Tuesday 28 de February de 2017

La clase política y la Constitución de 1917

José de Jesús Vela Cordero      15 Feb 2017 23:51:38

A- A A+

Compartir:
La Revolución maderista y la Constitución Política de 1917 son dos puntos de inflexión de la historia política de México, y constituyen los detonantes de los procesos políticos, económicos, sociales y culturales del siglo 20.
Estos dos tópicos definieron el modelo del Estado vigente: el sistema presidencialista metaconstitucional; la intervención del Estado en los procesos económicos (desarrollo económico, relaciones capital-trabajo); proyectaron un nuevo sistema de propiedad y tenencia de la tierra; también ocurrieron nuevas instituciones sociales y económicas.
Se impulsó una estructura hegemónica del Estado, cuyo tamaño obedeció a la necesaria presencia del nuevo gobierno, que pretendía –y lo logró- abarcar todo, para vertebrar territorial, social y políticamente al país. Este proceso tiene dos ejes fundamentales: el gobierno con nuevas instituciones y una nueva clase política que se configuró en el movimiento armando y fue legitimada con la Constitución, las leyes electorales y las organizaciones partidistas. 
La emergencia de una nueva clase política supone la ruptura en su primera fase con la anterior clase política porfiriana (una elite basada en las viejas relaciones sociales, los intereses -negocios y política-, las redes familiares, las amistades, las afinidades y una serie de coincidencias y pertenencias que cohesionaba a la clase política). Este modelo, para Zacatecas, es descrito como el perfil de la clase política decimonónica, según Marco Antonio Flores Zavala –los grupos masones, liberales y profesionales-; sin embargo ese modelo profundamente elitista por su origen, sus características, naturaleza y función no explica la ruptura y sucesión para la clase política que gobernó con la Constitución de 1917. 
Si bien se ha configurado una genealogía legitimista de quienes gobernaban y a quien representaban (campesinos, obreros, comerciantes, militares), lo cierto es que el proceso de sustitución fue largo, violento y con deformaciones. Por ejemplo: en Zacatecas de 1920 a 1925 gobernaban los hacendados y sus representantes, como Donato Moreno y Aureliano Castañeda. Ambos surgieron de las filas de la Confederación Democrática Zacatecana, organización procedente del Partido Católico Nacional en Zacatecas. 
En cambio, en las filas del Partido Laborista, brazo político de la CROM y partido oficial del callismo hasta 1928, había perfiles como el de Pedro Balaunzarán, quien fue representante legal de empresas mineras y hacendados. 
Señalemos: la emergencia de la nueva clase política y sus elites posrevolucionarias, que son parte de la génesis de la actual clase política en Zacatecas: su composición, su naturaleza, sus intereses, sus afinidades, sus perfiles, sus interacciones y los mecanismos que utilizaron para llegar al poder, es un tema pendiente para determinar su aportación al sistema democrático y su responsabilidad en el éxito o fracaso de las condiciones estructurales de desarrollo o marginación en Zacatecas.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.91
Venta 20.41
€uro
Compra 21.09
Venta 21.59

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad