Policías municipales eran secuestradores 
×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Policías municipales eran secuestradores
Redacción
~
23 de Enero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Imagen / La seguridad quedará a cargo de la Policía Estatal Preventiva.

En una casa de seguridad del municipio de Trancoso fue encontrado el empresario Roberto Robles Cervantes. Estaba privado de su libertad, atado de manos y con los ojos cubiertos de cinta adhesiva, por lo que oficiales de la Policía Estatal lo rescataron y detuvieron a cinco policías municipales en activo y otros cinco civiles, pertenecientes a un grupo de la delincuencia organizada. 

Francisco Murillo Ruiseco, Procurador de Justicia del Estado, relató que el secuestro ocurrió el 12 de enero, cuando dos hombres armados y con el rostro cubierto, llegaron al negocio de Roberto Robles, dedicado a la renta de maquinaria para la construcción y ubicado en la Calzada Héroes de Chapultepec.

Lo subieron a una camioneta para mantenerlo en cautiverio hasta que lo rescataron. 

Ese día los plagiarios comenzaron a hacer llamadas telefónicas para cobrar el rescate, pero agentes de la Unidad Especializada Contra el Secuestro de Zacatecas ya estaban haciendo labores de inteligencia. Un día después los secuestradores exigieron 8 millones de pesos para liberar al empresario. 

 Ya para el tercer día del delito, la familia solicitó un asesor de la Policía Federal, pero las investigaciones por parte de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro ubicaron una casa de seguridad en Trancoso, donde habitaban hombres armados con el rostro cubierto. 

Y a través del uso de drones (vehículo aéreo no tripulado) corroboraron que la casa era usada de manera ilícita, por lo que oficiales de la Policía Estatal entraron a la casa y detuvieron a cinco policías en activo del municipio, a quienes les retiraron sus armas de cargo y una patrulla, un arma distinta a la de la licencia oficial, una pipa, un teléfono celular y una bolsa de marihuana.

Murillo Ruiseco explicó que la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro señala que podrían alcanzar de 50 a 100 años de prisión. La seguridad quedará a cargo de la Policía Estatal Preventiva.

En Trancoso había 18 policías y a la par de que la PEP tomó el control de la seguridad, el Ejército realizó revisión del armamento en la corporación.