documento asiente que el acuerdo fue favorable por unanimidad y las copias de ellos se turnaron a las instancias que formularon en la petición.

Hasta ahí todo va bien, sin embargo jamás llegó a la plenaria, mucho menos a la Legislatura del Estado por la simple y sencilla razón que nunca quien palomea las iniciativas lo aprobó.  Quien lo hace siempre y por regla no escrita es el gobernador del estado.

De ese tiempo a la fecha, ninguna iniciativa se ha intentado formular, pues no les interesa en lo absoluto, tanto al presidente municipal como al gobernador, porque ambos son manipulados por los poderosos que presumen liderazgo político y poder económico. Es la pura verdad, la historia de Fresnillo no les importa nada, porque según ellos serán los únicos que escriban sus historia, claro, a sus conveniencias, y ¿el pueblo?

El Centro Histórico de Fresnillo ha estado en posesión desde hace años de la servidumbre del monrealismo y de la partidocracia PRI, PRD, PT y Morena.  En conjunto se han apropiado de todos los espacios públicos y hasta el momento ningún poder terrenal los ha removido.  En contubernio con las autoridades locales las arterias han sido hipotecadas a los lacayos del imperio y partidos políticos.

Asimismo, con el paso del tiempo la ciudad minera ha tenido un crecimiento demográfico muy importante, mismo que ha traído como consecuencia el cambio de la fisonomía de la ciudad, la cual en estos momentos, como lo podemos comprobar, no tiene identidad propia o un estilo definido.

Además, decenas de edificios, desde el punto de vista histórico, aunque no tomándolo como arquitectónico, ha desaparecido, bajo la piqueta oficial y que obedeciendo al deseo de los nuevos dueños o de las propias decisiones en turno, no se siguió una línea uniforme de construcción o estilo para los edificios que remplazaron a los antiguos. Nuestro Centro Histórico es una quimera.