Monday 23 de January de 2017

Mi delito...tener una familia unida  

Ivonne Nava García      10 Dec 2016 22:20:28

A- A A+

Compartir:
Muchas familias se desarrollan en un ambiente de unidad y apoyo, fortaleciendo a cada integrante a superarse, madurar e independizarse. Pero una manera mal entendida de esta unión familiar fortalece relaciones enfermizas entre sus integrantes coartando el desarrollo de cada uno de ellos. 
En esta historia una pareja mantiene “muy unida” a su familia, al grado de que los hijos mayores formaron sus propias familias, pero dentro del seno familiar de origen. Los conflictos, aunque estuvieran presentes no se discutían, no había comunicación entre ellos. La dinámica llevó a la madre de familia a buscar una relación alterna, afectando gravemente la dinámica familiar.

Su historia
Nos casamos hace 22 años, tuvimos cuatro hijos y somos abuelitos de tres pequeños. Todo ha estado bien. Nosotros somos una familia muy unida, no tenemos problemas porque a él no le gusta discutir. Casi no hablamos, a él le gusta mucho la televisión y casi a todos lados voy yo sola con mis hijos.
Mis hijos más grandes ya formaron sus familias. Como la casa que construimos es muy grande, ellos se llevaron a sus esposas a vivir ahí con nosotros. Uno tiene dos hijos y el otro tiene uno. Mis hijos los más chicos también viven ahí. Por eso a raíz de todo este problema, yo me salí de mi casa.
Me da mucha tristeza porque mi casa está abandonada, mis plantas ya se secaron, hay mucha basura en la calle. Me dice mi hijo que por dentro nadie limpia y no hay quien haga la comida. Yo me hacía cargo de todo, teníamos un negocio de ropa. Yo lo manejaba de todo a todo. Eso también se acabó. Él ya no dejó que yo lo manejara. Para poner el negocio nos hicimos de préstamos de dinero con réditos. Como el negocio tiene seis meses que no se mueve, los intereses ya sobrepasan lo que era de deuda. 

Situación delicada
Me iba a la tienda a trabajar. A mi hijo el más chiquito lo dejaba en la casa. Mi marido no ponía atención de nada, no lo cuidaba ni lo atendía. Llegaba en la noche y ya estaba rozado y olía muy feo toda la casa porque el niño tiene problemas y ocupa pañal. Ya llegaba yo a bañarlo o cambiarlo. Él nunca nos quiso dar de alta en el seguro, decía que si el niño lo podían atender en Estados Unidos era mejor. Yo a veces pienso que lo de mi hijo que ocupe pañal no es tanto por su enfermedad si no porque no lo enseñamos a controlar esfínteres, yo sí me ponía a enseñarlo, pero se dificultaba con su problema.

Todo se fue acabando
Se fue acabando todo ya lo que éramos al final no era ni la sombra de cuando recién nos casamos. Yo me sentía muy sola, no tenía con quien platicar, el no me escuchaba, siempre estaba viendo la televisión, se sentaba en su sofá, y parecía que se iba a otro planeta. Nunca quería salir conmigo, ni a cenar a los tacos nos quería acompañar. 

Me hice de una amistad y de ahí se vinieron todos los problemas. Lo conocí desde joven. En ese tiempo él era soltero, yo ya estaba casada, hicimos una amistad muy bonita, cuando él se casó también hicimos amistad con su esposa y conocíamos a sus hijos. La esposa de él se enfermó incluso yo llegué a irla a cuidar. Para mí solo es una amistad. Incluso llevo a sus hijos al parque. Mi familia y la de él se conocen.

Celos 
 Como en mayo de este año mi esposo comenzó a tener celos y se vinieron peores problemas. Antes también los había, pero era porque yo me sentía sola. Por ejemplo, le decía que, si salíamos a cenar o a casa de mis papás y él me decía que no, que, porque estaba viendo la televisión, casi nunca platicábamos de nada. Yo sentía que no me hacía caso.    
 El problema más grande se vino una vez que fui a peinar a la hija de mi amigo, él ya estaba viudo. La niña me llamó para que la peinara, ese día le había dicho que iba a ir a la casa de mi mamá en eso me habló la niña, como me quedaba a la pasada llegué. Al poco rato llegó él, estaba muy enojado y de ahí me sacó del brazo, me llevó a la casa de mis papás, les dijo que me iba a regresar porque yo tenía un amante.
Divorcio  
Ya habíamos acordado divorciarnos por común acuerdo, yo no quería, pero él estaba como loco. Pero luego él puso la demanda de divorcio necesario y me sacaron de la casa, me sacaron mis cosas personales. 
Yo me quise salir porque mis hijos están ahí y no quería que sufrieran. Fue muy feo porque llegó la policía a desalojarme de mi propia casa. Luego me insultaba en la calle me decía que era una tal por cuál, en otra ocasión me insultó y me dio una bofetada, le habla muy mal de mí a mis hijos.

Les quitaron a los niños 
Sus hermanas se quedaron con la custodia de los niños. Yo fui a hablar con el juez para explicarle la enfermedad de mi hijo y me lo regresó. 
Nos fuimos a vivir con mis papás, Ahora renté este cuarto, para no causar molestias a nadie y puedo estar cuidando a mi hijo. Una amiga me prestó muebles y como quiera ahí la vamos pasando. El niño requiere muchas atenciones, requiere llevar su lonche con mucha fibra. 

A veces tengo que irlo a cambiar a la escuela, porque se hace en el pañal. Yo sé que si le hubiéramos puesto más atención ahorita estaría mejor. Ni uno ni otro le pusimos la debida atención”.

Él
Para mí todo era funcional y de mucho respeto. No había mucha comunicación pero sí mucho respeto. Nos gustaba tener negocios, ella los manejaba porque yo trabajo. Eso nos mantenía unidos. El último negocio fue una tienda de ropa. 
Ella lo manejaba en su totalidad. Debido a unos malos manejos de ella nos endeudamos mucho. Cuando me di cuenta le quité el negocio. Yo no sabía que la deuda era tan grande y que los intereses eran tan altos. Al cerrar el negocio pues ya no hubo para abonarle al préstamo.
Todo se fue juntando. Eso no es lo más difícil que se me vino este año. Lo más difícil a sido asimilar que ella me engañara con otro hombre. 
A raíz de que la descubrí, mi familia se me desbarató. Éramos muy unidos, construimos una casa muy grande para que todo mis hijos vivieran aquí, con sus familias. Los dos más grandes ya están aquí con sus familias.
Empecé a sospechar que algo no estaba bien, porque la observaba que se miraba mucho en el espejo. Eso no se me hacía normal. Me fijé que compró ropa interior diferente y eso nunca hizo conmigo. Cuando la descubrí me dijo que iba con sus papás, pero llamé y no estaba ahí. Me fui a buscarla y algo me dijo que fuera a la casa de ese. Ahí vi el carro estacionado. Cuando llegué la encontré peinando a la hija del amante. De ahí me la lleve a la casa de sus papás para regresarla. 
Les dije todo lo que había pasado y que quería el divorcio. Toda la familia de ella se molestó mucho. Mis hijos también están molestos todos se dieron cuenta de lo que hacía. La vieron muchas veces con su amante. 

Sufren
Llamó a casa de su cuñada y ahí le dijeron que no había ido. Por lo que después la fue a buscar encontrándola en casa del que él supone es amante de su esposa. 
Menciona que la encontró peinando a la hija de ese hombre y que de ahí se la llevó a hablar con sus suegros para decirles lo que había sucedido y que el solicitaría el divorcio. Menciona además que la familia de ella está molesta por lo “que hizo” al igual que sus hijos, los cuales también la llegaron a ver saliendo con ese hombre. 
Todo esto nos ha afectado mucho. Mis hijos están sufriendo. No la quieren ni ver. Ya no le hablan. Ella dice que el más chico está enfermo, pero lo hace para poderse ir de aquí y no dar nada para la manutención.
Cualquier divorcio es difícil y doloroso para los dos miembros de la pareja.
No importa quién lo pide y por qué lo hace.
Aun para la persona que lo pide, porque ha sido víctima de violencia física o emocional, es un proceso que deja huellas profundas.
Pero cuando el matrimonio era bueno y estable, es aún más difícil porque los buenos recuerdos superan a los malos y porque la reacción de la familia y amigos es de incredulidad, y por lo tanto, no son muy buenos para apoyar de manera imparcial.
Cualquier persona que se divorcia atraviesa por sentimientos muy intensos y encontrados.
Una sola emoción puede durar días o semanas o pueden cambiar constantemente en un mismo día.
Esta situación se da, aun en las personas que toman la decisión de divorciarse, ya sea por violencia intrafamiliar, infidelidad en la pareja o por un nuevo amor en su vida.
Sin embargo, cuando el divorcio es el resultado de largas crisis y conflictos o cuando la persona no quiere el divorcio, las emociones son más intensas y desgastantes.
Entre las emociones más frecuentes encontramos: tristeza o depresión por la relación que se ha terminado y las diferentes pérdidas que involucra el divorcio: sueños, expectativas, identidad, amigos; enojo con uno mismo y hacia la pareja, al culparla de la ruptura y del daño que ha causado a la familia; culpa, deseos de venganza, alivio, confusión, ambivalencia, temor y preocupación respecto al futuro, inseguridad respecto a la posibilidad de reconstruir una nueva vida, sentimientos de fracaso, por no haber podido evitar los problemas o “salvar” el matrimonio, miedo a la soledad y/o a tomar decisiones equivocadas remordimiento, sobre todo por el dolor causado a otras personas (hijos, padres, etc.). Todos estos sentimientos son normales pero requieren ayuda terapéutica.  




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Ante Trump, necesario hablar con el sector productivo: Zavala
Incentivan el pago del predial  
No soy igual a Javier Duarte y voy a probarlo: Fidel Herrera
Por huelga de hambre, Guillermo Padrés sólo toma agua y miel: CNDH
Pierde Real Madrid a Marcelo y Modric 
Empezamos a renegociar el TLC: Trump; Peña y Trudeau unen esfuerzos
Tras tiroteo, reanudan clases en colegio de Monterrey
Avanzan Nadal y Serena en Australia 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.40
Venta 21.9
€uro
Compra 22.96
Venta 23.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad