Mi delito... andar en bola 
×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historias de Lobos
Mi delito... andar en bola
Ivonne Nava García
~
07 de Enero del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Es muy fácil que, al andar varios sujetos reunidos, ingiriendo alcohol se sientan “envalentonados” y crean que resulta hasta divertido buscar pleitos a otros sin ninguna razón justificable.
Desgraciadamente las consecuencias generalmente son totalmente desafortunadas, de estas conductas solo se obtiene cárcel para unos y lesiones y pérdida de la vida para otros. 


Lo que sucedió 

Ese día nos reunimos porque siempre, un día antes del año nuevo nos juntamos para echar chelas. Nos la amanecemos y de ahí ya la seguimos con la familia. Éramos como 6 y estábamos parados en la tiendita por que uno se bajó a comprar cigarros. En eso venía ya venía mi amigo y nos dijo –vámonos porque ahí vine Pedro con los cholos-, por lo que mejor nos retiramos de ahí porque ya los conocemos como son de conflictivos y buscapleitos. 


En eso ya íbamos en camino cuando Pedro y unas 11 personas más, nos comenzaron a apedrear la troca en la que andábamos dando la vuelta. Como no queríamos que le quebraran los vidrios mejor nos bajamos. 


De con ellos también se bajaron todos. Se nos dejaron ir y todos le entramos a pelearnos con Pedro y los cholos. Yo me fijé clarito cuando Pedro le sacó una navaja al Julián. 


Era una daga cortita como de 17 centímetros. Pedro se le dejó ir a Julián apuntándolo con la navaja, pero no vi que tuviera sangre ni nada. 


Ya en eso estábamos cuando vi a Julián lesionado y otro cuate nos decía que lo lleváramos a curar. Cuando volteo a ver si miré que tenía sangre de su abdomen. Todo fue muy rápido no nos dimos cuenta bien ni que pasó, pero acabamos en el hospital. Yo solo conocía al Pedro, a los cholos no sé de donde son. 

 

Hospital

Nos fuimos al hospital porque recogimos al Julián que traía sangre en su abdomen y otro amigo que le decimos “el lechón” traía una descalabrada muy fea en su cabeza. Al principio si nos hablab, pero ya para cuando llegamos a Calera “el lechón” no hablaba. 


De ahí le hablé a mi papá para que fuera y les avisara a las familias de mis compas porque si estaban muy mal. A mi amigo Julián le habían encajado un cuchillo pata de gallo. Ahí comentamos que al “lechón” le habían dado con una cruceta. 


Los otros también andábamos “madriados” pero no así. Sentí mucha compasión de mis amigos porque sus familias se iban a poner mal. Mi amigo “el lechón” era el que ayudaba a su jefecita y si le pasaba algo a él la señora se iba a poner muy mal. 


Cuando los revisaron nos dijeron que a mi amigo Julián se lo iban a llevar a Zacatecas para operarlo pero que mi amigo “el lechón” ya estaba muerto, porque le fracturaron su cabeza.

Pedro

Ese día nos dirigimos a buscar a los de las Ánimas. Ya sabíamos dónde se juntaban. Fuimos porque ya nos traían pleito. Yo no los conozco de nombre nomás a uno de ellos sé que le dicen El Julián y a otro le dicen “el tigre”, a los otros no los conozco. 


Los andábamos buscando y cuando nos dimos el topón ellos iban en dirección contraria a nosotros. Nosotros andábamos a “pata” ellos andaban en una troca. Los divisamos y les dijimos que se bajaran. No se bajaron y salieron en la troquilla hechos madre. Se fueron a dar vuelta porque fueron por todos los de su banda. 


Yo creo que los primos de ellos, se fueron para un lugar que le dicen “cochinillas” y nosotros nos dirigíamos a ese lugar. Cuando en eso ellos ya venían en nuestra dirección y nos echaron la troca encima. 


Agarramos piedras y les tiramos, pero ellos también nos tiraron botellazos y pedradas. Yo andaba ahí en medio “paque” me hago que no. Nos traían a pedradas y andábamos ahí a fregazos con ellos. 


Yo andaba acá en otro lado de donde estaba la otra bolilla porque andábamos unos por un lado y otro por otro lado. Como a unos 50 metros de distancia mis amigos andaban en una bola y otros en otra bola. 


Nos hicimos de fregazos y uno de los que andaban conmigo o sea en mi bola que es de Calera le dieron con una cruceta en la cabeza y fue al que le dicen “el lechón”. Yo me arrimé ahí para verlo porque le botó la sangre y los que andaban conmigo corrieron. 


Me dejaron a mí sólo. Se me dejaron ir todos a mí y luego 2 de mis compas me los quitaron. Quisieron meter a otros pero ellos no andaban en el pleito pero ellos fueron los que me los quitaron. 
Ya me retiré de ese lugar, pero me venían persiguiendo y uno me dio con una varilla y otro con una piedra pero no sé quiénes hayan sido Luego me encaminaron a la casa de mis tíos porque si iba golpeado de la cabeza. 


Ahí pues ya me miraron el cuchillo y me lo quitó mi prima. Yo no sé si lavó mi cuchillo, estaba limpiecito. Los 5 de Calera se arrimaron ahí donde estábamos con mis tíos y un compa me dijo “lo bueno que yo enfierré a uno” y me enseñó un cuchillo con sangre. 


Después pasó una troquilla y vimos que llevaban al “lechón” muy malo porque le dieron con la cruceta, lo llevaban agarrado entre 2.  En eso venía pasando una troca que era un amigo de nosotros él vive en Pánuco. 


Él fue el que le dio rait a todos ellos. En eso ya venía mi jefa y mi hermana por mí y me llevaron y no supe más. Cuando este compa sacó el cuchillo y me lo enseñó, no recuerdo quién estaba porque nos hicimos para un lado de la casa de mis tíos, aunque estábamos los que nos peleamos pero no sé quién se fijaría. 


Este compa traía el cuchillo en una fundita como de cartón, enredado con cinta y era una daga grande, como de veinticuatro centímetros, no me acuerdo del color, ya no supe dónde se lo guardó porque fue cuando venía pasando la camionetilla. 


Yo me enteré el lunes que “el lechón” ya se había muerto. Del Julián me dijeron después. A mi me quería echar la culpa de que yo le di a Julián pero no fui yo. Aclaro que el cuchillo yo lo saqué cuando corretié a otro compa que me pegó con una varilla en la cabeza pero a ese compa no le pasó nada. 


Solo a otro que corrió que luego dijeron que los de la troquilla lo habían machucado y ese compa se lo llevaron a Fresnillo pero dijeron que ya no iba a caminar. 


Yo no use con nadie ese cuchillo, no piqué a nadie con él, ese cuchillo es una pata de gallo que trae la cacha de colores, no tiene funda y cuando me lo guardo, sólo me lo meto en la bolsa de mi pantalón. Dijeron que yo lo maté y me echaron 18 años. 


Cuando salga voy a tener 45. A mis otros compas también les echaron 18. Todo fue un pleito nomás y en la bola ni se sabe ni qué.


Es más fácil delinquir en grupo
Le Bon piensa, que en una multitud, se borran las adquisiciones individuales, desapareciendo así la personalidad de cada uno de los que la integran. 


El individuo integrado en una multitud, adquiere, por el simple hecho del número, un sentimiento de potencia invencible, merced al cual puede permitirse ceder a instintos que, antes, como individuo aislado, hubiera refrenado forzosamente. 


Y se abandonará tanto más gustoso a tales instintos cuanto que por ser la multitud anónima, y en consecuencia, irresponsable, desaparecerá para él el sentimiento de la responsabilidad, poderoso y constante freno de los impulsos individuales.


Dentro de una multitud, todo sentimiento y todo acto son contagiosos, hasta el punto de que el individuo sacrifica muy fácilmente su interés personal al interés colectivo, actitud contraria a su naturaleza y de la que el hombre sólo se hace susceptible cuando forma parte de una multitud.


El estado del individuo integrado en una multitud. No tiene ya consciencia de sus actos. En él, quedan abolidas ciertas facultades y pueden ser llevadas otras a un grado extremo de exaltación. La influencia de una sugestión le lanzará con ímpetu irresistible a la ejecución de ciertos actos.