Saturday 25 de February de 2017

Banxico y SHCP, caminos diferentes

Luis Enrique Mercado      8 Aug 2016 09:33:31

A- A A+

Compartir:
La economía perdió dinamismo, el dólar cobró vigor, la gasolina subió al tope máximo; la inflación está tranquila, la confianza se deterioró.  Una buena economía no puede funcionar así. 

Los datos revelan que hay dificultades, como en todos los países; pero también revelan que entre Luis Videgaray, de Hacienda y Agustín Carstens, de BANXICOHA, no hay ni el saludo.

En cristiano eso quiere decir que las política monetaria y fiscal van por rumbos diferentes. La monetaria, para defender a la economía de la inflación y por eso sube la tasa de interés.

La fiscal quiere que la economía esté más dinámica, cobrar más impuestos, tener más ingresos y cubrir los déficit con deuda.

Es decir, hay una estrategia, la monetaria, que lo único que le interesa es que no haya inflación. Y otra, la fiscal, que quiere que la economía crezca, que todo mundo pague impuestos, que el gasto sea eficaz, que la deuda esté en niveles razonables.

Pero en el corto y mediano plazos van en rumbos diferentes: la monetaria, metiendo freno a la economía; la fiscal, tratando de meterle acelerador.

Y la realidad es que Hacienda pierde la batalla: el crecimiento económico ha sido raquítico desde que inició el sexenio; la deuda ha crecido; el tipo de cambio se ha devaluado más del 50%, la reforma fiscal,
exitosa para captar impuestos, ha sido un veneno para el crecimiento y la deuda galopa hacia arriba.

Para el ciudadano común y corriente la estrategia es un desastre y golpea de frente la popularidad de presidente. 

Su equipo es incapaz de explicar que la devaluación tiene orígenes externos; que los gasolinazas no existen; que la situación económica del país es mejor si se compara con el ambiente internacional.

Pero como quiera que sea hay una percepción y es que Hacienda y Banco de México van por caminos diferentes y que siempre que eso pasa al país le va mal. 

México necesita una política monetaria de tasas de interés bajas combinada con una estrategia fiscal que capte mas impuestos y administre mejor del gasto.

El ambiente actual es que Básico tiene el pie metido en el freno y que Hacienda aprieta el acelerador a la deuda. 
 
Esta es una combinación muy peligrosa porque significa que la economía no crece pero sí se devalúa el peso, crece la deuda y se cierran las oportunidades para los mexicanos.

Y eso indica que estas alturas del partido Luis Videgaray y Agustín Carstens necesitan ponerse de acuerdo y tener una política monetaria antiinflacionaria y una política fiscal con ingresos más sanos, lo cual significa más captacióm de impuestos. 

Si eso no sucede el país terminará con un peso en la basura, una deuda enloquecida y un crecimiento tan raquítico como en la historia de las últimas décadas. 

Y no hay otra salida, o se ponen de acuerdo o las cosas se pondrían peores. La realidad es que cuando hay esos desencuentros quien sufre es el ciudadano común y corriente: ve precios mayores, oportunidades menores e indicadores macro, como endeudamiento, que le dicen que la cosas en el futuro están agravándose. Hasta mañana con nuevas …PERSPSECTIVAS.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.90
Venta 20.4
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad