×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Perspectivas
Banxico se volvió a dar un tiro en el pie
Luis Enrique Mercado 02-10-2016 21:29 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cuando aumente la tasa de interés de crédito hipotecario, cuando el financiamiento de su carro se encarezca y cuando el crédito para su empresa le salga más caro, debe saber que el responsable es el Banco de México, un Instituto central que decidió encarecer el crédito y frenar el raquítico crecimiento, con tal de que el peso no se devalúe y el prestigio del gobierno no sufra por ello.

La Junta de Gobierno del Banco de México, presidida por Agustín Carstens decidió meterse de lleno a la política y el 29 de septiembre decidió, por segunda ocasión en este año, aumentar medio punto porcentual la tasa de interés interbancaria y llevarla a 4.75%.

Con esta decisión provocará dos efectos, nocivos para todo el mundo:

1.- Empujará al alza a todas las tasas de interés de la economía, lo cual significa que todos los mexicanos que tienen créditos pagaran más por ellos.

2.- Frenará el crecimiento y así, una economía que apenas crece a un raquítico 2 a 2.3% en promedio este año, crecerá menos, lo cual significan menos oportunidades de empleo para las personas físicas y menos dinamismo en ventas para las empresas.

¿Porqué subió Banxico la tasa sabiendo los efectos nocivos que ello provoca?

Oficialmente, porque está cumpliendo su obligación constitucional de evitar que la inflación se dispare.
El problema es que en la propia Junta de Gobierno donde decidieron aumentar las tasas se reconoció que “las expectativas de inflación provenientes de encuestas y las extraídas de cotizaciones de mercado siguen ancladas”. 

Es decir, no hay peligro de una explosión inflacionaria.

Y en esa misma reunión se dijo que “la economía mexicana registro? una contracción en el segundo trimestre de 2016, como resultado de que se frenó el crecimiento del consumo privado.” 

Es decir, no hay peligro de explosión inflacionaria y la economía se está frenando.

Lo aconsejable es bajar la tasa de interés para ayudar a la economía.

Y se hizo exactamente lo contrario. Con el alza en la tasa de interés se encarecerá el crédito y se marchitará el raquítico crecimiento.

Es claro que la real motivación de los integrantes de la Junta de Gobierno de Banxico ha sido la depreciación del peso. Saben que sí suben la tasa de interés, por lo menos durante algunos días mejorará la cotización de peso frente al dólar, como de hecho ya sucedió. El peso gano 0.2% en el momento en que se anunció la elevación de la tasa y bajó de 19.40 pesos por dólar a 19.37.

Eso mismo sucedió en junio, cando Banxico aumentó medio punto porcentual a tasa de interés. Los primeros días el peso ganó terreno y luego, siguió cayendo, por la sencilla razón de que la depreciación de la moneda no tiene nada ver con lo que pasa en México, sino con los titubeos de la FED respecto a su propia tasa, con la turbulencia que eso provoca en los mercados internacionales, con el precio del petróleo y hasta con las expectativas de que Donald Trump gane o pierda las elecciones de Estados Unidos.

México ha hecho lo que le toca: recortó el gasto público y ya anunció que en 2017 habrá superávit primario.

Pero ahora, Banxico ha perdido el rumbo y eso es muy preocupante.

Hasta el próximo lunes con nuevas…PERSPECTIVAS