|  

Edición
Impresa

21 de septiembre

21 de septiembre

Hechizo para que tu jefe o compañero de trabajo te dejen en paz

A veces buscamos lo que todavía no estamos preparados para encontrar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Este hechizo fue diseñado originalmente para rechazar cualquier ataque psíquico, pero funciona para protegerse de las amenazas de todo tipo, ya sea desde un jefe intimidante hasta un molesto compañero de trabajo.

Dicen que da resultado hasta para espantar a los que te molestan por teléfono y otros medios, así que podría ser realmente muy útil, de acuerdo con tu intención.

Por eso debes tener claro en tu mente de quién o qué quieres protegerte mientras lo haces y para realizarlo necesitarás:

  • Tres velas azules
  • Hojas trituradas de Melisa
  • Incienso de canela
  • Aceite de canela
  • La carta de la baraja española: El rey de espadas

Unta el aceite de canela en las velas y hazlas rodar sobre las hojas trituradas y colócalas en forma de triángulo en un papel aluminio con la brilloso hacia arriba.

Ahora coloca El rey de espadas en el medio. Enciende las velas y el incienso de canela.

Anota en un papel tres veces el nombre completo de la persona, lo doblas y lo colocas dentro de un frasco de vidrio, al cual añadirás capas alternas de azúcar y miel para endulzar a la persona.

Cierra el frasco y colócalo al lado de la carta El rey de espadas. Ahora declara en voz alta tu intención antes de comenzar el hechizo. Por ejemplo:

Yo soy (nombre completo) y la intención de este hechizo es protegerme de mi jefe o compañero de trabajo para que me deje en paz y no me moleste más.

El rey de espadas es importante para este ritual. / Foto: Cortesía

O cualquier otra frase por el estilo, dependiendo del caso. Luego sólo levantarás al cielo las manos (con las palmas vueltas hacia arriba, en gesto de recibir) mientras pronuncias:

Lanzo una llamada
al Rey de Espadas
busco el camino,
necesito protección,
por eso esto imploro.
Poderes de la luz,
hallen la oscuridad
yo soy de amor,
yo no me rindo.
Lanzo una llamada,
busco el camino,
necesito protección,
por eso esto imploro.
Rodéenme de amor
en la noche y en el día
que las tinieblas no pasen
lanzo una llamada,
busco el camino,
necesito protección,
por eso esto imploro.
La victoria ante mí se queda
quien me ha querido perjudicar
se ponga ahora a temblar,
pronto la justicia
ya le está por llegar.
Lanzo una llamada,
busco el camino,
necesito protección,
así esto imploro.
Rey de espadas, invoco a tu energía,
y con ella me identifico.
Alza tu espada,
y detén la tormenta.
deja que el poder tome forma
y me asegure a salvo.
Lancé una llamada,
busqué el camino,
tengo la protección,
eso es lo que agradezco
que así sea y así es
hecho está.

Para terminar simplemente deja que se consuman las velas, retorna el naipe al mazo y guarda el frasco.

Don`t copy text!