×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



'El Grande', dueño de la UPN
Redacción
~
13 de Junio del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / Víctor Manuel Fernández subdirector de la UPN.

Víctor Manuel Fernández Andrade, El Grande, subdirector del plantel en Zacatecas de la Universidad Pedagógica Nacional en realidad es un empresario de la educación.

La UPN es de su propiedad. Él manda ahí desde hace cuando menos un cuarto de siglo. Ha puesto y pone directores, abre plazas que le deben obediencia absoluta, tiene sus grupos dentro de la Universidad, negocia con secretarios de Educación y con gobernadores y es el líder máximo del Movimiento Democrático Zacatecano.

Sus prácticas han quedado al descubierto con la denuncia pública que dio a conocer la directora del plantel, Teresa Cabral, quien habla de acoso laboral y político por parte de grupos que siguen al pie de la letra las instrucciones de El Grande.

Lo que sucede en la UPN es más parecido a una novela de García Márquez que a la vida de una institución educativa.

En la UPN, Víctor Manuel Fernández es quien manda.

Por ejemplo, su amiga Dairelis Vega Gallardo, cubana de nacimiento, ostenta la plaza con mayor nivel salarial; el secretario del Sindicato, Salvador Ramírez, a quien ya hizo director, tiene como negocio propio la cafetería de la institución y en uno de los sicarios más fieles de El Grande.

Y está también Mario Matz, quien es una especie de halcón de Fernández Andrade. Observa, vigila, anota y toda esa información se la lleva a su jefe. Su negocio son las fotocopiadoras.

A cambio, su familia trabaja ahí.

Su esposa, Nora Dávila Lomelí, tiene plaza; el primo de su esposa, Jesús Antonio Medina Lomelí, también; su hijo, Mario Augusto Matz es administrativo y ya fue secretario particular del director; su cuñada, la doctora Zoila; el tío de José Antonio,  Elviro Muro, casado con la hermana de la esposa de Matz; su sobrina, Lucero Nayeli Medina Parga.

Además de Matz, profesores como Francisco Ortiz Fuentes, Martín de Luna Dorado, Ulises Femiza, la maestra Elizabeth Aguilar son cabezas de grupos con lo que Fernández Andrade ejerce su poder en la UPN bajo el principio de “yo mando, pero que no se note mi mano”.