Sunday 19 de February de 2017

El Romanticismo en López Velarde

Salvador Lira      25 Dec 2016 22:02:13

A- A A+

Compartir:
Pintura La criolla del rebozo de Saturnino Herrán, amigo personal de López Velarde (Cortesía)
Pintura La criolla del rebozo de Saturnino Herrán, amigo personal de López Velarde (Cortesía)
El concepto del Romanticismo ha sido abordado desde múltiples espacios artísticos y literarios. En muchos casos, para desdicha de tal sentido, su significado se ha vuelto trivial, pues arroja al sentir personal, corpóreo e imaginativo del ser mismo. 

¿En qué senderos atraviesa el Romanticismo? Se puede decir que es una contrarrespuesta al procesamiento metodológico de la “razón”, derivado de los procesos epistemológicos de los siglos 18 y 19. Alejándose de la búsqueda de la verdad, la luz como símbolo pleno de conocimiento absoluto, el Romanticismo es la indagación de la belleza en lo oscuro, lo inusitado, el silencio y la voz. 

Umberto Eco, en Historia de la belleza, realiza un recorrido semántico del término: para el siglo 18 era negativo, “novelesco”; para el 19 es “quimérico”. La belleza “romántica” adjudica al caos, la eternidad en su naturaleza muerta/viva y a la Femme Fatale. La belleza es inexplicable, inaudita y perenne. Si bien podemos considerar estos elementos en poetas del siglo 19 y 20, hay cambios entre lo uno y lo diverso. 

El caso de Ramón López Velarde, en La sangre devota, explicita senderos de la cuenca “Romántica” y su belleza del no saber. El poema que más expone dicha hipótesis es “Ofrenda romántica”, un madrigal amoroso dedicado a doña Josefa de los Ríos, Fuensanta. 

En sus seis estrofas, el poema se construye como un juego de correspondencias. La voz del poeta otorga presentes en cualidades que, en hipérbole, regresan como afinidades y consuelos para el sentir propio del autor. Es el conformar de la introspección entre amado y mujer. 

Fuensanta: las finezas del Amado,
las finezas más finas, 
han de ser para ti menguada cosa, 
porque el honor a ti, resulta honrado. 

La contemplación es la parte esencial del texto. El Romanticismo, de alguna forma exige un recogimiento y socavamiento de quien admira. La preciosidad es natural, en su estado de plenitud bestial. Ramón López Velarde divisa su hermosura con el sufrimiento judeocristiano. 

La corona de espinas, 
llevándola por ti, es suave rosa
que perfuma la frente del Amado. 
El madero pesado
en que me crucifico por tu amor, 
no pesa más, Fuensanta […].

El sentir y el sufrir se alejan, mediante el sendero del desgarro en Cristo y su pasión. Todos los menoscabos se reivindican en la figura de Fuensanta, que en estigma le pertenecen. Por ello, entrega su única sazón, para que eternamente florezca: 

[…] permite que te ofrezca el pobre don
del viejo parque de mi corazón.
Está en diciembre, pero con tu cántico
tendrá las rosas de un abril romántico. 

Bella Fuensanta,
tú ya sabe el secreto: ¡canta!

El secreto Romanticismo lopezvelardeano es su contemplación sonora. El poema y la belleza están en ella, alejados de toda razón. 
 
*Escritor e investigador





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Vibra el taekwondo de Olimpiada Estatal
Las Tuzas pierden en Mexicali
Al tiempo
Amar con amplitud como Dios nos ama
Atlas vence por la mínima a Cruz Azul
Aprenden niños técnicas de grabado en el Taller VetaGráfica
Bayern rescata empate de último minuto ante Hertha Berlín 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.42
Venta 20.92
€uro
Compra 21.69
Venta 22.19

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad