Sunday 19 de February de 2017

Señor: Aumenta nuestra fe

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba      1 Oct 2016 23:10:16

A- A A+

Compartir:
(Cortesía)
(Cortesía)

Introducción

Nuestra homilía de este día, intenta recoger, del evangelio de San Lucas, la súplica sincera y ferviente que los discípulos de Jesús le hicieron, en su momento: “¡Señor: aumenta nuestra fe!”.

Y hoy, en nuestros días, después de más de 2 mil años, esta petición se hace verdadero clamor que suele brotar de nuestras almas, con sinceridad en medio de nuestras duras pruebas, desde el fondo de los corazones, y ante las tribulaciones de nuestro mundo actual, tan lleno de cosas buenas y bellas, pero también de muchas maldades y crímenes: causa de penas y tribulaciones  que nos afligen y nos hacen llorar.

Vivimos en nuestras culturas a lo largo y ancho de nuestra tierra, un verdadero cambio de época, en el cual, todo se cuestiona y se critica, muchas veces de manera negativa y violenta: nuestras sanas tradiciones, principios de verdad, bien y comunión que nos hermana, en nuestro seguimiento de Cristo y en oposición a muchos modos de vivir e interpretar nuestra existencia, ya no de acuerdo al evangelio como buena nueva de Cristo, quien nos proclama la llegada constante de su reino de amor, fraternidad, paz y concordia, para todos los hombres, quienes convertidos a su persona, como verdadero Dios y hombre y a su mensaje, quieran seguirlo por amor y libremente ante los desafíos o retos, que caracterizan esta etapa de nuestra historia de salvación, más allá de las ideologías y diversas maneras de interpretar y vivir nuestro paso por este planeta, “Casa de todos”, como nos enseña y recuerda el Papa Francisco.

Hagamos pues, muy nuestra la petición de los primeros seguidores y discípulos del señor: “¡Aumenta nuestra fe!”.

Nuestra fe cristiana y sus contenidos 

En primer lugar, la fe es un don gratuito del Espíritu Santo, que Cristo y por voluntad de su padre eterno, nos regalan desde el día de nuestro bautismo. Junto con esta fe, recibimos también los dones de la esperanza y del amor a Dios y a nuestros prójimos.

Estas virtudes teologales son el sólido fundamento de nuestro ser de cristianos en la Iglesia y en el mundo de todos los pueblos llamados a pertenecer al reino de Dios proclamado, ayer, hoy, mañana y para siempre por nuestro señor Jesucristo.

La Carta a los hebreos define dinámicamente nuestra fe cristiana: “La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. Por ella fueron alabados nuestros mayores” y continúa el texto hablándonos de los padres de nuestra fe en el desarrollo de la historia de la salvación (Hebr. 11, 1 y ss.).

A esta fe se refieren las lecturas de hoy: El profeta Habacuc  (605 – 600 A. C.) nos dice, que el malvado sucumbirá sin remedio y que el justo en cambio, vivirá por su fe; San Pablo en su 2ª.

Carta a Timoteo le pide: Conforma tu predicación a la sólida doctrina que recibiste de mí acerca de la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús. Y en el evangelio los discípulos de Jesús le piden que aumente su fe en él y en su mensaje.


La fe significa confianza, obediencia y entrega total al designio salvador de Dios. Pero sobre todo, es encuentro con la persona de Jesucristo quien revela la palabra del Padre, a la cual debemos dar respuesta con palabras, pensamientos y obras.

También la fe es un don gratuito del Espíritu Santo para realizar la total entrega del hombre a Dios. Esta entrega se realiza con las obras, porque sin ellas la fe estaría muerta, de acuerdo a las enseñanzas del apóstol Santiago, quien nos dice que probemos nuestra fe con las obras.

Los cristianos debemos vivir nuestra fe en el despliegue del servicio a Dios, en primer lugar y luego a los hermanos, pensando siempre en ayudar y servir efectivamente a todo aquel que sufre desamparo, enfermedad, soledad y abandono.

En este sentido, la fe nos descubre que nuestro servicio a los hermanos es también en ellos servicio al mismo Dios. Es la enseñanza y testimonio del gran apóstol de los pobres, enfermos y desamparados de San Vicente de Paúl (1581-1660) a quien hemos recordado estos días en nuestra liturgia eucarística.

Otra santa canonizada recientemente por el Papa Francisco, es Santa Teresa de Calcuta, quien nos ha enseñado y marcado el camino para servir con grandísimo amor y gozo a los más pobres, viendo en ellos los sufrimientos del mismo Jesús.

Conclusión

El salmo interleccional de este domingo, nos inculca: “¡Señor, que no seamos sordos a tu voz”!. Y también nos hace pedir a Dios que no endurezcamos nuestro corazón.

Esto quiere decir que estemos abiertos con fe viva y renovada para dar nuestro testimonio, realización de nuestra fe a lo largo de nuestra vida con todas las acciones y obras que hacen brillar nuestra fe, unidos por ella a la voluntad divina por el sendero de la entrega decidida y alegre de nuestra comunión con Jesucristo y por él, con él y en él, dar gloria al padre celeste con la asistencia continua del Espíritu Santo. De esta manera estaremos construyendo la civilización del amor con carácter universal, verdadero y auténtico para que el mundo crea que Cristo vive en medio de nosotros y actúa a través de nosotros, como buenos discípulos suyos en la Iglesia y en el mundo…
 
*Obispo emérito de Zacatecas





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Vibra el taekwondo de Olimpiada Estatal
Las Tuzas pierden en Mexicali
Al tiempo
Amar con amplitud como Dios nos ama
Atlas vence por la mínima a Cruz Azul
Aprenden niños técnicas de grabado en el Taller VetaGráfica
Bayern rescata empate de último minuto ante Hertha Berlín 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.42
Venta 20.92
€uro
Compra 21.69
Venta 22.19

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad