×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Las elites partidistas
José de Jesús Vela Cordero 19-04-2017 22:48 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




En la entrega anterior comentamos sobre las características y objetivos de las elites burocráticas y su rol en un régimen y el sistema político. El complemento de las elites burocráticas son las elites partidistas, éstas tienen una función social, política y de legitimación que permiten la viabilidad del régimen y del sistema político, por ello es importante dimensionar su desempeño.
Las elites partidarias son las que se forman en un instituto político, con el objetivo de: ampliar el número de militantes de organización partidaria, cohesionar a la sociedad con una ideología o bien una propuesta política, canalizar las demandas sociales, económicas y políticas de los diferentes grupos sociales, participar en elecciones, reclutar, formar y producir una clase política, que puede tener la capacidad de disputar el poder político, la conducción del Estado y la administración del gobierno. 
Las elites partidarias son o deben ser expertos en temas electorales, económicos, jurídicos y políticos porque ellos, tienen el objetivo de incentivar la participación política de los ciudadanos y trasmitirles los valores democráticos básicos sobre los cuales se sustenta un régimen político. Una función transcendental de las elites partidistas es cohesionar a la sociedad entorno a sus programas y los objetivos políticos de sus organizaciones partidarias con el fin que la sociedad pueda participar en los procesos electorales no solamente como electores sino como candidatos que disputan el poder y la representación política. Este es el marco general de las elites partidarias, que son generadores de clase política y agentes primordiales de la disputa del poder.
Sin embargo en sociedades que han experimentado alternancias políticas donde las minorías políticas se transforman en mayorías y viceversa, se experimentan procesos que dañan la circulación de las elites y la viabilidad del sistema político. Preguntemos ¿por qué? En nuestra cultura política, tanto a nivel nacional como local, no ganan en un 100% los partidos políticos que acceden al poder, su ideología, su militancia o bien sus organizaciones, ganan su candidato, su facción política,  su red básica de apoyos (políticos y económicos).
Frente a un escenario limitado de acceso a espacios de poder las elites partidistas entran en contradicción, cerrándose a la sociedad y buscando el mayor acaparamiento de espacios para su burocracia partidaria. En este punto se dinamita la generación de una clase política, la circulación de las elites y la cohesión de la sociedad con una opción partidista. Son las diferencias entre tener ciudadanos en las organizaciones partidarias o clientelas transitorias. 
Nota. Veamos cómo se forman y promocionan las siguientes elites partidarias para el próximo año electoral.