Tuesday 21 de February de 2017

¿Quién es Jesús? una pregunta siempre actual para responderla

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba      18 Jun 2016 20:15:46

A- A A+

Compartir:
Cristo reveló su identidad a sus discípulos al darse cuenta de que lo consideraban un mesías pasajero, entonces les habló de su pasión, muerte y resurrección.
Cristo reveló su identidad a sus discípulos al darse cuenta de que lo consideraban un mesías pasajero, entonces les habló de su pasión, muerte y resurrección.

Introducción

Hermanos, en el desarrollo de nuestras últimas eucaristías dominicales, la Iglesia nos ha ido descubriendo una fisonomía de Jesús, a saber: hemos constatado con nuestra fe en los textos bíblicos de cada domingo y tomados en forma  conjunta, que Cristo es “liberador” de las enfermedades, de la muerte al resucitar a algunos y al perdonar los pecados a quienes han mostrado pruebas de su arrepentimiento sincero.

De este modo vamos captando que una de las características del evangelio de San Lucas es la presentación de Cristo como salvador de los hombres en sus dimensiones corporales y espirituales. 

Todo esto se nos manifiesta este domingo, en el cual Jesús nos llama a precisar su identidad desde la cual como base firme, podremos construir nuestra fe clarificada y poder realizarla con obras dando testimonio cierto y comprometido de su persona, su vida, su amor y su misión salvadora, al ir caminando por este mundo en su seguimiento, descartando todo aquello que empañe u obscurezca nuestra identidad de cristianos cuya fuente es nuestro bautismo que nos configura con el Hijo de Dios hecho hombre en todo igual a nosotros, menos en el pecado.

¿Cuál es la identidad de Jesucristo?

Debemos dar la respuesta a este interrogante,  poder responder a su mensaje y participar en su obra de salvación.

Tomando el texto bíblico del evangelio de San Lucas, escuchemos:”Un día en que Jesús acompañado de sus discípulos, había ido a un lugar solitario para orar, les preguntó: ¿Quién  dice la gente que soy yo?

Ellos contestaron: Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros que Elías, y otros, que alguno de los antiguos profetas que ha resucitado”.

Pero Jesús quiso ir más a fondo con sus discípulos, tocándolos en lo íntimo de sus conciencias y sus corazones, por esto, él les dijo: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? Respondió Pedro: “El Mesías de Dios”. 

El título de “Mesías” significa el “Enviado por Dios” para salvar a los hombres. Este ha sido su título que responde a la vocación que Dios Padre le ha dado y en el cual  se encierra todo el misterio de nuestra salvación temporal y eterna.

De esta manera también, Jesús es el Hijo eterno del Padre quien se ha hecho hombre en el seno virginal de María con la acción del Espíritu que la cubrió con su sombra y su poder, contando con la colaboración de la Virgen inmaculada y ser entonces la Madre de Cristo, Sumo y Eterno sacerdote, mediador entre Dios y los hombres, adoptando el nombre del “Hijo del hombre”.

Jesús empieza a descubrir más y más su identidad haciendo ver a sus discípulos que él no es un Mesías temporal y político, como lo creían sus discípulos; debido a esto les da el primer anuncio de su pasión, muerte y resurrección, prohibiéndoles  decir entonces, quién era él, hasta que fuera gradualmente revelándose su rica y misteriosa identidad como verdadero Dios y verdadero hombre.

Por esto les dijo muy claramente: “Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, que sea entregado a la muerte y que resucite al tercer día”.

Desde esta identidad de Jesucristo se establece nuestra vocación de cristianos 

Jesús mismo nos dice ayer, hoy y para siempre: “Dirigiéndose a la multitud, les dijo: Si alguno quiere  acompañarme, que no se busque a sí mismo, que tome su cruz de cada día y me siga.

Pues el que quiera conservar para sí mismo su vida, la perderá; pero el que la pierda por mi causa, ese la encontrará”.

Según esto que acabamos de decir, el mesianismo de Jesús pasa necesariamente por el dolor y la cruz, como expresiones supremas de amor y entrega; porque nuestras vidas tienen valor, solo cuando se entregan por los demás, a inspiración y ejemplo de Cristo.

Terminemos nuestra homilía tratando de responder seria  y comprometidamente en lo personal, en nuestras familias, en el mundo de nuestros trabajos y profesiones; en lo social, cultural y político, las siguientes preguntas: 

¿Quién es Jesús para ti y los tuyos?¿Quién es Jesús en mi ser para dar testimonio eficaz y coherente ante Dios mismo y mis semejantes?¿Qué desea Dios por Cristo de nosotros? 

¡Que meditando y asimilando la rica identidad de Cristo Mesías seamos sus verdaderos discípulos por el camino de la vida presente y terrena, hasta llegar con él y por él a la vida del cielo!




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El Runrún: Zacatecas puede oaxaquizarse   
Tuzos le pega de visita a Necaxa en Segunda División
Balean un camión urbano
Pacto de unidad revolucionaria 
Muere una pareja en accidente
Tu felicidad es tu responsabilidad
Flores, en Río Grande
Gobierno del Estado no ha sido notificado de la controversia: coordinador jurídico 
¿Por qué corres tanto?
Lavadora
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.39
Venta 20.89
€uro
Compra 21.56
Venta 22.06

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad