Wednesday 18 de January de 2017

¿Les cuesta hablar sin desdecirse? 

J. Luis Medina Lizalde      2 Nov 2016 23:39:36

A- A A+

Compartir:
El gobierno de Alejandro Tello administra mal las expectativas que genera cuando después de comunicar anomalías concretas en dependencias concretas tiene que recular, dando lugar a interpretaciones que le restan credibilidad. 

Un caso notorio fue el de una supuesta adjudicación de bonos a personal del DIF,  allegado a Lucía Alonso Reyes, en su condición de presidenta de la dependencia; otro fue el del INCUFIDEZ dónde se describió una situación anómala que luego se desmintió.

Esos antecedentes se mezclan con el duro discurso del secretario de Finanzas, que al mismo tiempo que describe una pavorosa situación de insolvencia, habilidosamente evita formular imputaciones concretas susceptibles de ser exhibidas como falsas como en los casos anteriores. Tan letal combinación declarativa predispone a la opinión pública a desconfiar de la postura vertida por la Secretaria de la Función Pública cuando comunica la ausencia de elementos probatorios sólidos para  proceder contra la administración de Miguel Alonso  sin el riesgo de hacer el ridículo como lo hizo el propio gobierno de Alonso cuando procedió contra la administración de Amalia García

Las expresiones que con más frecuencia escuché son en el sentido de que “ya se echó para atrás”, “le tiemblan las corvas”, “no puede porque también está embarrado” y demás manifestaciones de desconfianza. 

Tello comparte la misma presión de sus conciudadanos que la que tiene todo gobernador entrante: no hay un solo estado dónde sus habitantes no estén persuadidos de que su gobernador  saliente robó. Javier Corral en Chihuahua es quizás el más observado porque porta un discurso sumamente comprometido pero todos corren el riesgo de decepcionar como tempranamente lo hizo el Bronco en Nuevo León. Su sucesor ya eludió la embestida sin despeinarse. Paradójicamente, Miguel  Ángel Yunes  Linares, próximo a asumir en Veracruz, es el menos  acotado en virtud de que hace bueno el dicho aquel que “en política no hay hombre más libre que el que no tiene reputación que defender”.


¿Aliados para qué? 
Hay quienes ven a Tello cometiendo el error de no forjar alianzas, lo perciben solitario y le atribuyen esa supuesta condición a su falta de experiencia política. Pienso distinto: la política tradicional se apoya en el esmerado tejido de acuerdos en nombre de la gobernabilidad con personalidades y grupos de interés,  siendo eso incompatible con el compromiso de honestidad que reitera el Gobernador si reconocemos que las redes de ese tipo conllevan complicidades. 

La postura de Tello en contra de la corrupción si es de verdad es rupturista  lo sepa o no lo sepa, si pacta con grupos desplazados estará impedido para cumplirle a los zacatecanos su compromiso anticorrupción dado que algunos de esos elementos hasta ahora se han beneficiado de la inacción de la procuración de justicia.  

Francisco José Murillo Ruiseco no deberá  hacer  como sus  antecesores e ignorar las denuncias penales generadas por la Auditoría Superior del Estado en contra de integrantes de ayuntamientos, ni de la interpuesta en contra de diputados locales y funcionarios a partir del audio dónde admiten haber recibido 100 mil pesos por aprobarle una cuenta pública  al exgobernador Alonso; tampoco podrá modular la actuación de  la Auditoría, como se acostumbra desde el Poder Ejecutivo, ni ordenar ni consentir la exclusión de programas sociales estatales por razones partidistas,  ni por esos motivos permitir represalias en contra de ciudadanos que ejercen su derecho a optar por un partido distinto al que gobierna, y son proveedores, contratistas o empleados del gobierno, tampoco podrá corromper opositores y pretenderse político decente.

Si  Tello está contra la  corrupción  no podrá tejer alianzas con los expertos que buscan sobrevivir aunque sea con un precario pedacito del pastel.

Por sus aliados los conoceráis 
Todos los gobernantes necesitan aliados,  pero el que hace de la honestidad bandera tiene que buscarlos en lugar distinto al acostumbrado por una clase política “de moral relajada”. Zacatecas tiene una clase gobernante en elevada proporción despensera y con aversión a los libros,  la corrupción electoral que le es característica anula la auténtica competencia haciendo bueno aquello de que “donde no hay competencia no hay competentes”.  

¿Tello estará dispuesto a ser un gobernador que no hace trampa para que  su partido? Pronto se sabrá.

La honestidad no es bandera fácil de enarbolar políticamente, reclama valor personal para vivir temporadas largas de soledad, las redes de complicidad son resistentes, el apoyo social llega lentamente.  

Es sumamente debilitante decir para luego desdecirse, mejor tómense su tiempo hasta que aprendan a hablar con hechos y verdades. 

Nos encontramos el lunes en El Recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Confirman elenco para la Feria de Carnaval Río Grande 2017
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Comisión de Salud exige informe sobre quimioterapias falsas
Pesa nueva acusación contra Rodrigo Medina por incremento patrimonial
Descartan que ataque a Fiscalía de Cancún fuera por rescate de detenidos
Académicos de la UNAM ganan premio en nutrición
Anuncia INAI ahorro por 45 mdp; reduce pago de telefonía celular
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 23.14
Venta 23.64

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad