Sunday 22 de January de 2017

​Días de verano

Ricardo González      6 Jul 2016 22:11:24

A- A A+

Compartir:
El calor azotaba las frías y oscuras aulas del Colegio en Jalpa, las monjas nos dejaban un pizarrón lleno de actividades que no realizaríamos –al menos yo-.

El último día de clases del 4 grado, algunos presumían los lugares que visitarían en las siguientes semanas, que sus primos de no sé dónde, que sus tíos en no sé qué ciudad.

En mi casa, el Error de Diciembre de 1994 se seguía sintiendo en pleno junio de 1996. Mi madre tenía que combinar sus clases de Español en una secundaria con otras actividades comerciales para poder mantener a flote el barco. Recuerdo una dura reprimenda por vaciar accidentalmente casi la mitad de una botella de shampoo. De vacaciones, ni hablar. 

Afortunadamente la casa de la abuela era grande; sus jardines ofrecían grandes aventuras, desde construir una ciudad o un castillo medieval a pistolero del oeste.

Los primos de Guadalajara vendrían por algunos días. Nadar en el río era una de nuestras principales diversiones; contaminado y todo, era uno de los mejores lugares para estar.

Si la lluvia había sido abundante, el destino a visitar eran Las Pilitas, unas albercas naturales talladas en el fondo de un arroyo que sólo en temporada de lluvia tenían agua.

La música de temporada era una rara y pegajosa melodía española que además venía con una coreografía propia: La Macarena.

Casi 20 años después, en una visita a España, terminé de comprender esa canción, que trata de una joven que quiere vivir una vida de lujos al estilo estadounidense. ¡Hasta Bill Clinton la bailó!

La película que nos atormentaba del Canal 5 (apenas comenzaba el servicio de cable) era la de Eso, el payaso asesino, mientras comenzaban a circular los cortos de una nueva película de miedo Scream. Desde ese entonces le perdí el gusto a ir a asustarme a una sala de cine; a ese género no le veo más.

Las tardes frente al televisor las comenzaba a amenizar un niño genio que tenía un súper laboratorio secreto y que siempre conseguía nuevos inventos, de botas, guantes y bata: Dexter y su laboratorio.

El teatro y el cine se ponían de luto, ya que fallecía uno de los actores de la Época de Oro del cine nacional y descendiente de una familia de grandes actores de carpas y de teatros, El Señor Teatro Manolo Fábregas.

A unos vecinos les habían incautado unos venados, pero estos permanecieron en su corral por más de dos años. Ese corral colindaba con el de la abuela; solo eran necesarias algunas maderas para poder escalar la pared de adobe.

El verano huele a felicidad, a escapadas, a acampadas, a vivir sin rutina, huele a bloqueador solar.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Mueren tres personas en volcadura en Sombrerete 
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Hallan 7 cadáveres dentro de un taxi en Manzanillo  
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Una segunda oportunidad para tu basura
Gael García, fiel a sus ideales
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.54
Venta 22.04
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad