Sunday 22 de January de 2017

Mi delito... no poder ver a mis hijos

Ivonne Nava García      14 Aug 2016 11:03:10

A- A A+

Compartir:
Existen muchos hombres padres de familia a quienes por las circunstancias de su separación conyugal, no les permiten ver a sus hijos. A pesar de que lo orden el juez, ellas se empecinan y no permiten que sus hijos lleven ningún tipo de convivencia con sus padres.

Inseguridad

Me divorcié de mi esposa debido a la gran inseguridad de ella. Duramos cinco años casados y procreamos a tres hijos. Ella decía que con los hijos me mantendría a su lado, se embarazaba sin consultarme. No obstante, adoro a mis hijos.

Ella desde el inicio de nuestro matrimonio parecía mi guarura, mi sombra. Al inicio me parecía divertido que me llamara hasta diez veces a la oficina en el transcurso de la mañana. Me decía que me extrañaba o me preguntaba qué quería de comer. Pero luego empezó a preguntarme qué hacía, quería una respuesta con lujo de detalles y si no le decía ella se enojaba mucho y me empezaba a gritar que seguramente era porque estaba con alguna vieja.

Esto se fue haciendo muy cansado y un día que yo había tenido un día pesado simplemente le colgué. Eso fue demasiado para ella y en seguida se apareció en el banco donde yo trabajaba y delante de todos los clientes me armó un espectáculo tipo telenovela.

A una de mis compañeras la insultó diciéndole que si ella era la prostituta con la que yo me acostaba. Al guardia lo rasguño diciéndole que era mi alcahuete y muchos insultos más.

En esa ocasión no la dejé porque asumí que todo era porque estaba embarazada y por eso estaba tan sensible; teníamos 6 años de casados.
 

Perdí el trabajo

Me despidieron de ese trabajo. Durante 8 meses estuve peregrinando para encontrar otro empleo, como podía sacaba a mi familia adelante y se vinieron más problemas.

Las cosas cada vez estaban más difíciles y en ese periodo nació nuestro segundo hijo. Ella se deprimió mucho porque subió mucho de peso y no lo bajaba rápido.

Yo salía todos los días a buscar trabajo y trataba de ir vestido presentable a las citas de trabajo. No soy un hombre guapo ni siquiera me considero atractivo. No entiendo por qué tantos celos.

Un día me siguió a una entrevista. Antes de salir de la casa habíamos discutido porque ella no estaba de acuerdo con que me vistiera de traje para las entrevistas.

Cuando estaba yo en la entrevista entró al despacho del reclutador. Iba con mis dos niños y al más pequeño lo sacó sin cobija. Se puso como loca cuando vio a la secretaria del licenciado. Fue una vergüenza muy grande porque le tiró el café encima a la señorita.

La saqué de ahí como pude, mientras me gritaba que me iba a arrepentir. En esa ocasión yo ya no regresé a la casa, me fui a la casa de mis papás de arrimado. Mi mamá me dijo que lo más seguro era que mi esposa tenía depresión posparto y que sería bueno que la llevara a un psicólogo.

Fuimos con un especialista y aparentemente todo mejoró mucho, las cosas iban bien y yo tenía le esperanza de que ahora si ella estuviera en paz. Conseguí un empleo muy bueno y con muy buen sueldo.

Las cosas mejoraron, pero se volvió a embarazar y otra vez los problemas llegaron. Esa vez fue demasiado lejos porque hasta la detuvieron por lesiones; golpeó a una señora que ella aseguraba que era mi amante y yo ni la conocía. Solicité el divorcio.

Ella juró que no me iba a dejar ver a los niños y que se iba a vengar de mí. Así lo está haciendo. Tenemos 4 años peleando la convivencia con mis hijos y desde que nos divorciamos solo los he visto 2 veces. Una vez en el DIF, asistido. La otra afuera de la escuela de mi hijita la mayor.
 

Orden judicial

Divorciarte por la mala es una lucha interminable, pareciera que es un infierno. y a veces lo es. El tiempo pasa lento, cada escrito se tarda mucho en ser resuelto. Se decretaron cosas en el juzgado, como la cantidad de pensión que les daría a los niños y los días que yo podría convivir con ellos. Cuando por fin me dejaron ver a mis hijos ella me los negaba, siempre había pretextos.

Iba por ellos y eran pleitos terribles, de agarrarme a empujones, insultos, gritos. Los niños se asustaban, me decían que mejor me fuera. O si los más chicos se querían venir conmigo, los jaloneaba. Una vez delante de mi le pegó a uno de mis hijos porque se quería ir conmigo.


A escondidas le di un celular al más grande para poder hablar con ellos. Él me decía que su madre les hablaba muchas cosas muy malas de mí. Los amenazaba que si me veían ella los dejaría de querer y que si se iban conmigo yo hasta los podría matar. Son cosas que duelen mucho, cuando veía sus caritas de que me quería saludar, pero luego se agachaban, sentía que una parte de mí se moría.
 

Me tienen miedo

Cada Navidad me paro afuera de la casa de los abuelos de mis niños para verlos un rato aunque sea de lejos. Me voltean a ver con miedo. No sé si porque les vayan a pegar o porque les habrán dicho no sé qué cosas malas de mí.

No hay ninguna ley que lo proteja a uno como padre. Aunque haya una orden del juez que dice que tengo derecho a la convivencia con mis hijos eso no se cumple ni se cumplirá. Me dicen que pueden ir con una orden judicial para que vaya la policía por mis hijos, pero yo no podría hacerles eso. Sería un trauma muy grande para ellos, porque su madre seguramente empeoraría las cosas.

No he podido rehacer mi vida, solo vivo pensando en mis hijos y en sus caritas de miedo cuando me ven. Yo me pregunto si los niños no tienen derecho a convivir con su papá; por qué por el capricho de una mujer los niños tienen que sufrir; ¿eso es legal?

Están creciendo y por la locura de una mala mujer no tengo derecho a verlos ni ellos de tener un padre a su lado.
 

Síndrome de alienación parental

 El Síndrome de alienación parental SAP consistirá en la intención expresa de un progenitor, a cargo de la guardia y custodia del menor, por enfrentar a éste en contra del otro progenitor, de modo que el hijo llegue a elaborar una actitud de enfrentamiento injustificado con aquel.

El síndrome de la Madre Maliciosa consiste en el intento de la progenitora de castigar a su exmarido, sin justificación, interfiriendo en el régimen de visitas y acceso del padre a los niños, con un patrón estable de actos maliciosos contra éste, sin que este comportamiento se justifique por otro trastorno mental.
 

Criterios de identificación del síndrome de alienación parental.

Campaña de Injurias y Desaprobación
Los menores tratan a sus progenitores no como a un enemigo, sino como a un desconocido odioso cuya proximidad sienten como una agresión.
Indicios de que la campaña de injurias y acoso ha comenzado.
Recomendación principal a un progenitor víctima de SAP es, por mínimo que sea, NO romper nunca el contacto con sus hijos.

Explicaciones triviales para justificar la campaña de desacreditación
Los menores aprenden una retahíla de argumentos- hechos del pasado, exageraciones de personalidad o carácter del progenitor alienado, episodios negativos de sus vidas en común, etc. -a los que recurren una y otra vez-.
La ausencia del diálogo es la primera estrategia cuando se establece una relación perversa entre dos seres humanos.
Ausencia de Ambivalencia De Su Odio Hacia El Progenitor
El hijo alienado muestra un odio sin ambivalencias, sin fisuras ni concesiones.
El SAP desarrolla un vínculo psicológico de carácter patológico entre el menor y el progenitor alienador, basado en el dogmatismo, la adhesión más férrea y ausente de reflexión.
 
Ivonne Nava García
Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
Gael García, fiel a sus ideales
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.54
Venta 22.04
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad