×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Cosas de Jerez
Póquer de ases políticos 
Javier Torres Valdez
~
25 de Enero del 2016 20:31 hrs
×


Compartir



Liga Corta




?Existe una frase popular que nos dice que: recordar es volverá a vivir y si ello no es totalmente cierto, por lo menos nos demuestra que aún tenemos memoria para contar cómo fueron las cosas que conocimos en nuestro entono provinciano.

Eran los tiempos aquellos en que por “trasmano” gobernaba el pueblo don Jesús Vela Ruiz y en aquel entonces los panistas y los sinarquistas se daban la mano para manifestarse en contra del cacicazgo imperante, que era producto de Reynosismo.

Por aquellos tiempos, los hombres fuertes del país eran el general Gonzalo N. Santos ,San Luis Potosí, González Gallo, en Jalisco, Teófilo Borunda, en Chihuahua y Leobardo Reynoso, en Zacatecas.

Se comentaba en voz alta y baja que eran los cuatro caciques que dominaban al país, cuando el caudillismo estaba de moda.

En Zacatecas nada se hacía sin la consulta al señor de Apozol y menos aún sin su aprobación.

Sucedió que el secretario del Trabajo, Adolfo López Mateos, llegó a la presidencia de la República y una de sus frases importantes fue: “Los caciques existen porque los pueblos los toleran”.

Animado por esa frase, el intelectual zacatecano Mauricio Magdaleno fundó en Zacatecas la Coalición Nacional Revolucionaria, que tenía como fin principal ganar las elecciones en los municipios de la entidad.

En esta ciudad, el candidato fue Manuel Márquez, a quien por su honesta trayectoria, siguieron numerosos paisanos, la pasión política desbordada, causó varios muertos, principalmente en Ojocaliente, Valparaíso y Fresnillo, mineros simpatizantes de la coalición, barrenaron y colocaron estopines para dinamitar el palacio municipal y cuentan que fue la intervención del obispo, la que consiguió calmar los ánimos.

El candidato del PRI fue el comerciante Enrique Galván, quien al ver que podía iniciarse una lucha fraticida por el poder, renunció a la candidatura, el Semanario El Alacrán, ya existía en aquel entonces y dio la noticia que los simpatizadores de la coalición, pregonaron a los cuatro vientos.

Hubo en Jerez un delegado de Tránsito, que acariciaba su vieja pistola 38 especial y decía que la misma ya debía  unas “calaveritas” en Ojocaliente, refiriéndose a los disparos que se intercambiaron los “gobiernistas” con los de la Coalición.

En Jerez, las primeras manifestaciones panistas en contra del gobierno, eran encabezadas por Felipe y Jesús Sotelo Carrillo, Salvador y Pascual Torres y el dueño de una tienda de nombre “El Más Barato”, que estaba en la rinconada de la Plaza Tacuba.

Era cuando los principios morales del panismo estaban firmemente arraigados, pues los seguidores de esa tesis política, no buscaban el dinero, (no lo había), sino servir a la población.

Por aquellas fechas  había solamente ocho policías y por la noche la población se quedaba en tinieblas y sin oficiales de seguridad, el comercio jerezano era vigilado por un velador, quien con su fiel perro hacía su recorrido, checando puertas y candados de todos los establecimientos de la zona centro.

Cuando los panistas organizaban un mitin, generalmente se colocaban en la acera sur del jardín desde donde lanzaban sus arengas hacía lo que ellos llamaban una administración corrupta, luego con varias copas encima, llegaba un individuo al que apodaban “El loco Flores”, quien con varios tragos encima y con el tamborazo acompañándolo iba a  provocar a los azules, fue Pascual Torres, quien cierta vez se lio a puñetazos con el provocador, yendo unos y otros a la cárcel, en donde inmediatamente salió el sujeto que era enviado por Jesús Vela a provocar y tratar de intimidar a los panistas.

Todavía quedaban recuerdos de la guerra cristera, en donde hubo actos de barbarie de los dos lados, la policía se dividía en beatos y ateos, tal y como ahora se pretende llevarla a través de organizaciones de ultraderecha y con la intervención directa de algunos párrocos y obispos.

Eran tiempos que las generaciones actuales desconocen hasta por referencia, aunque en su esencia sólo hayan cambiado los protagonistas.