×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Andanzas
¡Ahí viene el acuachado!
Ricardo González
~
14 de Diciembre del 2017 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




“Ese norteño es tan codo, que en vez de venir a Jalpa a las pitayas, viene a los mezquites”
Les podría dar una perorata parsimoniosa sobre los nuevos impuestos que han avalado ambas cámaras del Poder Legislativo, pero prefiero ahora que las ferias se acercan, escribir de las características propias de nuestra “Alma Jalpense”; Ahora hay una página en Facebook que se llama “Puro Jalpa Zac”, la cual me hizo querer escribir este breve esbozo de la cultura común de la cual somos parte. 
1.- Los apodos, estos sobrenombres generalmente dados por nuestros compañeros de escuela o en nuestra casa, mencionaré algunos “ojo” si algún lector es aludido no lo hago en ánimo de ofensa: El Cagaduro, La Mugrosa, El Siloche, El Huachalón, La Coneja, La Guayaba, El Viro, El Pasojo, El Beso Doble, El Gorupo, El Zurrapas, y tantos más que se escapan de mi conocimiento.
2.- Los personajes, los adultos recuerdan la época de los “dones”, Don Federico, Don Chicho, Don Simeon, “El Doctor Calixto Medina”, Don Trino Jiménez, “Don zutanito”  y tanto dones que por el paso del tiempo no han llegado a nosotros. Recalco de estos personajes se ganaron ese “don” a base de esfuerzo y trabajo.
3.- Ahora los personajes fuera del común, desde que Michel Foucautl escribió la Historia de la Locura en la Europa Medieval, los investigadores han puesto como centro de la comunidad el referente de la locura, con cariño y respeto, La chililla la cual tenía un radio de pilas, en el cual escuchaba su canción preferida Creí, era una mujer que siempre andaba con la cara llena de maquillaje y con ropa elegante, pero algo ya pasada de moda; Nacho dos anécdotas de él: tenía la capacidad de hablar con san Pedro para que mandara la lluvia, le gustaba cargar una pistola de agua amarrada con ligas, un día unos policías judiciales que no le conocía lo persiguieron por la plaza al verle armado, para constatar al capturarlo que era de juguete; ahora citamos a uno de los actuales a Ramirito, quien ha estado enfermo, debido a que tiene diabetes, su “pecho coca”, sus besos y sus sonrisas que sacan una buena carcajada, aunque algunas muchachas se asusten.
Tantas cosas que se podrían describir de nuestro querido pueblo, mientras me conformaré con poder ir por la tarde a la plaza, sentarme bajo la sombra de un buen árbol y degustar una rica nieve del “triunfo”. 
Estas fechas decembrinas comienzan a traer seres queridos de otras latitudes, a familias reencontradas, a tradición, a disfrutar todos esos pequeños detalles que hacen de nuestro pueblo ese espacio mágico, que revive año con año y que nos hace vibrar.