Sunday 22 de January de 2017

Los guayabos se han ido

Ricardo González      9 Nov 2016 20:53:29

A- A A+

Compartir:
Recuerdo las fiestas familiares en la guayabera, que era un gran bodega donde se separaban las guayabas y se ponían en rejas para ser comercializadas. Las guerras a guayabazos era una práctica común entre los primos y terminaban con tremenda regañada.

Los alrededores de Jalpa estaban llenos de campos de guayabos, los caminos estaban flanqueados por interminables guayaberas. Los discursos oficiales rondaban sobre la eliminación de la mosca de la fruta, sobre la mecanización, sobre dar el valor agregado y sobre la entubación del río Juchipila para una mejor irrigación.

En el sexenio de Ricardo Monreal después de una helada que devastó los guayabos se comenzaron a repartir toneladas de plantas de agave azul, que en Jalisco había escases y los billetes lloverían por montones.

Grandes extensiones de guayabos fueron arrancados y las tierras ocupadas con agaves, a los pocos años el agave no dio, la planta requiere de cinco años de inversión para comenzar a ver resultados.

Los nopales, los chiles, las hortalizas y hasta los espárragos se comenzaron a sembrar en este pedacito de Zacatecas. Como todo los que tenían el recurso o los contactos adecuados en el gobierno pudieron echar a andar sus tierras y pronto recibieron ganancias.

En Jalpa hay historias de éxito en las empresas del campo, no son todas ni muchas, pero son exitosas, han sabido aprovechar el clima privilegiado, el trabajo con una visión a futuro. No son personas que vinieron de fuera a explotar nuestras tierras, aquí nacieron, y desde aquí se están insertando en el mundo del comercio global.

En una charla con una señora que trabaja en el campo me decía que ella, sus compañeros de trabajo y sus familias ya estaban cansadas de comer espárragos, que los que tienen pequeños defectos en el color no se pueden vender y el patrón se los regala para sus hogares, le comenté que un manojo cuesta dependiendo de la temporada entre cincuenta a cien pesos, además que tiene un valor nutricional muy importante y son sustitutos de la carne.

Me siento a pensar que las políticas públicas del campo son escopetazos, sin planeación mínima. Programas federales que van a barriles sin fondo, usuarios que simulan sembrar, gobierno simula ayudar, Procampo llega y todos felices.

Pero al ver historias de éxito pese a todas las adversidades, económicas, tecnológicas, culturales e ideológicas, algo dentro de mi sigue creyendo que aún hay esperanza, de que nos dejemos de pretextos y nos pongamos a hacer la cosas. El resultado electoral en Estados Unidos nos debería dejar ese mensaje, preocupémonos por nosotros y nuestros problemas, que al fin son los que tenemos oportunidad de resolver.





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
Gael García, fiel a sus ideales
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.54
Venta 22.04
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad