Monday 20 de February de 2017

La ley seca y el turismo

Raúl Muñoz del Cojo      28 Nov 2016 22:13:31

A- A A+

Compartir:
En días pasados tuvimos la oportunidad de reunirnos hoteleros y restauranteros con el Secretario de Turismo para revisar en conjunto temas de interés mutuo.

Estuvimos trabajando de la mano con los dos nuevos subsecretarios y venturosamente pudimos llegar a conclusiones interesantes que beneficiarán a corto plazo la actividad en el estado de la industria sin chimeneas. 

Uno de los temas que mas me llamó la atención y que por cierto estaba fuera del orden del día de esa junta, fue referente a la ley seca que vivirá la capital próximamente por las elecciones extraordinarias a alcalde en la ciudad de Zacatecas. 

Lo irónico de esta disposición y particularmente para esta fecha, es que la noche del sábado y el domingo electoral no podrá tomar en la capital pero podrá acudir usted a Guadalupe a un bar en un municipio que se cuenta como zona conurbada. 

Podrá también si lo desea ir a Jerez, Fresnillo y Calera, destinos que se encuentran a menos de 35 minutos para disfrutar de los placeres del dios Baco y regresar a votar si así fuera necesario con algunas copas en su haber. 

Por otro lado si no quisiera meterse a un bar o restaurante, podría acudir a cualquier expendio de bebidas alcohólicas en las ciudades antes mencionadas para adquirir fácilmente cualquier tipo de bebida con contenido etílico. 

Comentaba el presidente de Canirac en el estado, Víctor Legaspi, que la ley seca era positiva para tratar de frenar el consumo masivo de bebidas embriagantes, pero desafortunadamente no era lo mejor para los restaurantes ya que la razón de ser de estos es la venta de alimentos acompañados siempre por bebidas. 

Como complemento mencionó ciertos indicadores, los cuales demostraban que del total de la venta de alcohol en todos lados, correspondía a restaurantes entre el 5 y 7% solamente, dejando el resto a otro tipo de establecimientos. 

Claro está también que este tipo de disposiciones frenan drásticamente la derrama económica de quienes laboran en este tipo de lugares ya que por lo general, el 80% de los ingresos de los meseros, garroteros, cocineros, ayudantes de cocina, etc., depende de las propinas que reciben. 

Sería ilógico imaginar que por unas elecciones los habitantes de la capital dejarán de consumir bebidas embriagantes ese fin de semana, detalle que trae consigo el alza incontrolable de precios en establecimientos clandestinos, mismos que fomentan la ilegalidad y corrupción en los encargados de verificación así como piratería de estos productos. 

Si bien el fortalecimiento de nuestra democracia es prioritario ante la crítica ciudadana, el determinar una ley seca para el fin de semana de votaciones suena como una medida autoritaria y arcaica ya que hasta donde sé no se han dado acontecimientos atípicos por personas alcoholizadas hasta el momento. 

Ojo, la ley seca prohíbe la venta mas no el consumo. ¿Dígame usted quién no lo ha hecho previo a una elección?

Definitivamente creo que no existen argumentos económicos o jurídicos lo suficientemente fuertes para justificar una norma que prohíbe durante la jornada electoral y el día anterior a esta el funcionamiento de todos los establecimientos que sin importar el giro expendan bebidas alcohólicas. 

Estoy seguro que el vender alcohol nada tiene qué ver con el desarrollo de un proceso tranquilo y sin percances. 

Me gustaría que las personas que lo deseen puedan comprar vino o cerveza ya que esto no atentará contra los principios que el Instituto Nacional Electoral tiene como bandera tales como la certeza, legalidad, imparcialidad, objetividad, etc., mismos que como lo establece la constitución política son los rectores de los procesos electorales. 

Si pensamos en el turista que es el tema principal en esta columna, por ningún motivo tenemos derecho a privarlo de degustar las cervezas artesanales o un buen mezcal de la tierra o de un delicioso vino tinto producido en la región. 

También lo obligamos a que el sábado día en que tenemos mas visitantes se asile en su hotel temprano y no gaste lo que debe. 

Para hacer conciencia, la Cámara de la Industria Restaurantera circula en redes y otros foros una ilustración que en lo personal considero muy buena la cual tiene como tema que la ley seca no afecta al voto, afecta tu economía. 

Gráficamente  informan que más 900 restaurantes son afectados, más de 500 familias pierden ingresos, caen propinas, se afecta a los proveedores de la industria, los consumidores compran menos, se convierte ineficiente el servicio al turista y la industria pierde mas de 20 millones de pesos. 

Si se pregunta el porqué de mi apoyo a esta campaña, le contesto simple y rápidamente que gran parte de los hoteles del estado cuentan con restaurant y expenden bebidas alcohólicas para consumo de los huéspedes que por la naturaleza del negocio y le comentaba anteriormente es turismo que visita a Zacatecas. 

Cambiando drásticamente de tema, hago de su conocimiento que esta semana adelantó su camino a la vida eterna Rogelio Bonilla Illinworth, excelente amigo y padre de familia. 

Qué agradable era saludarlo, siempre contento y con actitud positiva. 

Descansa en paz, Roger

Por este medio mando un abrazo cariñoso a su familia y les deseo una pronta resignación. 

Hasta la próxima. 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Dolgopolov se corona en Buenos Aires
Messi salva al Barsa con doblete
Leipzig gana y se acerca al puntero Bayern
Bielsa vuelve a la liga francesa, ahora con Lille
Zlatan y Pogba guían al United en la FA Cup 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.49
Venta 20.99
€uro
Compra 21.78
Venta 22.28

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad