Monday 23 de January de 2017

El amor devoto

Salvador Lira      3 Jul 2016 21:07:52

A- A A+

Compartir:
José Juan Tablada, amigo íntimo de Ramón López Velarde.
José Juan Tablada, amigo íntimo de Ramón López Velarde.
Entre los siglos 19 y 20 se forjaron, como elementos culturales de época, dos temas o líneas genealógicas: el triunfo de Prometeo y la predilección por Caín. 

Es una idea de trasgresión hacia sistemas arraigados, ya sea por la luz divisada en dos columnas o la negra noche con un dios de las mil caras buscando su otro. 

Los escritores franceses inauguraron la predestinación oscura. El designio se observa desde los malditos, como Charles Baudelaire o Arthur Rimbaud, hasta los espiritistas, como Eliphas Lévi o Pablo Rosén, en uno de sus múltiples sobrenombres crípticos. 

En México comenzó la transgresión de consumaciones lóbregas en términos poéticos con José Juan Tablada. 

La revista El país publicó el poema La misa negra en 1893. El texto causó gratos lectores y comentarios, así como escándalos o debates por la propuesta de un sacerdote que anhelaba consumar su amor, sobre el ara.
 Incluso existió un fuerte reclamo por doña Carmelita, esposa de Porfirio Díaz, debido a lo “inmoral” del texto.
No obstante, el tema literario siguió en boga, en devenir de la generación Decadentista. 

Ramón López Velarde forjó su amor devoto a partir de sus fauces umbrosas, en el marco del dolor y la soledad. 

La postura no se trataba de señalar los dogmas religiosos o las posturas institucionales, sino de fijar la norma para transgredirla, en pleno conocimiento del sentido, un acto de oscuro erotismo. 

En el poema Cuaresmal de La sangre devota el tono es el de una oración, plegarias hacia la consumación. El texto inicia con las cualidades de los amantes: la “paz” de Fuensanta y el “dolor” del poeta en una noche cuadragésima.

La ruptura es doble. La noche debe ser en cuaresma debido a que, según la norma, no hay opción a acercarse o siquiera dilucidar colmar el apetito en sangre roja, debido a que ahí se encuentra el alma. López Velarde lleva su devoción hacia el sentido del desgarramiento:

Quizá en un Viernes de Dolores,
cuando se anuncian ya las flores
y en el altar que huele a lirios
el casto pecho de María
sufre por nos siete martirios […].

Entonces el amor se concibe como la culminación de los cuerpos a partir de dos sacrificios, sangre corpórea y virginal. 

Es Fuensanta la “frescura de tus manos gratas” y López Velarde, “mi pena / entre los vasos de cebada / la última noche de novena”. 

La plegaria poética lopezvelardeana, sin embargo, no busca la condenación, el destierro. Por el contrario, es parte del “Sacramento-Misterio” que indaga a toda costa la salvación;  
Y así podré llamarte esposa, 
y haremos juntos la dichosa
ruta evangélica del bien
hasta la eterna gloria. 
                                    Amén. 

Bodas lopezvelardeanas entre amor devoto, la pureza y el hambre de su ser.        




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Ante Trump, necesario hablar con el sector productivo: Zavala
Incentivan el pago del predial  
No soy igual a Javier Duarte y voy a probarlo: Fidel Herrera
Por huelga de hambre, Guillermo Padrés sólo toma agua y miel: CNDH
Pierde Real Madrid a Marcelo y Modric 
Empezamos a renegociar el TLC: Trump; Peña y Trudeau unen esfuerzos
Tras tiroteo, reanudan clases en colegio de Monterrey
Avanzan Nadal y Serena en Australia 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.40
Venta 21.9
€uro
Compra 22.96
Venta 23.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad