×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historias de Lobos
Mi delito.... lastimarla
Ivonne Nava García
~
24 de Diciembre del 2017 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Por regla general, las personas que sufren maltrato suelen esconderse en el silencio y la inseguridad, comenzando a ser dominadas poco a poco por el miedo hasta llegar a sentir que no valen nada. En ocasiones resulta difícil terminar la relación por el miedo o por el mismo acoso. 
Esta historia es de una pareja de adolescentes que lejos de ser la clásica historia del primer amor, se vio ensombrecida por los celos, desconfianza y malos tratos que él infligía sobre la jovencita, esta violencia llegó a un punto en donde él terminó en prisión. 
Enamorados
Empezamos a ser novios en la prepa, ya casi para terminar. De ahí nos fuimos enamorando más. Me encantaba estar todo el día con ella. La quería solo para mí. Me gustaba cuidarla y que siempre que necesitara algo me llamara a mí. La mayor parte del tiempo lo pasábamos juntos. De la escuela a su casa y ahí me quedaba. Luego la acompañaba a hacer la tarea y ella me ayudaba y yo a ella. 
Cuando estábamos en 5to. Semestre, empezamos a hacer planes para seguir estudiando. Yo quería que se casara conmigo y que le siguiéramos estudiando. La verdad me daba mucho miedo que ya en la universidad ella conociera más chavos y me dejara por otro. Ella tenía que ser mía para siempre.
Ella
Era muy lindo conmigo siempre. A veces no me gustaba porque era muy celoso y ya de que se ponía a hacer sus “panchos” era muy intenso. Pero ya luego se le pasaba, otra vez era lindo conmigo. Hacíamos muchos planes para estar juntos siempre, pero yo no me quería casar tan chica. Yo quería estudiar enfermería y luego trabajar en el seguro o así en un hospital. 
Me sacó de onda cuando mi novio me dijo que él también se iba a meter a enfermería. Le dije que si ya no iba a estudiar ingeniería y me dijo que no. Cuando estábamos en 6to semestre él se empezó a poner cada vez más intenso. 
Yo le decía a veces que no quería salir con él porque también tenía ganas de estar con mis amigas y se enojaba muchísimo, me decía que se sentía mal, que estaba enfermo, que su mamá no estaba y que estaba solo. Él estaba enfermo de asma y eso lo usaba para chantajearme. 
Me decía que sentía que se ahogaba y empezaba a hacer ruidos raros por el teléfono. Yo me la creía y dejaba de ver a mis amigas por irlo a cuidar. Fueron muchas veces y luego me enteré qué ni estaba enfermo.
Más chantajes
A veces por cosas de la escuela no podíamos estar en la tarde juntos por las tareas en equipos y eso. Me empezaba a decir que tenía broncas para lo química o de otras materias y que solo yo lo podía ayudar. 
Porque yo me sacaba buenas calificaciones y él no. Yo le decía que no podía y el seguía insistiendo y me decía que por mi culpa iba a reprobar y que a lo mejor no pasaba el semestre y así. 
Yo me sentía mal y hacía muy rápido mis trabajos para poderlo ir a ayudar. Cuando llegaba ya estaba enojado o de plano me iba a presionar a la casa de mis amigos. O me estaba mande y mande mensajes.
Gritos y amenazas
Cuando le decía que por algo no podía salir con él. Me gritaba muchas cosas por el teléfono. Me decía que mandara a la fregada a mis papás y que me saliera. Mi mamá me llegó a ver a veces que me hacía llorar por sus gritos. Me asustaba mucho. Una vez me dijo que si no iba a salir entonces para irme a “aplacar”. Yo no sé qué me quería decir con eso. 
Luego se ponía como si estuviera arrepentido y me pedía perdón, me decía que él solo no me quería perder. También me decía que sufría mucho, que su mamá no lo quería, que tenía muchos problemas con ella. O Luego me decía que era porque su papá no estaba con él y así. Yo le creía todo y me daba como lastimilla que estuviera así de solo.
Amor o miedo
A veces ya no me sentía feliz a su lado. Si lo quería y todo eso. Me hacía mucho reír con sus ocurrencias, pero luego le fui cachando muchas mentiras. Una vez vi cómo se peleó con su mamá y de ahí me empezó a dar miedo. 
Mi novio le gritaba muy feo, parecía que era otro, para mí fue muy impresionante ver como le podía gritar así a su mamá.
Más que ella es muy bajita de estatura y él, es alto y va al gimnasio. Cuando lo vi me dio miedo que quisiera golpearla, porque si parecía que lo fuera a hacer. 
Luego se calmó y me dijo que su mamá ya lo tenía harto que le urgía salirse de ahí. Yo me quedé con mucho miedo y estuve pensativa, días después le dije que yo estaba pasando por problemas en mi casa y que quería que me diera tiempo para que no nos afectara. 
Me quiso interrogar sobre los supuestos problemas, yo ya no sabía ni que decirle, me dio mucho miedo por lo insistente. 
Estaba sola 
Escogí un día que mi papá había ido a llevar al pediatra a mi hermanita. Fui muy tonta lo sé. Estaba sola en mi casa, mi mamá estaba trabajando. 
Nunca me di cuenta de todas las señales de que él me podía hacer mucho daño. Siguió con su interrogatorio. Me decía entonces vete conmigo, manda a la fregada a tus papás. 
Yo le decía que no, que yo los quería mucho. Me dijo que nos casaríamos y le dije que no me quería casar con él. Se puso como un loco. Me empezó a besar muy fuerte. Hasta me sacó sangre de mi boca. 
Lo quería quitar, pero no podía; le decía que parara y me decía que no que yo sería de él, que nadie más iba a ser el primero en mi vida. Me tenía contra la pared. Yo luché con todas mis fuerzas. Quiso abusar de mí. Me rompió mi ropa. Me mordió, me golpeó en la cara y me agarraba de las manos para forzarme, pero yo luchaba con todas mis fuerzas. 
Sentía mucho dolor, pero aun así no me dejé. Tuve suerte porque una vecina escuchó mis gritos y su esposo tumbó la puerta. Me lo quitaron de encima. Me fracturó una muñeca, y quedé con muchos golpes y mordidas. Mi vecino lo sometió y no lo dejó irse. Lo metieron a la cárcel.

Su justificación
Sentí que la perdía, pasaron muchas cosas por mi cabeza, yo me imaginaba que ya tenía a otro. Yo nunca trate de forzarla, lo que pasó no debió pasar, yo no quería violarla ni nada. 
Menos hacerle daño, pero ella tuvo la culpa, me provocó, me pidió tiempo, me rechazó.
Eso que pasó fue porque discutimos, ella me pegó, yo solo le agarré la mano. De lo de forzarla tampoco es cierto, todo eso fue de común acuerdo para que nos tuvieran que casar sus papás, porque ella es menor de edad. Si le hice daño pues solo quiero que me perdone.

Violencia en el noviazgo 
Algunas señales de aviso de que existe la violencia en el noviazgo son los golpes físicos, amenazas, sometimiento, persecuciones, violación sexual, aislamiento y controles psicológicos. 
Para solucionar la situación, los especialistas recomiendan tener una adecuada comunicación con las personas de tu confianza (padres, hermanos, amigos), evitar estar sola en casa, en la escuela o el trabajo y nunca permitas la agresión física, de ser necesario acude con las autoridades para que tomen cartas en el asunto. No tengas miedo!!
Los padres de familia pueden notar estas señales de que sus hijas pudieran ser víctimas de violencia en el noviazgo.
•  La pareja de su hija tiene un comportamiento controlador y exigente
•  Escucha que le habla con palabras que encajan dentro del abuso verbal o emocional
• La adolescente siempre está en el teléfono o recibe llamadas constantes de su pareja, queriendo saber dónde y con quién está
• Tiene moretones o fracturas que no tienen explicación
• Cambios en el estado de ánimo (depresión, llanto, no quiere hablar)
• No quiere ir a la escuela o a eventos sociales
• No quiere hablar de la relación
•Pasa más tiempo con la pareja fuera de casa (para esconder las señales).

Apreciados lectores, deseo que esta Navidad este colmada de bendiciones para Ustedes y sus seres queridos, que la paz y buena voluntad reinen en sus hogares y se extiendan tocando los corazones de todos los que les rodean.
¡Feliz Navidad!