Wednesday 18 de January de 2017

El oro enterrado en el pueblo

Javier Torres Valdez      23 May 2016 20:17:00

A- A A+

Compartir:
Alguien dirá que los tesoros no existen y muchos dicen que el verdadero tesoro está en saber trabajar y saber ahorrar, pero aún cuando exista la negativa en aceptar que en Jerez algunas gentes han salido de pobres o han acrecentado sus haberes por haber encontrado dinero, la verdad es que son varios paisanos que han sido favorecidos por la suerte, porque sin buscar o buscando, encontraron monedas que les ayudaron a consolidar sus proyectos comerciales y vivir más holgadamente.

Empecemos: durante la Revolución Maderista, muchas familias huyeron de la población para ponerse a salvo, quienes lo hicieron fueron las familias linajudas, es decir, aquellas que aparte de apellidos distinguidos, tenían dinero, producto de sus haciendas que, en los principios de siglo, eran las que producían riqueza a sus propietarios, mientras que los peones, eran explotados inmisericordemente, lo que dio impulso a la revuelta iniciada por Francisco I. Madero.

Los destinos de aquellas familias fueron diversos, algunos emigraron al vecino país del norte, cuando la línea divisoria era marcada apenas por una alambrada saturada de letreros que señalaban que era territorio americano. Otros escogieron la Ciudad de México, donde se perdieron en el anonimato de la gran urbe, unos más lograron llegar a Monterrey y Guadalajara.

Sus muebles y otras pertenencias quedaron a cargo de algunos mozos de confianza de las familias y cuando llegaron los revolucionarios, muchos muebles finos fueron hechos leña, ante la rabia de los participantes en la revuelta, por no haber encontrado dinero en monedas, pues los billetes existentes nadie los aceptaba, solamente aquellos llamados pesos fuertes en plata u oro.

El viajar cargando dinero en efectivo era ir a la muerte segura, pues las diligencias que viajaban eran revisadas minuciosamente y cuando había asaltos, nunca se dejaban testigos.

Por tal razón muchos terratenientes, hacendados o comerciantes de la época, al huir, tuvieron cuidado de dejar ocultos sus bienes, monedas o finas joyas que en aquellos ayeres se importaban de Europa.

Algunos escogieron los lugares en que imaginaron que sería difícil que personas ajenas encontraran su riqueza, el fondo de los pozos, en las paredes de aquellas casonas y hasta en las fosas de las letrinas, fueron a dar aquellas fortunas. 

Aún existen personas que guardan en su memoria historias de jerezanos que, de una u otra manera participaron en el rescate de aquel dinero, a los que la gente de Jerez llamaba “entierros”.

La Casa del Correo, por ejemplo, tenía atrás de sus muros un pequeño cuarto que estuvo oculto por muchos tiempo, hasta que las lluvias, debilitaron uno de los muros y lo dejaron al descubierto, en él se hallaron solamente un manojo de llaves viejas que nadie supo a dónde pertenecían, si alguien más encontró algo, de tonto lo mencionaría.

En otra casa, que perteneció al sanguinario revolucionario Daniel Vanegas, ubicada por la calle Rayón, cuando unos albañiles trabajaba se les hundió una vieja pared de adobe, de inmediato fueron a avisarle al dueño de la finca, que sin más, los despidió. Los vecinos decían que alguien lo vio llegar vestido de mezclilla, cuando esa no era su costumbre, la bonanza en su comerció creció como la espuma.

En otra finca, ubicada en el callejón del Gallo, quienes la rentaban, metieron a una fosa séptica, amarrado de la cintura a un joven delgado, quien, hurgando el fondo seco, encontró varias monedas de oro, de inmediato lo sacaron, le dieron algunos pesos y le dijeron que a nadie le dijera, llegando a las amenazas, esta persona vive y fue quien nos contó la historia.

Las personas que habitaban aquella casa, también tuvieron una repentina época de prosperidad, administrando un gran negocio, su poca experiencia en esa rama, hizo decrecer la fortuna, quedando luego en la ruina, estas personas ya fallecieron.

En la esquina de la calle Aurora y Espejo, existió una boyante tienda de abarrotes, administrada por don Carlos Acevedo, persona  distinguida y apreciada en Jerez, a su muerte, la finca donde estuvo la tienda fue modificada y, cuando se realizaban los trabajos, también encontraron monedas de oro, que suponían que don Carlos había atesorado gradualmente, pero existen pláticas de personas muy mayores que aseguran que esas monedas salieron de unos cuartos que se encontraban colindando al Río Chiquito, también por el Callejón del Gallo.

Resulta que don Carlos envió a uno de sus ayudantes a recoger una mercancía que almacenaba en ese lugar, el encargo no llegó, solamente el empleado, pero sin mercancía, diciéndole que en un rincón había encontrado unos botes con dinero.

Cuentan que don Carlos dijo: ¡Caramba! y yo que pensaba que los tenía bien escondidos, vente vamos a sacarlos para cambiarlos de sitio.Algunos Jerezanos consideran estas pláticas como leyendas, pero si solo fuera eso, no habrían producido repentina e inexplicable riqueza a varias personas, pues en aquellas fechas nadie se prestaba al lavado de dinero y narcotráfico todavía no existía.

La mayor riqueza que aún permanece perdida, sigue siendo la del general Anacleto López, de quien se dice que la ocultó en alguna parte de los cerros que se encuentran entre la Hacienda de Víboras y El Cuidado.“

Aún existen personas que guardan en su memoria, historias de jerezanos que de una u otra manera participaron en el rescate de aquellos dineros. ”




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Confirman elenco para la Feria de Carnaval Río Grande 2017
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Comisión de Salud exige informe sobre quimioterapias falsas
Pesa nueva acusación contra Rodrigo Medina por incremento patrimonial
Descartan que ataque a Fiscalía de Cancún fuera por rescate de detenidos
Académicos de la UNAM ganan premio en nutrición
Anuncia INAI ahorro por 45 mdp; reduce pago de telefonía celular
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.73
Venta 22.23
€uro
Compra 23.14
Venta 23.64

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad