×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Recreo
Si le sacan que le saquen
J. Luis Medina Lizalde 19-04-2017 22:45 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Estamos perdidos, el gobernador Alejandro Tello es el tercer gobernante local consecutivo que no entiende que no entiende en materia de seguridad. Después de 10 años de violencia y de miles de millones de pesos tirados a la basura seguimos igual de indefensos  que cuando Felipe Calderón tomó la trágica decisión. 
La balacera de  Nochistlán  el martes por la noche  es otro más de los episodios en los que hay dos versiones: una, de los pobladores y otra de las autoridades. Usted decide a quién  creerle, si a los nochistlenses que hablan de una nutrida balacera de más de una hora en donde hubo caídos, o la de las autoridades que reportan una balacera de 20 minutos sin bajas de por medio.    
Sabemos que este gobierno no entiende que no entiende cuando escuchamos al presidente de Nochistlán en  noticiero radiofónico  afirmar  que el general  Carlos Froylán Cruz recientemente había acudido a charlar con los jóvenes de educación media sobre valores, siendo, según entendí, esa charla   evidencia de que el general responsable de la seguridad de los zacatecanos  no regatea el apoyo a Nochistlán por motivos partidistas (Armando Delgadillo es del PT)  ¿no es desesperante?
La orientación de los jóvenes es necesaria, pero la pueden cumplir psicólogos, sacerdotes,  educadores, profesores, pedagogos, trabajadores sociales, sociólogos y  no hay derecho que un general  al que le debe faltar tiempo para dedicarlo a su familia, simule que se ocupe del problema dando charlas que muchos pueden dar con mejores resultados. 
Hay una realidad que el gobierno está eludiendo.  En regiones como Huitzila y Guadalupe, en el municipio del  Teúl de González Ortega, los lugareños viven con  “Jesús en la boca” porque a la vista de todos están los hombres armados que imponen su ley sin que nadie les moleste. Los habitantes del Cañón de Tlaltenango andan por las mismas.  Una breve visita el pasado fin de semana me permitió  escuchar el recuento de 14 ejecuciones en lo que va del  año que mis asustados interlocutores  atinaron a formular,  aparte de los secuestros, siendo el más sonado en esos momentos el  del expresidente  municipal de  Atolinga  de apellido Castañeda, sustraído  por un grupo armado, a la vista de  todos a dos  cuadras del edifico de la presidencia  que días después, en estado lamentable  fue devuelto a la familia una vez que cumplió las exigencias de los delincuentes.
 Insisten en  hacernos creer  que la inseguridad está focalizada  y no extendida en  el estado, no se vale.  

Reciclando boletines
No culpo al señor Vargas,  vocero de Seguridad sino al que le encomienda la tarea,   cada vez que da versión oficial de hechos violentos confirma que este gobierno sigue sin entender que no entiende. Eso de consolarnos con la coartada  de que todas las víctimas lo son por andar en malos pasos, usurpando la función de los tribunales  competentes y haciendo trizas la constitucional presunción de inocencia sin más afán que lavarle el rostro  al gobierno que no entiende que no entiende. 
Un gobierno que entiende que no entiende, lo primero que busca es entender lo que no entiende y su primer hallazgo es que la lucha contra el  crimen organizado ha dejado mucha experiencia en policías, periodistas, académicos y jueces en Italia, Colombia, Sudeste Asiático,  y varios países de América Latina entre los que figura nuestro país,  que existen instituciones que sistematizan tales experiencias  y  que se producen muchos libros y artículos periodísticos altamente especializados que ayudan a entender lo que no se entiende.   
La violencia mafiosa nunca es exclusiva entre los que andan en malos pasos,  una táctica muy socorrida para mermar al enemigo adueñado de una plaza es “calentarla”, es decir, cometiendo crímenes que atraigan el máximo de fuerza del estado a dicha plaza y todavía no se encuentra fórmula mejor que la de masacrar inocentes,  por eso es irritante el discurso oficial a ese respecto.  

Final de un ciclo
Zacatecas ha mantenido porciones territoriales sin violencia no por la eficacia de la autoridad, sino porque al cártel adueñado de algunas  plazas nadie le disputaba  el control.  Eso ha empezado a cambiar en Nochistlán y otras partes  debido a que el dominio del Chapo se diluye no por su captura sino por su extradición ¿se necesita mucha ciencia para anticipar  que el Cartel Jalisco Nueva Generación  buscaría expandirse en consecuencia?
¿Nadie les ha dicho que  a la aniquilación de  los  grandes capos le sigue una etapa más violenta  entre células criminales? ﷯Hay una urgencia de revisar todo lo referente a la seguridad  pública en Zacatecas, el papel asumido por cada uno de los tres poderes y  los presidentes municipales.﷯Si le sacan que se saquen.