Sunday 26 de February de 2017

Las dos orillas del río 

J. Luis Medina Lizalde      16 Nov 2016 23:37:22

A- A A+

Compartir:
En los tiempos que corren  vivimos una terrible paradoja: la gobernabilidad tiene en la corrupción a su principal sostén al mismo tiempo que la principal amenaza  para la gobernabilidad es la corrupción.  Estamos a mitad del río y es difícil anticipar a cuál de las dos orillas nos dirigimos, si a la de la eliminación del andamiaje estructural que la hace posible o a la de la administración de la irritación social contra la misma mediante  recurso de cambiar todo para que todo siga igual. 

 Las leyes impulsadas en materia de rendición de cuentas, de transparencia y de introducción de controles hacendarios más estrictos  indicarían que la élite gobernante está inmersa en una estrategia gradualista contra la corrupción reinante,  que la persecución judicial de exgobernadores se inscribe en la decisión de arribar a la orilla del río de la honestidad en la vida pública. La captura de Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora, de su hijo y la búsqueda de otros familiares así como la cacería de Javier Duarte y asociados, Serían  manifestación  de  conciencia de la urgencia de acabar con la  putrefacción del régimen antes que la ira social se salga de cauce y aniquile la cada vez más precaria gobernabilidad.

En sentido opuesto, trasciende que la cámara de Diputados del Congreso de la Unión, una vez más  dispone que un monto de 8 mil 900 millones de pesos se reparta entre los diputados federales  para que sean ellos quienes  los asignen a “municipios de sus distritos” , a razón de más de dieciocho millones cada legislador.  Estamos ante la corrupción programada  para que  los inescrupulosos hagan negocios  el próximo ejercicio fiscal  mediante  “diezmos”  sobreprecios y facturas falsas. 

El nauseabundo olor a corrupción programada se reafirma cuando  la Cámara en cuestión reserva más de cincuenta mil millones de pesos de  libre asignación que efectué la  Directiva de la  Cámara, es decir,   las facciones partidistas. Pareciera que se trata de mantener una gobernabilidad frágil  basada en la satisfacción de apetitos de grupos y camarillas incrustados en las instituciones y con poder  desestabilizador
Las élites gobernantes en cada estado de la República viven el acoso de una ciudadanía  cada vez más reclamante, en algunos casos la vía judicial se ofrece como catalizador del descontento social  y en otros el enojo colectivo  carece de eficacia operativa  pero no  de ánimo combativo. 

Más la cal que la arena 
El nuevo gobierno transmite en línea la primera licitación pública, publica el listado de concesiones de transporte público  vigentes al momento de iniciar la nueva administración y enfatiza que será un gobierno austero  al mismo tiempo que anuncia “tolerancia cero” a todo signo de corrupción, pareciera que  Tello  busca que  el caballo se dirija a la orilla de la honestidad en la vida pública

En sentido contrario, los diputados de los tres partidos de Tello ponen en tela de duda la autenticidad de la postura del gobernador al sabotear  la  cancelación del foco de contaminación  más grande y más socialmente repudiado en el Poder legislativo,  el de las herramientas  pseudo   legislativas que financian con poco más de de 2 millones de pesos al año a cada diputado local para pavimentar su reelección si así lo decide,   otorgando  salvo conducto a las “herramientas”  que en algunos municipios ejercen regidores con el mismo pretexto de “corresponderle a la gente” y al mantener la inconstitucional privacidad de las sesiones donde se decide el presupuesto de la  legislatura local.
  Tal situación implica decidirse por la frágil gobernabilidad satisfaciendo apetitos de facciones locales con potencial desestabilizador, a pesar de lo oneroso que resulta para las finanzas públicas
Las hipotéticas ventajas de la reelección consecutiva se basan en  el supuesto  estímulo al mejor desempeño del aspirante a repetir,  pero al dotarlo de “herramientas legislativas”  el sistema  sumerge al diputado  en  “la atención a su distrito” y lo aparta de su función esencial, le genera ventajas  frente a aspirantes de su propio partido y lo potencia en la elecciones constitucionales gracias a que pudo realizar continuos actos de campaña con financiamiento público sin tocar un centavo de su  Dieta. 
En los municipios quedó neutralizada la controlaría asignada a la primera minoría al hacer depender  la designación del Contralor  de la voluntad del Presidente municipal  para forzar acuerdos “de trato” oculto que solo presidente y contralor conocen, salvo excepciones.

Rumbos opuestos 
La lucha de contrarios está en su apogeo,  la gobernabilidad sostenida en la corrupción sigue siendo  apuesta  de la élite gobernante. A  mitad del río, colectivamente  habremos de llegar a la orilla de la honestidad para sobrevivir  mediante  cambio pacífico de régimen o podemos ir a la   descomposición extrema  e impredecible. Ojalá no. 
Nos encontramos el lunes en El Recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
​Menor se quita la vida en Trancoso 
​Encuentran restos humanos en La Pimienta
Secretaría de Administración garantiza la entrega de placas vehiculares
Suman 21 personas hospitalizadas por atropellamiento en Nueva Orleans
Capturan a hombre de 40 años que traficaba loros y urracas
Universidades simulan contratos; daño al erario por $831 millones
Comienza reordenamiento en la dirección general del Cobaez
Policías Federales auxilian a una mujer en labor de parto
Mineros cae ante Dorados y pierde el liderato
Yo sí puedo ganarle a AMLO: Margarita
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.86
Venta 20.36
€uro
Compra 20.96
Venta 21.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad