Sunday 26 de February de 2017

La presa de linares

Carlos López Gámez      17 Sep 2016 14:22:17

A- A A+

Compartir:
La presa de Linares
La presa de Linares
Centro de Investigaciones Históricas de Fresnillo 

Don Miguel se desempeñaba como velador de la empresa minera, fue comisionado para mantener permanente vigilancia en la Presa de Linares.

Él con anterioridad había notificado a sus patrones que la cortina de la presa se estaba “tronando” y temía lo peor. El exceso de lluvias registradas durante los meses de noviembre y diciembre del año de 1925, empezaba a rebasar el muro de contención.

Las crónicas de aquellos años lograron retener algunos pormenores que reseñan lo ocurrido el 2 de enero de 1926. Al ceder la cortina de la presa para dar salida a la gran cantidad de agua almacenada en el vaso, vino a arrastrar virtualmente al muro contenedor y a devastar todo lo que encontró a su paso.

El incontrolable derrame dejó a más de 25 metros partes de la cortina, (que aún pueden verse en el presente), de milagro no alcanzó al caserío inmediato a la cañada.

Esta presa se localizaba en la cañada de Linares, en la Sierra de Valdecañas, a unos 10km al poniente por la carretera a Valparaíso. En la actualidad es propiedad de Peñoles. 

Sobre el particular los terrenos donde se ubicaba eran parte de los bienes de Benito Gaspar de Larrañaga, quien fuera propietario de la Hacienda de Santa Cruz. Más adelante los adquiere Francisco de P. Ledesma, incluyendo el pequeño rancho cercano a la presa.

Otras referencias indican que Don Francisco escrituró la propiedad a nombre de su hija María del Refugio Ledesma Campos.

A este paraje se le conocía también como rancho San Nicolás, del cual uno de sus dueños llevaba el apellido de Linares.

Cuando aparece en esta ciudad la empresa The Mexican Coorporation para explorar el fondo de Proaño compra el sitio donde se encontraba la presa. Pagaría la cantidad de 25 mil pesos. Utilizaría el agua almacenada para el funcionamiento de la planta de fuerza instalada en el interior de la hacienda Proaño.

La empresa minera determina que la cortina de 15 metros de altura, debería aumentar cuatro metros más y 60 de largo.

Para llevar el agua almacenada de la presa de Linares hasta la planta de fuerza, se tendió tubería de fierro. Además se utilizaría para consumo humano el “agua zarca” que se extraía de un pozo que todavía existe a la entrada de la cañada.

De ese manto la población se abastecía del líquido potable que se transportaba en toneles de madera montados en carretas de tracción animal.


Se supone luego de haberse conocido hace años algo de historia de la citada presa, que de no haberse elevado la cortina es posible que jamás el muro contenedor haya cedido a la gran cantidad de agua almacenada.

Independientemente al contexto histórico a nivel local, nos parece que debemos conocer, imaginar y compartir la escena que se vivió por los lugareños al instante de romperse la cortina y ver y escuchar el ensordecedor ruido la escaparse las incontrolables y caudalosas aguas retenidas.

Como se anota al principio le correspondió a Don Miguel dar la voz de alarma. El mayordomo del rancho de nombre Sabino de León dio pormenores del percance ante el Sr. Ledesma y Mister Coon (gerente de la empresa minera).

Los dos a bordo de un Buick se trasladaron al lugar y se dieron cuenta de la magnitud del suceso.

Años más adelante el paraje quedó abandonado, sobrevive la pequeña ranchería y el pozo de “agua zarca”.
El incidente empezó a olvidarse, sin embargo con el transcurrir de los años, este lugar volvió a ser tema de comentarios de toda índole. Al quedar descubierta la cañada de Linares surgió un paisaje inimaginable.

En tiempos de lluvia una espectacular cascada y sobresalen formaciones rocosas que se utilizan para escalar y hasta sirve para la práctica del campismo.

Los excursionistas por allá de los cuarenta del siglo pasado, descubrieron semioculta entre gigantescas rocas y abundante follaje, una caverna. Les llamó la atención por algunos trazos, líneas y figuras pintadas sobre los carcomidos muros del interior. Al difundirse el inesperado hallazgo surgieron curiosos e investigadores.

En esa caverna, de acuerdo a los especialistas, están a la vista los irrefutables testimonios de la presencia del ser humano en este paraje, mucho antes de la llegada de los europeos a este lugar.

Así es, en la cañada están las manifestaciones artísticas de los naturales de la región. Allí están las llamadas pinturas rupestres de linares.

El lugar ha sido visitado por arqueólogos, antropólogos, estudiosos en historia, investigadores y sin faltar los vándalos. Algunas partes de las pinturas rupestres han sido desprendidas por saqueadores, otras más tienen agregados absurdos.

Este lugar jamás ha tenido vigilancia adecuada, lo cual facilita el saqueo. Ni al INAH, ni a ninguna autoridad le interesa. 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
​Menor se quita la vida en Trancoso 
​Encuentran restos humanos en La Pimienta
Universidades simulan contratos; daño al erario por $831 millones
Suman 21 personas hospitalizadas por atropellamiento en Nueva Orleans
Mineros cae ante Dorados y pierde el liderato
Capturan a hombre de 40 años que traficaba loros y urracas
Yo sí puedo ganarle a AMLO: Margarita
Pacquiao y Khan dicen que pelearán el 23 de abril
La "cocaína del mar" se trafica por aire
Ibra carga a Manchester United para conquistar la Copa de Liga
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.85
Venta 20.35
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad