Monday 20 de February de 2017

​San Francisco y el señor San José serían corruptos

Luis Enrique Mercado      12 Jun 2016 21:53:26

A- A A+

Compartir:
Sin duda alguna, la corrupción influyó seriamente en los resultados electorales del 5 de junio.

Pero es claro que el sistema está diseñado para que la corrupción florezca en todos los partidos políticos, en todas las personas, en todos los gobiernos.

Presupuestos públicos que se ejercen sin suficiente transparencia y con casi nula rendición de cuentas; proyectos que nacen de la ocurrencia del funcionario en turno; endeudamiento que se garantiza con los ingresos públicos, un sistema sobrerregulado que estimula que la máquina se tenga que aceitar con dinero y, a fin de cuentas, cero castigo.

Estos son los elementos de un coctel que ha hecho de México un paraíso para que los funcionarios públicos de todos los niveles y de todos los partidos se enriquezcan y para que muchos empresarios
encuentren que la ganancia esta en ser proveedor del gobierno.

Los elementos de este coctel que alimenta la corrupción nacional están bien identificados y pareciera que se hicieron con toda la intención:

Presupuestos públicos que se ejercen sin transparencia y con casi nula rendición de cuentas 

Es el funcionario quien determina cómo y para qué se gasta, según sus propias creencias y su nivel de ignorancia, lo cual provoca desperdicio y abre la puerta para que se pueda meter la mano al dinero público.

Si a eso le añadimos que la rendición de cuentas es nula, pues todo se acomoda para que el dinero pública sea un botín para el más listo y el más abusivo.

La ocurrencia es la que manda

Presidentes, gobernadores y alcaldes determinan qué obras de infraestructura se hacen. Algunos les gusta hacer carreteras; a otros, teatros y centros de esparcimiento; a unos, les da por remodelar iglesias y hay gobernantes que su ilusión es hacer grandes avenidas, pasos a desnivel, puentes.

Es decir, no hay un proyecto nacional de prioridades; nada dice que es mejor hacer un hospital o una escuela que un estadio o un parque de diversiones.

Las deudas se garantizan con los ingresos públicos 

Esto provoca que los banqueros que otorgan el financiamiento no analicen si el destino del dinero es el adecuado, si el proyecto es económica o socialmente rentable. Lo único que les interesa es que las participaciones federales o los ingresos por impuestos garanticen el pago. Y con eso sueltan el dinero a una manada de irresponsables que lo dilapidan o se lo llevan a su bolsillo.

Sobrerregulación que estimula la mordida 

Muchos empresarios se han hecho grandes y ricos gracias a que encontraron la forma de asociarse con los gobiernos, mediante el pago de un porcentaje del monto del contrato. Y lo hacen así, porque son los únicos que pueden brincar la regulación que existe para ser proveedor del gobierno y que permite que sólo unos cuantos, los asociados, pueden cumplir las reglas.

Cero castigo. 

No importa lo que hagan con las finanzas, no te pasará nada. 

Lo más que puede pasar es que te inhabiliten, lo cual es como darle un manazo al corrupto.

En este sistema perfecto, San Francisco de Asís, San Francisco de Padua y el señor San José serían funcionarios corruptos.

La corrupción no es desde luego un asunto cultural, sino una tendencia del ser humano, que se agiganta en la medida que el clima es propicio.

Hasta el próximo lunes con nuevas…

PERSPECTIVAS.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Dolgopolov se corona en Buenos Aires
Messi salva al Barsa con doblete
Leipzig gana y se acerca al puntero Bayern
Bielsa vuelve a la liga francesa, ahora con Lille
Zlatan y Pogba guían al United en la FA Cup 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.49
Venta 20.99
€uro
Compra 21.78
Venta 22.28

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad