×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Runrún
El Runrún: Capitaliza Sonora el resbalón minero de Tello
Francisco Gabriel Reynoso Torres 18-03-2017 22:45 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




En la guerra y en el amor, y evidentemente en la política mexicana, todo se vale. Y la gobernadora de Sonora Claudia Artemiza Pavlovich, sin pensarlo dos veces, busca capitalizar el resbalón minero de su correligionario priísta de Zacatecas, Alejandro Tello Cristerna.

A través de Susana Corella, presidenta de la Comisión Especial de Minería de la Cámara de Diputados, la Pavlovich llevará al Congreso de la Unión una iniciativa de ley para apoyar e incentivar a las empresas mineras.

Entre los puntos en los que la Pavlovich hará énfasis destaca reducir impuestos a las compañías, al menos durante el primer año de proyectos de exploración, a fin de que puedan reducir gastos en la etapa exploración.

El proyecto de la mandataria sonorense, que ya se planteó en la Comisión especial de Minería en la que participa la diputada de Zacatecas Araceli Guerrero, subraya la conveniencia de permitir la deducibilidad de las inversiones en exploración hasta el décimo año. Con ello espera que Sonora se convierta en el estado más atractivo para la industria minera, nacional e internacional.

El solo anuncio del proyecto de la Pavlovich –aseguran diputados sonorenses– puso en perspectiva para Sonora, en este año y 2018, inversiones por más de 300 millones de dólares. Sobresalen entre las posibles empresas inversoras la canadiense Goldcorp y Peñoles.
 
Impuesto al chupito
En la Secretaría de Economía que encabeza el potosino Carlos Fernando Bárcena Pous, tirios y troyanos reconocen que Zacatecas ha perdido mucho atractivo como nicho de inversión privada.

Y no sólo a propósito de los impuestos ecológicos sujetos a controversia constitucional. Esto viene “desde endenantes”, dicen en el equipo del subsecretario Jason Barker Mestas.

Cuentan que en diciembre el gobernador Tello incluyó, en su iniciativa de Ley de Ingresos, un impuesto a las bebidas alcohólicas.

“Me siento en tiempos de su alteza serenísima, Antonio López de Santa Anna”, expresó entonces Geovanna Bañuelos. Empero, ese sentimiento no fue sólo de la diputada del PT. También muchos empresarios, principalmente los productores de mezcal que aún no se reponen del desastre agavero en el que los hundieron Ricardo Monreal y Antonio Mejía, pidieron auxilio hasta al obispo Sigifredo Noriega.

Y los vitivinicultores, como Eduardo López de Tierra Adentro y Campo Real, pusieron el grito en el cielo. Grupo Modelo, que recién había promovido a Zacatecas como “Capital Mundial de la Cerveza”, encendió focos de alarma.

Finalmente las gestiones por aquí y por allá dieron resultados. Los diputados federales, liderados por Francisco Escobedo, llamaron a la prudencia a sus pares locales encabezados por Gustavo Uribe. Y el coordinador de la bancada del Panal, Roy Barragán, propuso suprimir los artículos del 72 al 81 de la iniciativa de Ley de Ingresos para desaparecer los impuestos a las bebidas alcohólicas.

Así, pasó el trago amargo.
 
Alcohol adulterado
En la Secretaría de Salud del doctor José Narro Robles también hubo alarma ante la intención del gobierno de Tello de gravar las bebidas alcohólicas.

Por un lado porque Aguascalientes, del panista Martín Orozco, se lamía los bigotes a la espera de capturar a las empresas que salieran huyendo de Zacatecas.

Y por otro porque Zacatecas aparece en los primeros lugares del país en consumo de bebidas alcohólicas adulteradas.

Así pues –advirtieron a Narro, “tutor” de Zacatecas– el impuesto provocaría el incremento en el comercio de vinos hechos con marranilla y alcohol industrial.

Grillas y canibalismo 
Al interior del gabinete de Tello –alertan algunos de sus integrantes– hay envidias, grillas y canibalismo.

Uno de los más atacados sería Juan Francisco del Real, jefe de la oficina del gobernador. Y es que a más de uno les ha apretado las tuercas para despertarlos de sueños guajiros.
 
Otro escándalo
Y Zacatecas va de escándalo en escándalo. Durante una de las últimas reuniones de la Comisión Contra la Trata de Personas del Senado, encabezada por la panista Adriana Dávila Fernández, los parlamentarios zacatecanos invitados, diputados y senadores, tuvieron que “apechugar el bochorno”.

En la revisión del decreto para reformar la Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas, pendiente de aprobación en la Cámara Baja, salió a colación el tema de la prostitución juvenil en las escuelas secundarias de Zacatecas.

Cuentan testigos de esa reunión, en la que hubo representantes del DIF nacional que preside La Gaviota, Angélica Rivero, la diputada Araceli Guerrero sacó la casta para aclarar paradas.

La denuncia de Adriana Garza, titular de Secretaría de la Mujer –habría puntualizado– se refirió a cuatro casos de una zona con problemas sociales graves. De ninguna manera –cuentan que enfatizó la Guerrero– es una problemática extendida a lo largo y ancho del estado.
 
Trofeo de a peso
Corre en lenguas en los corrillos políticos que Judit Guerrero se llevará, cuando concluya su tarea como alcaldesa de Zacatecas, un “trofeo” que le recordará los días muy complicados que ha vivido.

Ese trofeo es un cheque de ¡un peso! que le entregó la Secretaría de Finanzas, de Jorge Miranda, como saldo de los recursos que le dejo el gobierno provisional que presidió Catarino Martínez y las deudas que se arrastran desde los periodos de Cuauhtémoc Calderón, Arnoldo Rodríguez, Carlos Peña y Alfredo de Santiago.

Los panistas contra la mafia
Como en el plano nacional, en el que Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle se disputan con uñas y dientes la candidatura presidencial, en Zacatecas la rebatiña por el poder está no admite pausas ni treguas.

Todo apuntaba a que Chabelo Trejo y la cúpula de la Sagrada Familia, liderada por Arturo Ramírez Bucio y Lorena Oropeza, habían transado para repartirse el pastel de la dirigencia estatal. Aparecían como “amarrados” Noemí Luna y Joel Arce para presidenta y secretario general.

Sin embargo, según parece, se les atravesó Pepe Pasteles y les aguó la fiesta. A ciencia cierta no se sabe quién estaría apadrinando a José Manuel Viramontes, pero el caso es que habría tumbado del caballo a Noemí Berenice, quien tendría que conformarse con la Secretaría General. Y Arce Pantoja con alguna Secretaría del Comité.

Sin embargo, las cosas no les pintan fáciles a Chabelinos y Sagrados. El movimiento disidente que lideran Luz Arcelia Madera y Samuel Terríquez está cobrando mucha fuerza. Y es que la militancia panista está harta de que unos cuantos vivales utilicen el partido para obtener beneficios personales.

Para el registro de planillas en la contienda por la dirigencia estatal que ahora encabeza Arturo López de Lara, los aspirantes deben presentar, entre otros requisitos, las firmas de mil militantes que avalen el apoyo de la estructura partidista.

Hasta el viernes por la noche, el grupo de Madera y Terríquez tenía reunidas poco más de 800 avales, principalmente de panistas de Valparaíso, Fresnillo y municipios de los cañones de Juchipila y Tlaltenango.

Los panistas –dicen muchos de ellos– buscan una renovación generacional en el partido. Y que los principios de Acción Nacional los utilicen políticos granujas, como hasta la fecha, para hacer negocios familiares, obtener contratos, canonjías y dinero fácil. 

Se mueve el elefante
A Víctor Rentería López “sí le sube el agua al tinaco”, reconocen en el gobierno de Guadalupe, cuyo titular, Enrique Flores, encabeza el consejo directivo de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (JIAPAZ).

El elogio a la capacidad del titular de la Jiapaz se debe a que en muy poco tiempo tiene amarrados contratos para vender 50% de la producción de agua tratada en la planta de Osiris.

Esta semana –adelantan cercanos a Héctor Pastor, secretario de Gobierno de Guadalupe– Rentería estaría firmando contrato para abastecer de agua tratada a las empresas Ahresty Mexicana, fabricante de piezas y refacciones para automóviles, y a Yusa Autoparts México.

Tentativamente, entre estas dos compañías adquirirían 150 litros por segundo de la planta tratadora de agua de Osiris.

Y la renta mensual que recibiría la Jiapaz, aunque el agua mantendría una tarifa muy cómoda y accesible, sería agua bendita para las finanzas ahogadas de la junta.

Recientemente, en una ceremonia pública, Rentería López suscribió contratos con los ejidos Zóquite, La Zacatecana, Santa Mónica y Villa de Guadalupe y con las asociaciones de producción Osiris 1 y Osiris 2, para venderles 137 metros cúbicos por segundo para sus sembradíos.

La planta Osiris tiene capacidad para tratar 300 litros por segundo. Empero tiene capacidad para reciclar 600 litros por segundo. Esto significa que actualmente tiene comprometida la venta de casi la totalidad del agua que limpia.

Rentería –dicen en Guadalupe– estaría en negociaciones con otras empresas, e incluso con el municipio, para que a finales de 2018 la planta Osiris, que durante muchos años fue un elefanta blanco, comercialice 100% del agua que trate y, lo más importante, trabaje al máximo de su capacidad.

Retazo con hueso
Nueva vecina
Los vecinos del Fraccionamiento Residencial Bernárdez despidieron a Patricia Salinas Alatorre. La secretaria de Economía con Miguel Alonso y de Finanzas con Ricardo Monreal, vendió su casa para comprar una más pequeña y montar un negocio al que se dedicará de tiempo completo. La nueva vecina de Bernárdez es Julia Olguín Serna. Le compró la casa a Paty Salinas y se la pagó, peso sobre peso, hasta llegar a 7 millones, en una sola exhibición.
 
Funcionario patán
Entre algunos miembros del gabinete tellista se planteó un acertijo: ¿quién es el secretario insolente, irrespetuoso y patán que se caracteriza por su prepotencia? Resulta que a esa “monada” el gobernador Alejandro Tello le mandó una instrucción equis. Y cuando el enviado se la comunicó, el secretario respondió: “Dígale al gobernador que no. Y que si quiere mi puesto, aquí se lo dejo cuando quiera”.
 
El más cochino
A propósito de la audaz decisión del alcalde de Guadalupe, Enrique Flores, de concesionar a un particular la administración del alumbrado público, diputados de la bancada priísta, capitaneada por el pinense Gustavo Uribe, recuerdan a sus pares de Morena el caso Zacatecas. Se empecinaron en bloquear la iniciativa de Carlos Peña de concesionar el tratamiento de la basura y ahora la capital es el municipio más cochino de todo el estado.
 
Tres mujeres
Los consejeros del IZAI Raquel Velasco y Antonio de la Torre fueron los más sorprendidos con la capacidad de convocatoria de Julieta del Río. El Centro Platero resultó insuficiente para recibir a los asistentes al informe de la consejera presidenta. Tres mujeres llevaron la voz cantante: Julieta del Río, Fabiola Torres, secretaria de Gobierno y representante del gobernador Alejandro Tello, y Cristina Rodríguez, presidenta del DIF y esposa del mandamás. 
 
Sujetos oscuros
Equivocadamente en el informe de Julieta del Río se dijo que Zacatecas se encuentra entre los primeros lugares del país en transparencia. La realidad surgirá el martes próximo, cuando el IZAI revele cuántos de los sujetos obligados no han cumplido las solicitudes de información que les han hecho. Y cuántos ayuntamientos, partidos políticos y sindicatos no cumplen con las exigencias mínimas de transparencia. Entre las dependencias incumplidas destaca la Secretaría de la Función Pública que encabeza Paula Rey Ortiz Medina.
 
Tres propietarios
Es absolutamente falso que la “casa misteriosa” sea propiedad del empresario fresnillense José Pérez Vecino. Al menos, no es el único propietario, afirman en la presidencia municipal de Zacatecas que preside Judit Guerrero y, políticamente, maneja Manuel Ibarra. El registro público consigna tres propietarios, toda vez que la finca se levantó en tres terrenos. Uno es de Pérez Vecino; otro, del millonario constructor Juan Rivera, y el tercero está a nombre del exgobernador Miguel Alejandro Alonso Reyes.
 
Lo que falta
Cálculos de peritos y expertos valuadores dicen que la inversión en la “casa misteriosa” del fraccionamiento Siglo 21 asciende a 30 millones de pesos, cuando menos. Y creen que para terminarla, porque la obra está a la mitad, se necesitarían otros 30 millones. Dicen que Juan Rivera es el nuevo consentido del poder. Y está haciendo negocios muy jugosos en la delegación Cuauhtémoc que administra El Chamuco Ricardo Monreal.