Wednesday 22 de February de 2017

Un piano, dos nombres

Salvador Lira      29 Aug 2016 02:03:41

A- A A+

Compartir:
(Cortesía)
(Cortesía)
En el fino contemplar de Ramón López Velarde, la imagen de un piano y la amada son la efigie del fervor y el deseo. Es una visión recurrente, no sólo por la devoción, sino porque en ambos componentes se cifran condiciones que envuelven mutismo, anhelo e intensidad.

En el trabajo autocrítico del poeta, se encuentran dos versiones sobre tal imagen. La primera apareció en la Pluma y Lápiz de Guadalajara el 29 de enero de 1912, aunque su escritura data posiblemente unos tres o cuatro años antes. El título del poema es El piano de Genoveva. 

Con versos en alejandrinos, la voz realiza un doble juego de simbolización, ya que habla del instrumento musical y de la amada. Describe un “piano llorón”, que encierra “de la vida el arcano”. Son nocturnas las soledades y tristezas que vaticina, pues es “una caja de lágrimas”. En la edificación, el poeta traslada el canto:

Piano de Genoveva,
te amo por indiscreto;
De tu alma a todo el mundo
revelas el secreto:
Cuentas, uno por uno,
todos sus desengaños. 

Entonces, Genoveva es una sola en el piano, a tres décadas, como una Santa, inmaculada en la zozobra:        
Genoveva, regálame
tu amor crepuscular:
esos dulces treinta años
yo los puedo adorar. 
Ruégala tú que al menos,
pobre piano llorón,
Con sus plantas minúsculas
me pise el corazón. 

La imagen del piano y la amada se transforma, por corrección, autocrítica y mayor esmero, en La sangre devota. En Para tus pies se propone un poema más simbólico y con mayor trabajo en el esmero del verso, pues en vez de alejandrinos el poeta presenta hexadecasílabos o versos de dieciséis sílabas formados por la unión de dos octosílabos con doble hemistiquio. El texto guarda aún la contemplación y la unión entre mujer-instrumento, plantas-pies:

Hoy te contemplo en el piano,
señora mía, Fuensanta, 
las manos sobre las teclas,
en los pedales la planta
y ambiciona santamente
la dicha de los pedales
mi corazón,
por estar bajo tus pies ideales. 

Esa planta toma una significación entre los senderos de la Amargura, en los devaneos de Belkis y Salomón. So pretexto de las tertulias de su época, piano y mujer se modernizan para entrever el perfil nupcial. De allí que se vuelque el anhelo y solicitud:

Y así te imploro, Fuensanta,
que en mi corazón camines
para que tus pies
aromen la pecaminosa entraña,
cuyos senderos polvorosos
y desolados jardines
te han de devolver en rosas
la más estéril cizaña. 

El piano es, a total expresión, el instrumento que el poeta busca abrazar: con la musicalidad alcanza al sonido, contempla a la virgen de sus himeneos y se postra en ofrenda. En ejercicio nominal, las damas blancas: Genoveva o Fuensanta.
 
*Escritor e investigador





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.02
Venta 20.52
€uro
Compra 21.11
Venta 21.61

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad