Sunday 22 de January de 2017

El campanario en peligro

Carlos López Gámez      13 Aug 2016 16:54:16

A- A A+

Compartir:
En la primera semana del presente mes se procedió al cierre parcial del atrio de la Purificación y andadores peatonales del Jardín Madero, colindante con el templo, con la finalidad de evitar que el desprendimiento de piedra de cantera del campanario, por cierto dañada por el tiempo, pudiera provocar algún lamentable percance en agravio de los viandantes.

Les comunicó que desde hace años se ha estado señalando el estado que guarda la torre de la Purificación. Se han hecho llamados de toda índole ante las “instancias” que, supongo, tienen la “ineludible obligación” de invertir, tanto “para el rescate, restauración y uso adecuado del patrimonio histórico y cultural del pueblo” y ninguna de ellas ha dado respuesta a las fundamentales exigencias.

No hace muchos años ocurrió un milagro, por así decirlo. En el año de 1997 se conjugaron factores que jamás habían coincidido y surgió el Patronato Pro Restauración del Templo. Sobre el proyecto brotaron de inmediato infinidad de especulaciones y escepticismo.  Era natural conociendo e interpretando cómo piensan lo incrédulos fresnillenses de las obras comunales.

En esta ocasión la especulación  y escepticismo fueron derrotados. Los hechos fueron contundentes conforme se desarrollaban los trabajos en caminados al rescate y restauración del templo parroquial.
Citaré, entre otras tantas personas, a los principales promotores y artífices de la obra: Fernando Chávez Ruvalcaba Obispo de Zacatecas, Pbro. Francisco Falcón Gutiérrez, Cura Párroco del Templo parroquial y al arquitecto Gregorio de la Rosa y Club La Puma de Chicago. Pido disculpas por las omisiones involuntarias al no mencionar a más personas.

Los tres niveles de gobierno, desde luego la feligresía y pueblo en general, estuvieron haciendo sus aportaciones puntualmente para que el proyecto fuera realidad. De no haberse invertido a tiempo, el templo parroquial estaba en peligro de un colapso mayor por la humedad existente en el subsuelo que carcomía la estructura de todo el edificio.

Se integraron al proyecto conforme avanzaba más personas e instancias conforme se observaba el desarrollo de cada etapa. Se informaba diariamente del avance a quien solicitara pormenores. La obra se hizo a la vista de todos. Nada se ocultó. Incluso se agregaron etapas que no se tenían contempladas por ejemplo el Museo de Arte Sacro.

En el proyecto rector se incluyó como última etapa el recate y restauración integral de la Torre y Campanario, desde luego la cantería del atrio. Esta jamás se hizo por el cambio de Gobierno Estatal, del Obispo de la Diócesis, del Alcalde y del Cura Párroco. El proyecto quedó inconcluso. Se insistía en la necesidad de llevarlo a su conclusión total por el peligro inminente de que la torre se derrumbara.

Quienes sucedieron a los ejecutivos civiles y clericales nunca que se sepa se interesaron en el proyecto. Se mostraron indiferentes y hasta amnésicos quedaron.

Recientemente se retinó el tema. Se lanzó un angustioso llamado a las autoridades. Pretendiendo su intervención para que no vaya a ocurrir alguna desgracia no deseada por el deplorable estado físico del campanario. No se ha sabido de alguna respuesta.


En el campanario se pueden observar las huellas del tiempo. La torre tiene más de 300 años de edad. Ha soportado todas las inclemencias del tiempo, hasta metralla en tiempos de la revolución y ha logrado mantenerse de pie. Resiste, fue construida con firmeza, pero el peligro persiste.

No tan solo peligra la torre y campanario del templo parroquial, de hecho todo aquello que se catalogue como Patrimonio Histórico y Cultural del Pueblo. Los ejemplos abundan y aunque se molesten “nuestras sensibles y tibias autoridades” no les importa en lo absoluto. Ahí tienen como está el Ágora, Portales Lizaola, Jardines, Monumentos, Panteón Santa Teresa, museos, escuelas, etc.

La investigación realizada durante el tiempo en que se acometieron las diversas etapas de restauración del templo parroquial, como del Tránsito y el ex templo de La Concepción, se integraría a la edición del obligado libro que registrara lo que en el archivo parroquial se pudo rescatar. 

El trabajo y esfuerzo emprendido por la población y con el curso de varias dependencias, se ha estado compartiendo con la comunidad.

De no intervenirse a tiempo estaremos en cualquier momento narrando lo que había. Los doce apóstoles cuyas esculturas todavía pueden verse en las esquinas de la torre y las históricas campanas nos llaman al rescate. 

Es tiempo de reaccionar y así como se pudo conformar un equipo de trabajo bien comprometido con citadas etapas bien se puede formar otro.

Las fotos que aparecen en esta columna hablan por sí mismas. Son los testigos más fieles que nos enseñan sin ocultarlo quienes son y que están haciendo ahí. Aunque no los escuchemos debemos oírles.

Para mayor información con relación al tema puede acudir al Club Amigos de Fresnillo




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.52
Venta 22.02
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad