×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

El Recreo
Prostituta justicia y la Fiscalía
J. Luis Medina Lizalde
~
11 de Enero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La crisis de la justicia penal es tan grave como la crisis de la justicia social y para ello basta reflexionar sobre lo que le hubiera pasado al joven actor Axel Arenas sí no hubiese contado con los medios económicos para contratar a un abogado de la dinastía Gómez Mont y el mismo,  no contara con 6 testigos y dos videos, además de pasaportes y sellos de entrada y salida al país para demostrar contundentemente que el presunto asesino de la modelo argentina no estaba en el Hotel Pasadena de la Ciudad de México en el momento del crimen, sino con su novia en Colombia. 

La exoneración fue cosa de trámite y una vez más la justicia mexicana se muestra en ruinas ante el mundo, como en el recordado caso de Florence Casséz.

Es de anotar que la pifia se cometió en el espacio social, dónde la Procuración de Justicia más cubierto con cámaras que registran la vida cotidiana y con más y mejor  capacitados policías, mejor equipados y pagados y con disponibilidad de tecnología que en el resto del país.

Imaginen los lectores cuántos inocentes pagan delitos que no cometieron porque no disponen de lo que al actor Axel Arenas  le permitió salir airoso del trago amargo, ni duda cabe que hay muchos inocentes en prisión y en libertad muchos delincuentes. 

La grosera instrumentación del órgano de procuración de justicia raya en la obscenidad, los económicamente poderosos y los políticamente fuertes,  frecuentemente son beneficiados por el disimulo y los simples mortales resienten la severidad de la prostituida justicia, por tal razón, la transformación de dichos órganos en fiscalías dotadas de autonomía plena es la ruta diseñada por la clase gobernante para remediar esos males

Concebida la transición a fiscalía como elemento central del Sistema Nacional Anti Corrupción  hasta ahora ha quedado en intento fallido, sin embargo, en algunas entidades como es el caso de Zacatecas,  se han producido los cambios derivados de la reforma Constitucional que los mandata, por lo pronto, ya existe la ley orgánica correspondiente y  estamos a pocos días de la emisión de la convocatoria correspondiente para la designación de quién fungirá como el primer fiscal teóricamente autónomo.

Asunto de trámite

La 62 legislatura local será la que cumplirá con el ritual de convocar, evaluar y votar por el fiscal y no tenga usted la menor duda, que la persona elegida será la que el Ejecutivo decida en medio de declaraciones de  “yo respeto lo que los diputados decidan”.

No cuestiono la legitimidad de las decisiones  de la mayoría legislativa en consonancia con el Ejecutivo de su mismo origen electoral, lo cuestionable es la ausencia de una relación institucional entre el Ejecutivo y el Poder Legislativo, que se manifiesta en cabildeos en lo oscurito  con diputados en lo individual que obtienen algo a cambio que no es del conocimiento frecuentemente ni de sus propios compañeros de fracción y dirigentes partidistas en una especie de pedagogía de la deslealtad que en mucho contribuye a la degradación de la vida pública.

 El Gobernador Tello confunde la interlocución política legítima y transparente, con las relaciones públicas y reduce sus gestos políticos a invitaciones a ceremonias, fortaleciendo de paso el  abandono de las tareas propiamente legislativas, ya de por sí, bastante desatendidas  por el ejercicio clientelar institucionalizado mediante las aberrantes “herramientas legislativas”.

La ausencia de una auténtica División de Poderes nos expone a que la transición a fiscalía termine en otro cambio de forma que no implica cambio de fondo y aunque no depende de una persona,  ojalá priven criterios de idoneidad.  
Pendientes acumulados

Zacatecas tiene un amplio historial de impunidades  inspiradas en el influyentísmo y en la falta de valores de una clase gobernante que prefiere  “no echarse malas” aplicando la ley, la corrupción con que se ha manejado el dinero público no ha tenido castigo, los delincuentes electorales nunca han respondido ante la ley, hay casos de aberrante cobardía política como el de la falta de eficacia para castigar el homicidio del minero ultimado a batazos en un conflicto intrasindical en Fresnillo, o el de la impunidad de que goza el hijo del entonces gerente de Peñoles, que por pura diversión de juniors prendió fuego a un indigente apodado El Cobijas

Se acumulan expedientes en contra de actores políticos vigentes que tan confiados están en que la procuración de justicia  no existe, que se preparan sin rubor alguno para ser candidatos a puestos de elección popular, pues bien saben que “una carta de no antecedentes penales y una orden de aprehensión  no se le  niega a nadie”... Y no falta quién les dé el voto.

Nos encontramos el lunes en El Recreo.