×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Feria de Primavera
El Camarón Loco: las delicias del mar y la comida mexicana en la mesa
José Manuel Pereyra Berumen 20-04-2017 19:33 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




José Manuel Pereyra Berumen / ciudad El Camarón Loco es la mejor opción en sabor y frescura.
José Manuel Pereyra Berumen / Hay antigüedades como cuadros, pieles disecadas, baúles y algunos insumos agrícolas.
José Manuel Pereyra Berumen / En la carta hay enchiladas verdes y rojas.
José Manuel Pereyra Berumen / También incluyen cortes, como la arrachera.
José Manuel Pereyra Berumen / Los camarones a la diabla, una de sus especializadas
José Manuel Pereyra Berumen / Siempre hay un ambiente familiar en el que todos disfrutan de sus platillos.
José Manuel Pereyra Berumen / El interior se ha vuelto en una reliquia: sus muros albergan muchas antigüedades.
José Manuel Pereyra Berumen / La familia González probó lo mejor de la carta.
José Manuel Pereyra Berumen / Los Arellano probaron diferentes especialidades.
José Manuel Pereyra Berumen / Los Vega Meléndez pasaron una tarde muy amena y comieron cosas deliciosas.
José Manuel Pereyra Berumen / La Familia Caldera Frayre se sintió muy bien atendida.
José Manuel Pereyra Berumen / Los Reyes comieron lo mejor de la tierra y el mar.
José Manuel Pereyra Berumen / Mónica, Ale y Marlene recomendaron la comida de El Camarón Loco.

Ubicado en el primer cuadro de la ciudad El Camarón Loco es la mejor opción en sabor y frescura para deleitar el paladar de quienes gustan de la comida del mar.

Ya sea que se trate de una comida normal o de festejar algún evento importante, la carta del lugar cuenta con amplia variedad de platillos para todo tipo de ocasiones.

Parte de la variedad de El Camarón Loco son las tradicionales tostadas de camarón, el ceviche, los cocteles y caldos de diferentes productos del mar; además, su oferta incluye platillos más especializados como empanizados, aguachiles o el delicioso salmón.

También ofrecen enchiladas, cortes como la arrechera o la tampiqueña y hamburguesas, con la finalidad de que todos los comensales tengan el lugar perfecto para disfrutar de su platillo favorito.

Los muros del lugar se han vuelto un tesoro invaluable: en ellos hay antigüedades como cuadros, pieles disecadas, baúles y algunos insumos agrícolas, que pueden apreciarse y, si surge la duda,  el personal que atiende el restaurante con gusto explicará cuál era el uso que se les daba.

El Camarón Loco logró fusionar las delicias del mar y de la comida mexicana  para convertirse en el lugar perfecto para disfrutar del buen comer.