×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Trotamundos
Responsabilidad y turismo
Raúl Muñoz del Cojo
~
06 de Octubre del 2018 11:20 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Estoy seguro que siempre que piensa en vacaciones, el mar, sol y arena son la primer opción que aparece en su cabeza, por esto y con el simple afán de hacer un poco de conciencia, compartiré con usted curiosidades de nuestros mares y océanos que difícilmente vemos o pensamos cuando estamos disfrutando de tan esperadas fechas.

Tres cuartas partes de nuestro planeta son agua, lo que posiciona a los océanos y mares como los cuerpos terrestres de mayor extensión y son trascendentales para la preservación y creación de la vida. Además son el hogar de una cantidad inimaginable de animales y plantas.

Para nosotros los océanos son una fuente de alimento casi inagotable y también proveen minerales y materias primas. Sin discutirlo mucho, le puedo asegurar que son la base para la gran mayoría de las actividades económicas del mundo y su principal valor radica en la regulación del clima al difuminar el calor del planeta en su extensión, logrando controlar de esta forma la temperatura de la tierra.

Así como los árboles nos ayudan con el oxígeno terrestre, las plantas marinas proporcionan aproximadamente el 70% del oxígeno que los seres vivientes necesitamos para subsistir.

Después de estos datos ¿no se le hace inapropiado el nombre de tierra para nuestro planeta? El nombre idóneo para este debería de ser mar u océano.

Hablando de nuestro país, no sé si sepa que tenemos un lugar privilegiado en lo que a océanos y mares se refiere. México se encuentra rodeado por el Océano Pacífico, el Golfo de México, de California y por si fuera poco el Mar Caribe. Le hago este comentario, ya que gracias a esto tenemos una infinita variedad de especies marinas habitando en nuestras aguas.

Asimismo y gracias a esto, las islas e islotes que están dentro de nuestras aguas conforman una riqueza extraordinaria de ecosistemas y especies endémicas, lo que nos da más valor como destino turístico a nivel mundial. La superficie marina nacional, para que tenga el dato más claro, es de casi 3 millones de kilómetros cuadrados.

La superficie marina en nuestro planeta es tan grande y profunda que los humanos solo hemos explorado el 10% de la totalidad de los mares y océanos en la tierra, lo que nos lleva al conocimiento de solo un tercio de la totalidad de la población marina del mundo.

Si como buen zacatecano, y dada la distancia que tenemos hacia la playa más cercana, no conoce la diferencia entre mar y océano, se la describo a continuación.

Mar. Masa de agua salada mucho más pequeña que los océanos, y todos nuestros mares están en contacto directo con la superficie de la tierra por uno o varios lados. Los mares poseen ecosistemas más ricos y se encontrarán especies diferentes a las de los océanos en sus aguas.

Océano. Grandes masas de agua salada que se extienden a lo largo de muchos kilómetros, siendo estos los que separan la mayoría de los continentes. Los océanos son mucho más profundos y fríos que los mares y por esto, poseen mucha más cantidad de agua.

Una de las principales amenazas en mares y océanos, después del cambio climático, es la gran cantidad de deshechos plásticos generados diariamente. Tras la invención de este material en el siglo 19, se han desencadenado desafortunados sucesos ambientales. Hasta los setentas este derivado del petróleo era manejable, saliéndose de control a finales del siglo 20. Para que se dé una idea del mal, le comento que solo en la década pasada la cantidad de residuos plásticos fue superior a la de 40 años anteriores.

El problema del plástico es tan grave que actualmente existen cerca de 9 mil 200 millones de toneladas de objetos de este material y solo el 9% ha sido reciclado. La fauna marina confunde el plástico con alimento y su sistema digestivo se colapsa, es triste saber que en ballenas muertas se han encontrado hasta 80 bolsas de plástico en su interior.

Dentro de los productos plásticos más comunes se encuentran las botellas que tardan 500 años en degradarse. Los cubiertos tardan 400 años, los popotes 100, los vasos 55 y las bolsas de 65 a 75 años. Resulta de pesadilla saber que en aguas internacionales existe una isla de plásticos flotando por el mundo y creciendo cada día más.

Es muy importante hacer conciencia sobre las consecuencias que este problema nos está trayendo, y aunque estemos lejos del mar, nuestra cantidad de residuos debe disminuir para contribuir con la conservación de los mismos.

Se aconseja cuando salimos de vacaciones evitar el uso de bloqueadores solares o usar solo los hechos a base de vegetales. Es muy importante usar productos biodegradables, caminar más y usar menos el vehículo, ser limpios y no tirar basura en las calles, ya que esta lo más seguro es que sin importar la distancia, terminará en el mar y será consumida por alguna criatura viviente.

Usted dirá si quiere seguir disfrutando de los destinos de sol y playa, la realidad es que la última palabra la tenemos nosotros. Esta frase que veíamos como del futuro está más presente que nunca, cuidemos nuestro planeta. Hasta la próxima.