×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



X

2018, elecciones en paz
Jaime Santoyo Castro
~
08 de Enero del 2018 14:25 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Sea mi primera columna de este año para desear a las dos o tres personas que lean esto, un feliz y próspero año, pero especialmente desearles paz y tranquilidad. Estos últimos meses hemos estado rodeados de lamentables sucesos que a todos nos lastiman y nos preocupan, por ello es importante reflexionar que la seguridad y la tranquilidad no es sólo responsabilidad del Gobierno. Los ciudadanos, los actores sociales y los actores políticos, tenemos mucho que hacer al respecto, y lo primero es abonar para que ello, que es una exigencia social, se logre.

No sólo es el discurso, el ofrecimiento, la promesa. No es hacer de la inseguridad un tema de campaña para obtener votos o popularidad. Es; debe ser, compromiso de todos procurar la paz social en este proceso.

En julio habrá elecciones para renovar el Poder Ejecutivo Federal, 500 Diputados Federales y 128 Senadores; elecciones para gobernador en Veracruz, Tabasco, Chiapas, Yucatán, Morelos, Guanajuato, Jalisco, Puebla y la Ciudad de México, elección de Diputados Locales en todos los estados, a excepción de Coahuila, Quintana Roo y Tamaulipas y elección de dos mil 226 Ayuntamientos y 16 alcaldías en la ciudad de México, que suplirán a las Delegaciones. Es un proceso que mueve a todo el país, y por tanto pone en movimiento a todos los sectores sociales, particularmente a quienes pretenden ocupar los cargos por la vía independiente o por conducto de los partidos políticos.

No obstante que legalmente estamos apenas en etapa de definición interna de candidaturas, hay personajes como AMLO que tiene años haciendo campaña contraviniendo todas las disposiciones legales, sin que las autoridades electorales lo metan al orden, temiendo sus exacerbadas reacciones ya conocidas, como el cierre de vías de comunicación, que afecta a miles de ciudadanos, pero que anticipadamente ya está alegando fraude como lo ha hecho siempre, porque no acepta perder, y eso nos hace pensar en que el proceso puede tornarse violento.

Estamos inmersos en una terrible ola de violencia generada por las disputas entre los grupos del crimen organizado y la participación adyacente de los criminales no organizados, que debemos mantener distante del proceso electoral, cuidando en primer lugar, que en las boletas electorales no figuren personas que estén involucradas en actividades ilícitas, o cuya deshonestidad sea probadamente acreditada, pero también cerrando el paso al uso de recursos de procedencia ilícita, y el apoyo de personas o grupos delictivos.