Sunday 26 de February de 2017

La publicidad hace 75 años

Carlos López Gámez      8 Apr 2016 19:21:20

A- A A+

Compartir:
Folletín que muestra la historia de Fresnillo antiguo. (Omar Lira  )
Folletín que muestra la historia de Fresnillo antiguo. (Omar Lira )
Para comprar o vender en cualquiera de las épocas se recurría, invariablemente a la oferta y demanda. Sin embargo para conocer qué era lo que se ofrecía se utilizaban los diferentes medios al alcance para difundir el producto.  Nos referimos a lo que en los tiempos actuales conocemos como publicidad en sus distintas y sorprendentes presentaciones.

En nuestros apuntes encontramos un folleto comercial,  fechado en el año 1940.  En la salutación,  los editores exponían su deseo de cooperar al ensanchamiento de las relaciones comerciales de aquellos hombres de negocios en general y ofrecer al público consumidor, la oportunidad de adquirir lo que se vende en esta plaza, sin recurrir a otras del interior del país.

Al hojear el folleto, observamos cada anuncio y encontramos que el comercio local estaba bien consolidado y ofrecía todo lo que la creciente comunidad exigía.  La organización era de igual manera preponderante.

En esta ocasión abundaremos tan sólo en un extracto del fascículo.

Enseguida reproduciremos algunos espacios comerciales, que en su mayoría ya no existen.  Para empezar, la  Casa Hernández, especialista en calzado y sombreros, su domicilio estaba en la parte baja del Hotel Huerta, por la avenida Álvaro Obregón (Juárez) 12.  El señor Joaquín Rodarte era el propietario de la Botica del Sagrado Corazón, con un extenso surtido de perfumes finos, ubicada en la misma arteria.

Por el Jardín Hidalgo, junto a la Casa Arellano, los hermanos Esquivel administraban el Taller de Radio Servicio y si usted buscaba artículos para obreros, el señor J. Félix Bugdug y Sucesores, era el dueño de la tienda La Leona.  Don Manuel Basurto tenía una ferretería y tlapaleria La Perla, por la calle Hidalgo.

No sólo se anunciaban tiendas, sino que  también aparecían las instituciones educativas; por ejemplo, la Escuela particular Independencia era mixta, ubicada en la calle del Álamo, en la que se  ofrecía la instrucción elemental y superior, disciplina y moralidad a base de trabajo y dedicación, además las  cuotas eran moderadas; la titular de la academia era la directora H.C, viuda de Villagrana.

El Gran Cajón del Sol, casa establecida en 1834, era un almacén de ropa y novedades, surtido de calzado, sedería, bonatería y ropa confeccionada por costureras de la región, depósito de camas y colchones, de quien los dueños eran J. Berruoet Sucesores, ésta se localizaba en la esquina de las avenidas Hidalgo y Obregón.  

Asimismo, el estudio de fotografía González no podía pasar desapercibido, su domicilio era por el Obelisco 40 sur y su especialidad era retratar a los niños de fresnillo.  Para las damitas que siempre lucen ataviadas con afeites, el Salón de Belleza Sidney las atendía en la calle Álamo número 10, donde ofrecían los servicios de peinado, manicure, masaje manual y eléctrico, faciales, corporales, shampoo, permanente, Marcel, mascarillas y demás tratamientos. Sus propietarias eran María del Socorro y Josefina Ruiz de Esparza.

Los hermanos Ramírez trabajaban en una factoría de soldadura oxiacetilénica en las calle Alegría, actualmente Álvaro Obregón.  Existía un taller de relojería y joyería ubicada en la F. Botello (Morelos), el propietario era J.T. Laredo.  La Casa Graciela se hacía presente con artículos de vestir para niños en Obelisco 38.  La Peluquería Selectic estaba a sus órdenes en la misma vía pero en el número 60.  Don Camilo H. Moreno anunciaba tener un gran surtido de ropa confeccionada para damas, caballeros y niños a precios de competencia, se le localizaba por el Jardín Madero 1, y el establecimiento era conocido como El Centro de la Moda, y si usted deseaba saborear una refrescante soda, acudía a la fábrica de Aguas Gaseosas La Perla de Tomás C. Fernández.  Para los hombres que gustaban portar trajes de finos casimires visitaban a Miguel A. Rodríguez, quien era el dueño de la sastrería por el Jardín Madero 8. 

La Puerta del Sol, según el anuncio y crónicas, era la única cantina de primera, con los mejores vinos y atención esmerada, se le encontraba en la parte baja del Hotel México, el dueño era Coronado Díaz Salinas.

La panadería La Especial ofrecía el pan de huevo fino que se localizaba por la Obregón y el propietario era José Gutiérrez A.  

En la avenida Hidalgo 8, aparecía la gran fábrica de hielo Siberia.  El Correo de México de Test E. Bonilla S. ofrecía sombreros y calzado e impermeables de las mejores marcas y anunciaba que el mes de septiembre se celebraría la gran venta del cuarto aniversario.

La Farmacia Moderna de Jesús B. Rojas, en la Obregón 16 ofrecía el mejor surtido en medicinas de patente y perfumería.  

Finalmente, el doctor Juan Vega Reguera, médico cirujano y partero, que  los atendía en la arteria Hidalgo 71 y el restaurante y café Esparta, frente a la Hidalgo anunciaba sus platillos de cocina mexicana, americana y europea. Su propietario era el señor don Jorge Grafos.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
​Menor se quita la vida en Trancoso 
​Encuentran restos humanos en La Pimienta
Universidades simulan contratos; daño al erario por $831 millones
Suman 21 personas hospitalizadas por atropellamiento en Nueva Orleans
Mineros cae ante Dorados y pierde el liderato
Capturan a hombre de 40 años que traficaba loros y urracas
Yo sí puedo ganarle a AMLO: Margarita
Pacquiao y Khan dicen que pelearán el 23 de abril
La "cocaína del mar" se trafica por aire
Ibra carga a Manchester United para conquistar la Copa de Liga
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.85
Venta 20.35
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad