Monday 23 de January de 2017

Gobernar en tiempos de vacas flacas 

J. Luis Medina Lizalde      5 Oct 2016 20:58:43

A- A A+

Compartir:
La situación heredada ha sido descrita con tal severidad que nadie supondría que el gobierno anterior y el presente vienen del mismo partido y que sus dos respectivas cabezas: Miguel Alonso y Alejandro Tello  han caminado juntos en la vida pública hasta el septiembre pasado.  

Las cifras hubieran dolido menos si hubiesen sido vertidas por los adversarios, así cabría la coartada  de que son “ataques políticos”. 

La UAZ anda por las mismas, la situación financiera  es de  gran precariedad, la única diferencia es que nadie hace el esfuerzo de encubrir la situación, más bien se peca de lo contrario.  Nuestra máxima casa de estudios pocas veces muestra el rostro de lo sustantivo,  porque se ve opacado por la cobertura noticiosa  descontextualizada  del conflicto cotidiano. 

El panorama  nacional es desolador:   La deuda pública, la devaluación del peso, el fracaso de las reformas, El crecimiento exponencial del gasto improductivo (burocracia e inseguridad principalmente) el fracaso en conquistar mercados externos  aunado a  la  pérdida  del interno  y el acaparamiento de privilegios de la más avarienta de las élites de la historia mexicana  se combinan para hacer de México una bomba de tiempo a punto de estallar, no hay para dónde voltear sin agobiarse por los números rojos.

Antonio Guzmán da muestras de entender la importancia de que la UAZ  sea gobernada por el ejemplo. Decide pagar de su propio bolsillo su teléfono celular según me cuenta. También se traslada en su vehículo particular cediendo el auto motor asignado al Rector a una dependencia universitaria. Redujo  en 80% el monto asignado para sus gastos de representación y suprimió el  desmesurado gasto en medios.  

La potencialidad política del ejemplo
Con esos y otros gestos de genuina austeridad ha podido tomar medidas que a otro en su lugar le hubiera significado mucho desgaste.

Dispuso que los profesores de Preparatoria incrementen en una hora su carga frente a  grupo gracias a lo cual se atienden a 1,500 alumnos más sin costo alguno para la Universidad.

 Otra medida de saneamiento financiero es la cancelación de sobre sueldo a las decenas de profesores que vendieron sus prestaciones y continúan laborando. Anticipa  la finalización de arrendamientos de inmuebles para ahorrar un aproximado de 600 mil pesos mensuales.

    Los gestos de austeridad a los que por decisión propia se somete el rector no tienen gran repercusión financiera  pero sí política.  Las medidas  concretadas  antes de cumplir un mes en la función,  siendo importantes no significan más que pequeños pasos en la dirección correcta , falta la acción  correctiva:  los  “ingresos propios”  de las unidades académicas  son  tierra de nadie  al  no existir  control general externo sobre los mismos.  

Es  imprescindible repensar la distribución territorial de la oferta universitaria de educación media superior y lo que se antoja más conflictivo, la disciplina laboral para erradicar toda sombra de “aviadurismo” , solo así será   socialmente fuerte el reclamo de  recursos suficientes para que la UAZ  sea opción para la juventud pobre.


 El trayecto que se dibuja  es el de un rector empoderado como condición previa para el empoderamiento de la Universidad. 

 Con  mística social,  proyectos, calidad educativa y racionalidad administrativa por delante, el apoyo popular a la UAZ  es el principal argumento ante una federación  alejada cada vez más de la educación pública.

Fórmula antigua 
La estrategia de predicar con el ejemplo existe desde siempre,  la practica el líder de guerra inspirando  a sus hombres con su arrojo en la batalla,  el jefe  primero en llegar y último en salir, el padre que nunca pierde de vista que lo que sus hijos emulan son lo que ven, no lo que oyen.

Una  hazaña  de recuperación empresarial  famosa en la segunda mitad del siglo pasado corrió a cargo de Lee Iaccocca, directivo que tomó las riendas de una famosa marca automotriz  en situación ruinosa y la levantó asignándose un dólar de salario, trabajando como el que más y tomando sus alimentos con los conmovidos obreros.

Hacer del ejemplo  motor  del liderazgo  es de sentido común  aunque  hoy  a pocos se les ocurre. 
En el ámbito privado se escucha decir con sorna lo que más de uno practica: “negocio que no da  para levantarse tarde no es negocio”.    

En la política irrita el que  predica  con el ejemplo porque pone en evidencia a los otros.
Hoy los ministros de la Suprema Corte se ubican a la cabeza de los cínicos  chupadores de sangre del erario.

Hay furia social contra los privilegios en el arte de mandar de una clase política que extravió el rumbo.
En tiempos de vacas flacas es impensable gobernar  bien  con  soberbia  y sin el ejemplo por delante. Nos encontramos el lunes en el Recreo. 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.39
Venta 21.89
€uro
Compra 22.93
Venta 23.43

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad