×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historia documental de Zacatecas
Austeridad republicana
María Auxilio Maldonado Romero
~
09 de Octubre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / La austeridad ha sido un tema de debate permanente en el estado.

Año de 1779. La austeridad es el tema del día: los regidores no reciben salario, ni bonos, ni nada. Y está legislado que a los diputados, en un futuro, solo se les pagarán los días que trabajen.

Por lo que hasta el momento no se ha podido encontrar quien pueda cubrir las vacantes para ejercer el puesto de regidor.

“El ayuntamiento de Zacatecas busca desesperadamente tres regidores para integrar su cabildo. Primeramente lanzó una convocatoria pública sin éxito, posteriormente convocó a una junta a los vecinos más notables de la ciudad, logrando ocupar solo una de las tres vacantes.

Convocatoria: Señor Oidor, Juez de Ventas, Avaluaciones y Almonedas de Oficios Vendibles y Renunciables.

Siendo indispensable que en la República se sirvan los oficios públicos creados y destinados para su administración, y que esto se haga por personas de las prendas que se requieren, podrán ser compelidos a ello los súbditos por el rey, o por los superiores que en su real nombre gobiernan; así se ve dispuesto por la Ley 1ª, Título 13, Libro 8º de la Nueva Recopilación, que tanto a los nobles como a los que no lo son, se ha de apremiar sino quieren aceptar los oficios de alcaldes de la hermandad, con penas pecuniarias, destierro, o por otras vías; el mismo apremio se dispone para el Juez Delegado en la Ley 3ª, Título 9º, Libro 3º de la dicha recopilación y son varios los oficios, en que se puede ejecutar lo mismo y traen los avaluaciones y almonedas que tratan la materia. Por lo que mira a los oficios de regidores, parece deber decirse lo contrario, especialmente en ciertas circunstancias, como las de no ser absoluta y entera la falta de ellos; sino que habiendo unos que puedan hacer las funciones propias de estos oficios, faltan otros para llenar el número que según las leyes debe haber en cada parte. 

En la naturaleza de estos oficios hay también repugnancia para la coacción, porque son perpetuos, sin salario y casi todos sin algunos gajes o emolumentos, requieren necesariamente desembolso de dinero para compra y despacho y tienen obligaciones anexas, que si se han de cumplir como se debe, no dejan de ser gravosas; así no pudiendo tocar a todos parte de estos gravámenes como en los oficios temporales; sería rigor hacerlos recaer por el tiempo de su vida solo en algunos. La regla que en particular se ha de seguir, la de la real cédula de diez y nueve de septiembre de mil setecientos sesenta y siete, en que reprobando su majestad la creación de regidores honorarios de esta capital, quiere que de los que había, solo permanezcan en los regimientos, pagando su valor, los que voluntariamente convengan en ello, en que es de notar, en que los mismos sujetos habían aceptado todas demás cargas, excepto la de la compra, y que es mucho menos precisar a que uno continúe en el oficio, en que entró libremente, que hacerlo entrar sin libertad de nuevo, porque lo que al principio se hace de grado, puede después volverse de necesidad, como en la misma materia lo dice Bobadilla, citando a otros, libro 1º de la Política, Capítulo 15, número final; esto da motivo para que el fiscal no tenga que decir sobre las diligencias practicadas por el corregidor de Zacatecas en el asunto. 

Y sí que aquel cabildo y justicia informen lo que les parezca cerca de los motivos que pueden retraer a los vecinos de apetecer incluirse en los regimientos, y de los medios que podrán servirles de incentivo, entendiéndose no de los motivos generales o particulares a los vecinos, sino de los que dimanen de los oficios mismos.

También se debe advertir, que pregonados los oficios de alférez mayor (que ya está rematado), depositario general y procurador mayor, se hizo lo que correspondía, pues aunque el escribano del cabildo supone que podrán ser doce, acaso no es así, porque haciéndose en la Ley 2ª, título 10, libro 4º de la Recopilación de Indias, distinción de ciudades a ciudades, por principales se han de entender, y este concepto habrá sido el verdadero motivo, de que nunca haya habido allí dos doce, no constando por otra parte que hayan pasado de los seis que se numeran.