Monday 16 de January de 2017

De La sangre devota a Zozobra

Salvador Lira      9 Jan 2017 00:09:21

A- A A+

Compartir:
Portada de la primera edición de Zozobra. (Cortesía)
Portada de la primera edición de Zozobra. (Cortesía)
Entre La sangre devota (1916) y Zozobra (1919) no únicamente median tres años, también se consolidan etapas, conciencias, pensamientos y formas estéticas de pensar al poema. Del primero, al menos se constatan seis años de su elaboración, por lo que se suscribe entre miras al pasado, con rupturas ya asiduas, eficaces. Son tres los temas que en ambos libros se presentan: el eterno femenino, la soledad y el misticismo en el entorno lopezvelardeano. 

Con respecto al primero, sin lugar a dudas no se puede concebir la obra del jerezano sin la presencia de su femme fatale. El orden de los poemas responde a una valoración cíclica, que denota la trasformación del sentir y su portento amoroso.

En La sangre devota el inicio es festivo, con un madrigal idílico a Fuensanta; su final es pesaroso y melancólico, en las fauces lóbregas del pasado incapaz de cambiarse, ante un presente y futuro que ya no es.

En Zozobra, el primer texto es la plena marca de la tristeza, la recalcitrante Spleen lopezvelardeana; el cierre, un testamento de sus fuerzas poéticas y los deseos no reprimidos, sino imposibles. Por ello su canto es como un Jano de la zozobra, pasado y destino melancólico:
Yo también supe antaño de la bondad del cielo
que en mi acerbos pésames llovía […].

La soledad es, en doble ironía del Desdichado, el acompañamiento sonoro de las obras de López Velarde. No obstante, entre La sangre devota y Zozobra, tal tropo muestra cambios entre la solemnidad y el desgarramiento.

En el primer libro, toma forma de mujer beatífica: es la Señora de la Soledad, virgen y madre que se impone en las alabanzas del jerezano. En cambio, el rostro de la acompañante en su segunda publicación es más una terrible doncella, inalcanzable, mortuoria. 

Esperanza, los astros en que titila el verde
son el feudo en que moras y en que tu luz se pierde. 

El misticismo del entorno es quizá de las aportaciones de Ramón López Velarde que renovó la tradición poética en México. La visión de su espacio provinciano es total, puesto que no se trata de un panegírico lugareño, sino la ofrenda caínica de un sitio que se levanta como el testigo voraz del sueño, el silencio y el destierro.

Los cantos del primer poemario, más allá de lo donoso, muestran la predilección del bosque místico, en el relieve por el Templo en su piedra de Bethel. En Zozobra, es un Fiat lux de su instinto y el sentido. En ambos persiste el terrible piso en que el campanero reinventa su dolor. 

Ambos son un encuentro de métrica y ritmo, junto a la obsesiva imagen. Sólo que uno reafirma la tradición y la converge, el otro juega, da atisbos de un nuevo porvenir. 
 
*Escritor e investigador





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Hoy es el día más triste, tal vez tristísimo, del año
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.70
Venta 22.2
€uro
Compra 23.03
Venta 23.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad