Wednesday 22 de February de 2017

​De camino a Villanueva

Manuel González Ramírez      25 Oct 2016 23:40:33

A- A A+

Compartir:
(Cortesía)
(Cortesía)
La carretera que comunica a las ciudades de Zacatecas y Villanueva se ha convertido en la más transitada y colorida durante el mes de octubre de cada año.

Donde además de vehículos motorizados se desplazan peregrinos que van a pie, en bicicleta o a caballo, y que cubren su trayecto que culmina en el templo parroquial de San Judas Tadeo, cuya fiesta titular es el 28 de octubre.

En un principio era una fiesta religiosa de carácter local, sin embargo, en las últimas décadas, peregrinos de diversas ciudades del estado, del país y de la Unión Americana, hacen acto de presencia en Villanueva, ya sea para cumplir una manda o para disfrutar de las fiestas patronales de esa ciudad.

Pero ¿desde cuándo comenzó esta festividad? Los invitamos a realizar un breve recorrido por la historia de esta tradición.

Todo comenzó a mediados del siglo 17 cuando un grupo de españoles llegó hasta la hacienda de La Quemada para solicitar tierras en usufructo; el propietario accedió a la petición y se asentaron en las inmediaciones de la hacienda, en un sitio al que bautizaron con el nombre de Santa Cruz, por encontrarse en el valle de la misma denominación. 

Con el paso del tiempo, experimentaron las bondades del trabajo agrícola pero también los abusos del propietario de las tierras.

De tal manera que decidieron fundar un poblado con la esperanza de que la Corona les otorgara tierras; el trámite comenzó en septiembre de 1691 y concluyó el 30 de octubre de ese mismo año, cuando la Real Audiencia de Guadalajara concedió la licencia para fundar la villa de Villagutierre del Águila (hace 325 años).

No obstante, la ceremonia oficial de fundación tuvo lugar hasta el 4 de febrero de 1692.
Tras la fundación, los pobladores adoptaron a San Judas Tadeo como su patrono y protector. Existen registros documentales en el Archivo de la Arquidiócesis de Guadalajara donde consta que desde 1709 ya se efectuaban las fiestas en honor a este santo y tenían una duración de dos días: la víspera y la solemnidad.

La organización corría a cargo de la cofradía de San Judas Tadeo. En un principio fue una celebración de carácter local y con el transcurso del tiempo comenzaría a extenderse más allá de las fronteras de la villa, y la propia festividad pasó de dos a nueve días de duración.

Para principios del siglo 20, la cofradía de San Judas Tadeo había desaparecido. La organización de los festejos religiosos ahora recaía en un grupo de personas que a su vez era coordinado por el párroco en turno.

La agrupación se subdividía en nueve comisiones organizadoras, una para cada día del novenario; su función consistía en disponer todo lo necesario para cada uno de los nueve días de la fiesta, música, pólvora, flores, ofrendas y organizar una peregrinación en la que participaban las diversas asociaciones religiosas y personas procedentes de las distintas comunidades del municipio de Villanueva.

A mediados de ese siglo comenzaron a llegar peregrinos de la ciudad de ZacatecasLos organizadores de la peregrinación anual eran los miembros de la mesa directiva de la Colonia Villanovense Residente en Zacatecas, manifestándose fieles a su terruño, a sus tradiciones y a su santo patrono.

El presidente era don Felipe Ríos; el secretario, don Hilario Rodríguez; y la tesorería estaba en manos de la señora María Enciso. Ellos mandaron imprimir un volante en el que se invitaba a la peregrinación del día 28 de octubre de 1941.

El viaje redondo costaba un peso, los niños de 5 a 12 años pagarían medio boleto. Los “camiones y trocas” saldrían del santuario de Nuestra Señora de Guadalupe (Guadalupito), el día 28, “a las seis de la mañana en punto” para regresar a Zacatecas hasta el día 29, a las tres de la tarde.

Con el paso de los años, la colonia y la peregrinación desaparecieron, mas no la costumbre de muchos villanovenses de acudir por su cuenta a las fiestas.

Ahora, en una época en que se ha difundido ampliamente la devoción a san Judas Tadeo, no sólo arriban a la población los hijos ausentes de esa tierra sino miles de creyentes de diversas ciudades del estado y del país; movidos por la fe y la devoción, acuden a Villanueva, uno de los lugares más antiguos del continente americano donde se venera a San Judas Tadeo como patrono titular de una parroquia.

Para las vísperas del día 28 de octubre de cada año, cada vez llegan más peregrinos, la mayoría lo hace caminando desde la ciudad de Zacatecas a través de una peregrinación a pie que comenzó a realizarse en 1990.

Fue gracias a la iniciativa del señor Alberto Rodríguez de Luna, promotor de la gastronomía zacatecana, quien le debía una manda a San Judas Tadeo. Y así, una manda personal se convirtió en una tradición anual y que sería respaldada por los señores J. Refugio Juárez Dorado, Juana Rodríguez Chávez y Feliciano Córdoba.

Y desde 1989, también comenzó la tradicional peregrinación en autobuses que salen cada año de Fresnillo a Villanueva. Y en los últimos años, a lo largo de todo el mes de octubre vemos personas caminando y a muchos ciclistas, a cualquier hora del día y que van rumbo a Villanueva.

 
*Cronista de Zacatecas





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.02
Venta 20.52
€uro
Compra 21.11
Venta 21.61

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad