Saturday 25 de February de 2017

Por el bien de todos, que hable el derecho  

J. Luis Medina Lizalde      7 Dec 2016 22:38:53

A- A A+

Compartir:
Zacatecas vive inestabilidad creciente, pero que puede ser para bien. El nombramiento de Miguel Alonso como titular de Fonatur evidencia que la clase gobernante ha entrado a la etapa en la que los tribunales mediáticos serán, en todo caso, la antesala de los verdaderos tribunales, los que conforme a derecho dirán la última palabra. Miguel Alonso es objeto de nuevas denuncias, esta vez por conducto de Soledad Luévano.
El paso es doloroso pero necesario, nuestro estado merece mejor suerte que la que proviene de los interminables dimes y diretes entre actores políticos confrontados.
Somos un estado con un pésimo funcionamiento de sus instituciones porque que todo se queda en dichos y acusaciones graves que jamás se verifican.
Apenas ayer alguien trajo a mi mente las denuncias de maiceo a los legisladores locales que hizo el contador Jorge Miranda cuando buscó sin éxito ser diputado local por el PRD en el 2010. En esa misma tesitura de frustración colectiva se inscriben las denuncias interpuestas por la mismísima Auditoría Superior del Estado  que siguen empolvadas o la interpuesta en contra de los que en un audio que circuló con amplitud quedan evidenciados por negociar la aprobación de una cuenta pública del propio Miguel Alonso  a 100 mil pesos por cabeza.
El paso dado por Soledad Luévano  implica una ruta dónde hablarán las pruebas confirmando o desmintiendo.  Es el camino que todos debiéramos seguir  como ciudadanos. 
La generación política de la alternancia local vive una fragmentación irreversible.  Surgida del histórico vuelco electoral de 1998, ha permanecido en la palestra desde entonces sin acreditar una política distintiva,  su capacidad de adaptación es innegable pero su incapacidad para marchar  con ideas fuerza por delante la mantiene controlando al estado sin dirigirlo hacía algún lado.

La misma denominación de origen 
Ricardo  Monreal  gobernó Zacatecas con la suficiente habilidad para que ninguno de los hilos del poder  escaparan a su manejo. Su divorcio de su sucesora significó la primera gran fractura del grupo vencedor en 1998. Amalia García logró que a su favor jugara el Gobierno Federal conquistado por el PAN, circunstancia que no evitó que perdiera la sucesión ante su exsecretario de Turismo  Miguel Alonso Reyes, postulado por  una coalición formalmente integrada por el PRI,  el PVEM y partido Nueva Alianza  y apuntalado por disidentes perredistas y por  el monrealismo  desde afuera,  mediante la candidatura de David Monreal  por el PT que dejó sin posibilidades  a Toño Mejía.
Ricardo  Monreal, líder indiscutible del histórico viraje, concluyó su gestión demasiado joven y con base popular lo suficientemente vigorosa como para pensar en el retiro, Amalia García asumiría las riendas del estado  bajo la sombra omnipresente de su antecesor. Hábiles ambos y con idéntico afán de prevalecer el uno sobre la otra y la otra sobre el uno, pintaron su territorio y disputaron palmo a palmo la sucesión en 2010 con el desenlace de todos conocido.

Miguel Alonso se instala en el gobierno  en medio de la pugna entre dos figuras con proyección más allá de Zacatecas e igualmente pragmáticas, de ella Miguel había sido su director de Turismo no obstante su condición de discípulo dilecto de Ricardo.
¿Acaso Miguel debió intentar ser el “amigable componedor” entre  ambos exgobernantes?  Lo más probable es que hubiese fracasado, pero ni siquiera lo intentó, denunció al gobierno de Amalia y por primera vez en la historia moderna del estado emprendió una batalla judicial contra el gobierno de su antecesora acompañada de un bombardeo mediático inclemente. 
 A ciencia cierta nadie sabe , con excepción de  ellos mismos,   en qué  momento y porqué razones  se produjo la desafiliación de Miguel Alonso del  monrealismo  original. La inclusión en cargos de primera línea del equipo de gobierno de Alonso de monrelistas  del primer círculo daba a entender el regreso victorioso de Ricardo, Guillermo Huizar, Patricia Salinas y Roy Barragán, Otilio Rivera, Miguel Rivera Sánchez, Javier Mendoza, Héctor Pastor y muchos otros habían cuajado bajo la sombra de Ricardo,  lo que no les impidió pintar su raya y ostentar su identidad con el  nuevo gobernante.  

De todo como en botica 
El grupo político que ascendió con la alternancia de 1998 sigue dominando el escenario. No pocos de sus principales actores han pasado de  monrealistas a amalistas sin tocar baranda para luego figurar como conversos del alonsismo, de esos grupos proceden aptos e inútiles, honestos y charlatanes, auténticos y simuladores,  para distinguir unos de los otros no hay mejor medicina, por amarga que ésta sea, que llevar a tribunales toda conducta pública punible y que sean estos los que condenen o reivindiquen. Lo civilizatorio es que hable el Derecho. Nos encontramos el lunes en el Recreo.  





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Kuczynski, el primer presidente latinoamericano que visita a Trump
EU planea adjudicar contratos para muro en abril
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.90
Venta 20.4
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad