Tuesday 21 de February de 2017

Reformas, para atrás

J. Luis Medina Lizalde      1 Jan 2017 22:13:51

A- A A+

Compartir:
El año que inicia es el del primer centenario de la Constitución de 1917 fruto de una revolución social armada y documento que influyó en el pensamiento social de los pueblos, especialmente en Latinoamérica, por haber sumado los derechos sociales a la lista de derechos individuales de matriz francesa y, en menor medida, norteamericana.

El primer centenario de nuestra Carta Magna se enmarca en el colapso de la cirugía mayor que Peña Nieto le impuso en acatamiento a compromisos con los grandes capitales en perjuicio del pueblo y de la Nación.

Las “reformas estructurales” no son un fracaso desde el punto de vista de los beneficiado con las mismas, pero sí desde la perspectiva de los intereses colectivos que son la razón de ser de la política en su más noble sentido, merced a las mismas los grandes tiburones del capital extranjero asociados con un puñado de mexicanos ricos han accedido al patrimonio nacional de un modo tan amplio que no se pueden quejar. 

Pero las promesas sociales de todas y cada unas de dichas reformas ni siquiera se asoman, la reforma laboral solo ha precarizado todavía más la situación laboral; la energética, nos hace pagar por la vía recaudatoria la infame cesión de la renta petrolera a las trasnacionales; la reforma educativa fue evidenciada por los que estudian el tema como reforma administrativa y laboral más que como educativa; la reforma en las telecomunicaciones no ha producido los efectos míticos que dicen que acarrea la libre competencia, y la reforma hacendaria es fuente inagotable de sinsabores para todos, incluyendo a los que la apoyaron en nombre de una iniciativa privada con visión anclada en los dogmas neoliberales que están en retirada en todo el planeta, la llegada en tropel de la inversión extranjera directa resultó una fantasía que no alcanza a disimular la fuga de capitales.

Tampoco podemos afirmar como verdad absoluta que las reformas constituyen un engaño porque los dueños de los monopolios privados de México y el mundo saben bien lo que buscan y lo obtienen; tampoco son ajenos a la socialmente terrible verdad de las mismas los políticos de la cúspide del sistema que carentes de sentido social y de patria  se sumaron a los cambios para atrás.

La mayoría social nunca se fue con la finta si damos crédito a las encuestas publicadas al respecto cuando estaban  en curso las modificaciones a la Constitución Mexicana.

Les valió madre
Conociendo la realidad cultural promedio de los legisladores mexicanos se podría suponer que los que en el Congreso de la Unión y en los congresos locales fueron embaucados por la argumentación tecnocrática incubada en la educación privada para darle fundamento “científico” a las orientaciones del poder pero tampoco eso es cierto totalmente.

Si bien es cierto que en la función legislativa abundan los que “oyen cantar el gallo y no saben dónde” muchos de los que votaron a favor lo hicieron en nombre de sus futuras aspiraciones política a sabiendas de lo que votaban.

El sistema necesita políticos ignorantes y los produce, necesita políticos codiciosos y los produce. 

El ciclo de contra reformas de la constitución de 1917 tiene antecedentes remotos pero el más profundo lo inició Miguel de La Madrid y lo culmina Peña Nieto; el saldo siempre provisional de más de tres décadas de cambios para atrás no puede ser más negro.

Centenario en la desgracia 
Se entregó un margen de Soberanía Nacional que nos hace dependientes de lo que pasa afuera, de lo que se decide afuera. 

Se entregaron más de mil 200 empresas públicas a particulares sin que la iniciativa privada generara los empleos que en el discurso se prometían, lo que a su vez se tradujo en migración de a medio millón por año, de crecimiento sin precedente de la economía informal y de convirtió al gobierno en el principal empleador en gran parte del territorio nacional.

Al desaparecer como fuente de ingresos lo aportado por las empresas públicas (lo de Pemex es la cereza del pastel) se le hinca el diente a empresarios y trabajadores mediante agobiantes impuestos. Surgieron con fuerza sin precedente los poderes fácticos. 

La corrupción se convirtió en herramienta de gobernabilidad conscientemente asumida: los moches y las herramientas legislativas y su equivalente entre regidores responde a esa estrategia.

Catástrofe de derechos humanos
En vez del prometido ingreso al primer mundo ofrecido por los autores de las reformas para atrás nos han convertido gradualmente en narco-estado al más depurado estilo de las dictaduras latinoamericanas del siglo pasado

En el centenario del nuestra Carta Magna se comprueba que “nadie sabe el bien que tiene hasta que lo ve perdido”.

Nos encontramos el jueves en El Recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El Runrún: Zacatecas puede oaxaquizarse   
Tuzos le pega de visita a Necaxa en Segunda División
Balean un camión urbano
Pacto de unidad revolucionaria 
Muere una pareja en accidente
Tu felicidad es tu responsabilidad
Flores, en Río Grande
Gobierno del Estado no ha sido notificado de la controversia: coordinador jurídico 
¿Por qué corres tanto?
Lavadora
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.39
Venta 20.89
€uro
Compra 21.56
Venta 22.06

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad