|  

Edición
Impresa

20 de septiembre

20 de septiembre

Jesús se gana la vida haciendo artesanías de lámina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Sus productos están hechos de aluminio y lámina galvanizada, esta familia de artesanos del metal. | Foto: Ángel Martínez

FRESNILLO.- La  comunidad de San Isidro de Cerro Gordo es una región muy bella y llena de gente muy trabajadora, como el Hernández Medrano que se dedican a la creación de diversas piezas a base de lámina.

Las creaciones de la familia de Jesús Hernández Medrano son tan bien hechas  y resultan útiles para todos los públicos, ya que están elaboradas con aluminio y lámina galvanizada.

Tal como nos cuenta Jesús, él empezó en esto desde muy pequeño, de modo que él aprendió a manipular este material, ya que ha sido una actividad que realiza su familia y que él, ya lleva a en la sangre.

Y es que con el paso el tiempo se convirtió en  un oficio tradicional para su familia, y sobre todo, en un estilo de vida.

Es así que Jesús, empieza su trabajo a partir de las 8 de la mañana y hasta las 7 de la tarde acaba su jornada, pues son las horas en las que trabaja diariamente en su taller en la localidad.

Por si gusta ir a la comunidad de San Isidro de Cerro Gordo para conocer el trabajo de Jesús, este taller está ubicado a  un  costado de  la carretera, punto al que llegan los clientes de diversas partes del estado o de fuera de éste.

Es así que, Jesús, encuentra sus ingresos en la venta de sus obras de aluminio; sin embargo, debido a la pandemia, las cosas se les han puesto muy complicadas.

Jesús puede hacer casos, braceros, comales y distintas piezas que él elabora en una amplia gama de tamaños y diseños. | Foto: Ángel Martínez.

Bajaron sus ventas; pero no el ánimo

Aunque la pandemia del coronavirus ha afectado las ventas hasta un 40%, Jesús realiza a mano diversas piezas, con el fin de que  a las personas les atraigan y con ello logre alguna venta.

Entre las muchas cosas que puede conseguir en el taller de Jesús, está los casos, braceros, comales y distintas piezas que él elabora en una amplia gama de tamaños y diseños.

De esta manera él puede ofrecer sus productos en distintos tamaños y de variados precios, por lo que sus clientes pueden hallar algo al tamaño de su bolsillo.

Jesús comenta que gracias a este trabajo se siente muy contento, pues este oficio le ha permitido mantenerse haciendo algo que ama, y reconoció que la labor del campo es de las más difíciles.

Lo anterior, ya que hace algún tiempo se dedicaba a ello, pero  actualmente no se obtienen muchos ingresos. Por ello prefirió mantenerse en su taller, donde recibe lo suficiente para vivir y también recibe distintos tipos de clientes.

Las ventas de Jesús han bajado, pero no sus ganas de salir adelante. | Foto: Ángel Martínez.

Los gajes del oficio

Jesús es capaz de hacer una gran variedad de artículos de cocina y cada uno de ellos tiene su dificultad, según comenta, las piezas más complicadas para elaborar son las campanas de cocina.

En principio porque son objetos de gran tamaño y que además requieren de un mayor trabajo y concentración, para que los productos sean bien elaborados y dejen satisfechos a sus clientes.

Para finalizar, Jesús Hernández  Medrano platicó que este trabajo se lo está heredando a sus hijos, y que no solo les está enseñando a trabajar el metal, sino que les está mostrando una manera de mantenerse en el futuro.

Y es que según cuenta, sus hijos están muy orgullosos de él y han mostrado interés en aprender lo que hace su padre y, por lo mismo, él les ha enseñado este oficio que tanto ama y tanto le ha dado.

Don`t copy text!