Monday 23 de January de 2017

¿Gobernar sin Juan y sin las gallinas?

J. Luis Medina Lizalde      25 Dec 2016 21:14:48

A- A A+

Compartir:
El Gobierno del Estado atentó contra sí mismo al mandar el mensaje de que la credibilidad no le interesa.  El pasado viernes citó en la ciudad de Zacatecas a representantes de la comunidad de Salaverna  al mismo tiempo que envía fuerza pública dizque a notificar la necesidad de desalojar la comunidad para salvaguardarlos de “fallas geológicas”. El saldo de la burda maniobra es el derrumbe de la escuela vieja, la escuela nueva, la agencia municipal,  la iglesia, una casa habitación y ….. la confianza ciudadana.
Lo más vergonzoso de esta acción estriba en que la demolición se hizo con maquinaria y operarios  de la empresa minera y que las policías Ministerial y Estatal preventiva  cumplieron el papel  de esbirros de intereses particulares  sitiando el pueblo e impidiendo por unas horas  que sus habitantes entraran o salieran.
Una de las evidencias concretas del arrodillamiento gubernamental ante las empresas mineras es la tolerancia al uso de explosivos en minas ubicadas en las inmediaciones de centros de población. Así se le toleró a la de Aranzazú  afectar zonas urbanas de Concepción del Oro haciendo caso omiso de las denuncias de los damnificados a los que con fines de distracción se les hizo dar vueltas y vueltas a la Secretaría General de Gobierno hasta que la mina cesó su actividad por así convenir a sus intereses, pues es bien sabido que la dinámica de las explotaciones mineras la determina el preció de los metales en el mercado internacional. 
Hoy la minera de Carlos Slim hace lo mismo en Salaverna, sus explosiones retumban  en las casas de Salaverna sin que la autoridad, incluyendo  la militar por ser quien otorga los permisos para el empleo de explosivos, muestre el mínimo interés por la seguridad de la gente.
Zacatecas ha sido gobernado con criterios de subordinación acrítica ante el Gobierno Federal de manera tal que no se discierne con diligencia cuando una política federal lesiona los intereses específicos de los zacatecanos y se interactúa para evitar o contener los daños o introducir mecanismos compensatorios como lo hacen estados del sur del país  que hacen valer su condición de poseedores de petróleo, para poner un ejemplo.

 Con la venda en los ojos 
El argumento engañoso del que se valen nuestros ineptos gobernantes es  la creación de empleos,  con  eso  justifican todo tipo de privilegios a inversionistas aprovechados sin  reparar en el análisis que al respecto comunican los estudiosos del tema, desmintiendo  las” bondades” que invocan los gobernantes y un grupito de “notables” de la sociedad zacatecana que hablan a nombre de un sector privado al que nunca consultan y que opinan validos de” las enseñanzas de la universidad de la vida”.                
Alejandro Tello  generó expectativas de mayor  sensibilidad al no asumirse publirrelacionista oficioso  de las mineras como lo hicieran en su momento los gobiernos antecesores que  “ponían huevo”  por la  entrega de concesiones a las trasnacionales,  a pesar de los estragos de incursiones anteriores como en Noria de Ángeles, donde la  destrucción del medio ambiente, las enfermedades y la pobreza  constituyen un muestrario completo de lo que le queda a Zacatecas una vez que se agota la riqueza en el sitio.
El cuestionamiento social a las mineras cada vez más extendido,   metió  al gobierno  en contraproducente ejercicio de una “de cal y otro de arena” que lo está conduciendo a quedarse” sin Juan y sin las gallinas”, circunstancia que para un gobernante es simplemente suicida, halaga a las mineras oponiéndose a la intención  de proteger dos millones y media de hectáreas, pero la introducción del impuesto ecológico anula toda posibilidad de que el  “gesto amistoso” de Tello sea recibido.    


Con la gente o contra la gente 
Gobernar implica administrar el conflicto social siempre en apego a derecho  y desde la perspectiva del bien común, la existencia de poderes fácticos en Zacatecas como lo son las trasnacionales y el crimen organizado se ve favorecida por la falta de cohesión mínima de una clase política de vocación ultra facciosa que tiene en los exgobernantes estatales  y municipales  zacatecanos  activos en política a capitanes de grupos de interés sin anclaje en una visión general de Zacatecas y su circunstancia. 
  El apoyo social indispensable para un buen gobierno  no se consigue  mediante la traición con la que se operó en pasado viernes contra  Salaverna  ni se remedia con la visita guiada a los lujos de “Casa Bellagio”.
Demoler  inmuebles contra la voluntad de sus dueños y  sin orden judicial constituye  delito y eso se hizo en  Salaverna. 
 Veremos  si es cierto que la ley importa. 
 Si  un gobernante se queda sin Juan y sin las Gallinas no gobierna.
Nos encontramos el jueves en El Recreo.   




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Ante Trump, necesario hablar con el sector productivo: Zavala
Incentivan el pago del predial  
No soy igual a Javier Duarte y voy a probarlo: Fidel Herrera
Por huelga de hambre, Guillermo Padrés sólo toma agua y miel: CNDH
Pierde Real Madrid a Marcelo y Modric 
Empezamos a renegociar el TLC: Trump; Peña y Trudeau unen esfuerzos
Tras tiroteo, reanudan clases en colegio de Monterrey
Avanzan Nadal y Serena en Australia 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.40
Venta 21.9
€uro
Compra 22.96
Venta 23.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad