×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



De mis apuntes
Impulsores de la transformación
Carlos López Gámez
~
14 de Octubre del 2017 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / El monumento de Francisco García Salinas es un homenaje al hombre que impulso transformaciones.

Los hechos que se resaltan continuamente en el complejo contexto histórico local tan solo son aquellos que narran los súbditos de la corona española y socios. De acuerdo a sus relatos pregonan que “la verdad y lo que existe en este territorio lo hicieron los peninsulares”.

No deja de ser interesante, apasionante y excitante navegar en el pasado. Es la historia. Plagada eso sí de mitos, realidades, verdades y mentiras. Pero ¿Y los mexicanos no hicimos nada? Mis apreciaciones las traslado a nivel local.

Se sigue resaltando todo aquello que según manuscritos se atribuye a los conquistadores y socios en sus andanzas por este inhóspito territorio. Jamás citan a los nativos, salvo para denostarlos o descalificarlos como individuos. Que acaso, en este lugar, los primeros fresnillenses ¿Nada hicieron?

Estoy convencido que los primeros pobladores y auténticos dueños de este paraje y, evidentemente los Fresnillenses: nativos o residentes, “siempre han estado construyendo y reconstruyendo su propia vida, su propia historia”.

Un análisis frio, sin apasionamiento, protagonismo y exhibicionismo, mucho menos entreguismo o la vergonzante sumisión, como lo pregonan los súbditos de los llamados conquistadores civilizadores o culturizadores del territorio bárbaro, me obliga a mencionar a quienes, entre otros tantos, sin ser de sangre azul o descendientes de nobles, si nos legaron acciones que traducidas en hechos contribuyeron a construir y sostener por siglos al Fresnillo libre, esforzado y exigente.

Para desarrollar el tema sugerido le dimos seguimiento a diversas líneas de investigación que generalmente convergen en la imperiosa necesidad de conocer un poco más de nuestros inciertos orígenes.

Nos conducen a un minucioso registro de personas que sin ser nativas del mineral han dejado huella imborrable de sus esfuerzos, perseverancia y tenacidad para motivar la creación de alternativas que han contribuido con firmeza a cimentar la propia supervivencia del pueblo. Han transformado a la sociedad y de ello, los ejemplos abundan.

El fresnillense desde sus orígenes siempre ha procurado y luchado a su particular manera para subsistir. Ya sea por iniciativa propia y desde luego en ocasiones se suma al constante esfuerzo de los llamados ahora “emprendedores”. Aquellos que venidos de distantes lugares han estado contribuyendo con firmeza a la transformación y desarrollo integral de la sociedad.

En los tiempos modernos, los fresnillenses están participando en diversos proyectos de inversión, propuestas y acciones de los fuereños, que han estado arribando a este mineral. Ellos han venido de otras latitudes del orbe y del país para fijar su residencia en el Fresnillo. Se integran de inmediato a la lucha cotidiana para impulsar todo aquello que se inserte en la cultura social, económica, política del pueblo minero.

Desgraciadamente no hemos podido evitar la presencia de nefastos aventureros y oportunistas que solo han venido a saciar su hambruna de poder. Es un lastre e hiriente verdad, pues desde los orígenes este sitio siempre ha sido de paso de todo tipo de sujetos.

De ellos abundan ejemplos.
Orgullosos estamos de nuestros conciudadanos exitosos y creativos, pero también de los residentes, que sin ser nativos de esta tierra, estoy plenamente seguro que también han hecho más a favor del pueblo, inclusive que los propios nativos.

Empezaré con Francisco García Salinas, José González Echeverría, Braulio, Francisco, Mateo y Luis Correa Magallanes, Spencer NYE Cook, José Eulogio Bonilla Santibáñez, Monte R. Kenaston, Gregorio Muñoz Delgado, Francisco y Vicente Ramírez Duarte, María Luisa Werkle Kewer, J. Refugio Débora, Guillermo Errecalde Novoa, Luis Acevedo Soto, Pedro Casas Torres, Rodolfo López Piz, Cap. J. Cruz Enciso Baltazar, Luis García Esquivel, presbítero, Guillermo Ordaz Tejada, Lorenzo Rivas Valle, el presbítero, Francisco Falcón, Pachita Morán León, Ana María Rojas de Pámanes, Augusto lsunza Escoto, Rafael Pinedo Robles, José Campos Cos, Juan Antonio Torres, Salvador Rodríguez, Gonzalo Escamilla; doctor, José Haro Ávila, Pedro Márquez, Florentino Mangas, José Adavache, Jesús Romo Loera, Jesús B. Rojas, Elías Pérez Moreno, José Sánchez García, Guillermo Medina, Miguel Ledesma Campos, Carlos Stephano Sierra, etc.

En esta brevísima relación encontramos a políticos, maestros, mecánicos, boticarios, comerciantes, militares, etc. Ellos no nacieron en esta tierra, pero aquí fijaron su residencia, abrieron y mantuvieron por generaciones sus negocios. A la fecha algunos de sus descendientes continúan con la tradición emprendedora. Un porcentaje importante proviene de otros países, llegaron en distintas épocas.

De lo que hicieron estas personas en este solar, hay testimonios que saltan a la vista. Se les recuerda según la época y giro comercial al cual se dedicaron durante su estadía en este lugar.

Sus descendientes son evidencias de un legado que desde cualquier ángulo que se observe han sido factor que ha estado contribuyendo con firmeza, a la transformación del Fresnillo, en el Fresnillo que les adoptó.

Son participes del anhelado cambio. Por eso les considero “ciudadanos ejemplares”.