Friday 20 de January de 2017

Cristo ha traído al mundo la verdadera paz

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba      13 Aug 2016 20:06:21

A- A A+

Compartir:
(Cortesía)
(Cortesía)

Introducción

Hermanos: En nuestro mundo de estos días, vivimos entre circunstancias favorables unas y otras desfavorables. 

Los hombres siempre anhelamos la sana convivencia, la seguridad social, el bienestar en las familias, en los ambientes diversos  en los cuales se desarrollan nuestras culturas, modos de ser,  pensar y actuar con el ejercicio de nuestras libertades. 

Una nación se forma con los valores positivos que fincan la civilización participando con justicia de los bienes materiales, espirituales y morales. 

La convivencia fraterna debe apoyarse en la comunión y participación de bienes que todos y cada uno necesitamos para llevar una existencia digna individual y colectiva: casa, vestido, sustento y la vivencia y el ejercicio de los valores y que en síntesis, consisten en el amor a Dios padre de todos y también en el amor a nuestros semejantes: esta es la suprema ley que nos da la verdadera paz y que ofrece nuestra religión cristiana y católica.

Nosotros, como creyentes, aceptamos sólidamente a Jesucristo, príncipe de la paz. 

Él nos ofrece siempre una paz que no se identifica con la paz que los hombres por sí mismos quieren establecer, aún a costa de guerras, ambiciones egoístas y destructoras de la comunión que los hombres siempre queremos establecer y compartir. 

¿Qué clase de paz es la que Cristo ofrece para todos los pueblos de la tierra sin acepción de personas? Las lecturas bíblicas de este domingo nos la presentan, para que iluminados con la fe en Jesucristo establezcamos entre todos y cada uno la verdadera paz que ha traído al mundo.


Cristo ha traído al mundo de los hombres la verdadera paz

La Iglesia, madre y maestra unida a Cristo su fundador, nos enseña magisterialmente la razón y el sentido de la verdad paz cristiana: “La paz no es una mera ausencia de la guerra, ni se reduce al solo equilibrio de las fuerzas contrarias, ni nace de un dominio despótico, sino con razón y propiedad se define la obra de la justicia (Is 32,7); es el fruto de un orden puesto en la sociedad humana y encomendado a los hombres que ambicionan realizar una justicia más perfecta.

Al tener el bien común del género humano su primera y esencial razón de ser en la ley eterna, y al someterse sus concretas exigencias a las  incesantes transformaciones del tiempo que pasa, la paz no es nunca una adquisición definitiva, sino algo que es preciso construir cada día, y como además la voluntad humana es frágil y arrastra la herida del pecado, el mantenimiento de la paz pide a cada uno un constante dominio de sus pasiones y exige vigilancia a la autoridad legítima” (GS n. 78).

Suponiendo esta doctrina del Concilio Vaticano II, avancemos en nuestras reflexiones diciendo: la paz que nace de Cristo, no puede establecerse en la tierra, en la cual vivimos, si no se garantiza el bien integral de las personas y si los hombres no sabemos compartir espontánea, generosamente y con confianza las riquezas del espíritu y del propio talento. 

Pues solamente de este modo se acrecentará y se practicará la verdadera justicia para darle a todos y cada uno lo que por derecho le corresponde.

 

La paz de Cristo es fuego de amor que divide para establecer ahora y para siempre su reino

Vayamos directamente al evangelio de hoy para acabalar nuestra visión de la paz que el Señor Jesús ofrece con nuestra libertad y con su gracia poder responderle: “Jesús dijo a sus discípulos: He venido a traer fuego a la tierra ¡y cuánto desearía que ya estuviera ardiendo y cómo me angustio mientras llega!”

Pero luego escuchamos: “¿Piensan acaso que he venido a traer paz a la tierra? De ningún modo. No he venido a traer la paz, sino la división” y luego nos explica cómo por Él y su evangelio, habrá divisiones entre los hombres y aún en las mismas familias. 

Nuestro amor fiel a Cristo necesariamente nos hará tener conflictos, rechazos dolorosos, tribulaciones y persecuciones, incluso  la misma muerte que todos los mártires de la historia han afrontado con valentía y confiando en el poder de Dios, quien nos asiste y socorre en los peligros y adversidades que traen consigo la persecución que destruye y mata.

El fuego que quema espiritualmente y enciende los corazones de los testigos de Cristo y su evangelio, divide y hace ver de qué manera quienes le son fieles, tendrán siempre aceptación o rechazo con odio hasta morir, como aconteció al profeta Jeremías juzgado inicuamente por ser fiel al mandato de Dios que lo envió para profetizar la salvación a su pueblo, no de acuerdo a los cálculos humanos, sino de acuerdo al mandato divino que implicaba odio y rechazo hasta ser condenado a muerte, al ser introducido  en un pozo lodoso en donde iba a sucumbir por inanición y muerte. 

Conclusión 
La paz que Dios quiere para nosotros en Cristo y con la fuerza y la sabiduría del Espíritu Santo, nos debe llevar a estar dispuestos a soportar la hostilidad de otras personas; debemos ser solidarios con la Iglesia, que siempre sufre persecución en un lugar u otro. 

En pocas palabras la paz de Jesús nos conduce para aceptar la cruz y la pasión hasta morir por Él, si es preciso. 

Esta paz dolorosa y a la vez gozosa debe vivirse en nuestras familias, en el mundo de nuestro trabajo, en las relaciones sociales y ante las ideologías contrarias y adversas al evangelio de Nuestro Señor Jesucristo.

Pidamos al Señor con ferviente y sincero ruego, la gracia de mostrarnos animosos, confiados y no perder nunca la orientación de la fe, de la esperanza y de la caridad, virtudes teologales que han de animar y robustecer la paz que Cristo nos da, cuando nos dice: “Mi paz les dejo; mi paz les doy, no se la doy como la paz del mundo”. Y por esta entrega amorosa y fiel alcanzar la corona inmortal de la gloria eterna.

 
*Obispo Emérito de Zacatecas





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Suspenderán el servicio del agua en colonias de Zacatecas y Guadalupe 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Reanudarán las clases el lunes en los 40 planteles del Cobaez
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad