|  

Restringen entrada de productos Chinos a Estados Unidos

El país no permitirá la importación de productos elaborados bajo el trabajo forzado.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Denuncian que en Xinjiang, al noroeste de China, aplican el trabajo forzado. / Foto: Cortesía

ESTADOS UNIDOS.- Aprueban proyecto de ley que prohibirá la importación de productos de la región china de Xianjiang para presionar a Pekín, ya que argumentan abusos contra la comunidad musulmana uigur.

La Cámara Alta aprobó por unanimidad la Ley de Prevención del Trabajo Forzoso Uigur que busca prohibir la importación de productos elaborados a través del trabajo forzado, que supuestamente se usa al noroeste de China.

El proyecto se envió a la Cámara de Representantes para que lo consideren.

“El mensaje para Pekín y cualquier empresa internacional que se beneficie del trabajo forzoso en Xinjiang es claro: no más”, dijo el senador republicano Marco Rubio en un comunicado.

Pekín condenó la aprobación y niega las denuncias; argumentaron que las políticas de Xinjiang contrarrestan el extremismo violento, por lo que son necesarias.

“Las acciones de Estados Unidos dañan gravemente la seguridad y la estabilidad de las cadenas industriales y de suministro mundiales”, señaló el Ministerio de Comercio de China en un comunicado.

“Esto no favorece a China ni a Estados Unidos, y no favorece la recuperación económica mundial. China se opone firmemente”, agregó.

Cabe destacar que Estados Unidos frenó a finales de junio la importación de material para paneles solares de una empresa china, a su vez restringió el comercio a otras cuatro por utilizar obra forzada de Xinjiang.

Además, la semana pasada sancionó a 34 empresas y otras entidades relacionadas con el ejército y la política china hacia la minoría uigur, así como por facilitar exportaciones a Rusia e Irán.

En tanto, el secretario de Estado, Antony Blinken, se reunió con sobrevivientes de los campos de trabajo forzado de Xinjiang la semana pasada en Washington.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos afirman que al menos un millón de uigures y otras minorías, en su mayoría musulmanas, son prisioneros en campos de trabajo forzoso de Xinjiang, donde también se acusa a China de esterilizar mujeres a la fuerza.

 

Don`t copy text!