Sunday 19 de February de 2017

La Revista Moderna y la generación de López Velarde

Salvador Lira      16 Oct 2016 23:12:35

A- A A+

Compartir:
Entre el siglo 19 y 20 una publicación periódica consolidó el primer movimiento literario en América, la Revista Moderna. Bernardo Couto Catillo, el dandi mexicano por excelencia, la fundó en su primera etapa, aunque no con grandes triunfos. Será Jesús E. Valenzuela quien consolide el proyecto en 1898. 

Diferentes autores se mostraron ante un público lector entre la Ciudad de México, varios estados de la república e incluso otros países. Desfilan Luis G. Urbina, Ciro B. Ceballos, Luis Castillo Ledón, Raúl Clebodet, Efrén Rebolledo, Liborio Crespo, Victoriano Salado Álvarez, Enrique Fernández Granados, Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano, Salvador Díaz Mirón, Manuel José Othón, Manuel Gutiérrez Nájera o Balbino Dávalos, por mencionar algunos.

En tal publicación, se demuestra la amplia recepción de Santa de Federico Gamboa; también se suscitó la medición en donde mostró al poeta más conocido de su tiempo, Amado Nervo. El ilustrador más representativo de la revista fue Julio Ruelas. Rubén M. Campos argumenta de la revista y sus comparsas: 
 
[…] la literatura nueva, en la que se elgolfa el lector con la avidez del neófito, nos brinda goces artísticos no soñados; y a medida que vamos explorando y ahondando en conocimiento la lengua tan exquisitamente cincelada por sus artistas, nos sentimos más fuertes para levantar el vuelo con nuestras propias alas. Por eso simpatizo resueltamente con el grupo de escritores que se han unido para fundar la Revista Moderna.

Todos ellos están acordes en buscar y han encontrado formas nuevas de expresión, y matizaciones y tenuidades que antes eran desconocidas en la poesía mexicana. 

Ramón López Velarde y su generación crecieron en la lectura de la Revista Moderna; el comentario a Francisco González León comprueba su posesión y revisión. Autores más precoces y con conexiones político-literarios, como José Juan Tablada, lograron publicar ahí.

Eran vistos como nuevos precursores, aunque con ciertas reticencias: “José Juan Tablada lleva el estandarte de la nueva escuela literaria, aunque por sus veleidades de muchacho consentido, en cualquier grupo de intelectuales en que se le escuche, quiera imponer sus criterios por la conciencia que tiene de su superioridad intelectual […]”. 

El encuentro de ambas generaciones si bien con amplias correspondencias, no fue de excelsa transición. Los ideales persistieron: la belleza fáunica, la convergencia de Caín, el deseo modernista, el respeto por Rubén Darío y la exquisitez por el alejandrino.

De ese espíritu, “Ser de una casta pequeñez” por el afanoso linaje, “Noches de hotel” por la Femme Fatale, o “Tenías un rebozo de seda” por la intromisión de Baudelaire. 

De sus discrepancias, dos razones.Las armonías poéticas, López Velarde arguyó en cierta ocasión su distanciamiento ante Amado Nervo. También está la renovación intelectual ante la guerra. En 1911 la Revista Moderna dejó de publicarse, la poesía lopezvelardeana estaba aún en formación.
 
*Escritor e investigador





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Vibra el taekwondo de Olimpiada Estatal
Las Tuzas pierden en Mexicali
Al tiempo
Amar con amplitud como Dios nos ama
Atlas vence por la mínima a Cruz Azul
Aprenden niños técnicas de grabado en el Taller VetaGráfica
Bayern rescata empate de último minuto ante Hertha Berlín 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.42
Venta 20.92
€uro
Compra 21.69
Venta 22.19

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad