×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El ajuar de la patrona de Zacatecas
Manuel González Ramírez
~
12 de Septiembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Cada 8 de septiembre se realiza una romería en su honor por las calles del Centro Histórico.

El 7 de septiembre de 2007 platicamos con nuestra amiga Alicia Susana Palacios Alvarado.

Ella nos dio la clave para acercarnos al contenido de un documento que nos relata que a finales del siglo 17 y principios del 18, ya existía la costumbre de mudarle el vestuario a la venerada imagen de Nuestra Señora de los Zacatecas, a quien la reconocían en esa época como “patrona y conquistadora de esta ciudad”.

En esa época, la encargada de cambiarle la vestimenta a la emblemática escultura era doña María de Lezama, esposa del capitán Domingo García de Posadas, vecino y comerciante de esta ciudad y quien además ostentaba el cargo de mayordomo de la cofradía del Santísimo Sacramento y de Nuestra Señora de los Zacatecas.

Sólo que es importante precisar que en ese tiempo le colocaban un nuevo vestido a la Virgen en la víspera de las fiestas de la Purificación de María, es decir, el primer día de febrero.

En la actualidad se lleva a cabo el día 5 de septiembre de cada año, y la encargada de hacerlo era la señora María del Refugio Mayorga Sánchez, una mujer de extraordinaria calidad humana, de ejemplar generosidad y devoción a la patrona de Zacatecas.

Nació en Vetagrande pero ha radicado la mayor parte de su vida en la capital del estado. Ella falleció hace poco y su familia continúa con esa tradición.

La señora Cuquita Mayorga era la promotora y coordinadora de la romería del 8 de septiembre que se tributa a Nuestra Señora de los Zacatecas desde 1983. Ella y el padre José Escobedo Medina son los iniciadores.

No obstante, no podemos dejar de mencionar a don Tomás Hernández Martínez, a don Antonio Luna Ramírez (qepd) y a doña Juanita Contreras como participantes de aquel primer equipo de trabajo que echó a andar lo que ahora conocemos como la romería de Nuestra Señora de los Zacatecas que se lleva a cabo el 8 de septiembre por la noche.
Durante 25 años, don Tomás Hernández Martínez (originario de Ojocaliente) era el encargado de bajar la imagen de su altar y de trasladarla al frente del presbiterio en la víspera del novenario que se le tributa en la catedral basílica.

La bajan desde el día 30 de agosto y la colocan en un altar portátil que está ubicado en el ángulo izquierdo del frente del presbiterio. Don Tomás nos narra emocionado que a pesar de sus 75 años de edad, él sigue firme en esta hermosa tarea y lo seguirá haciendo hasta en tanto no lo abandone la fuerza necesaria para llevarla a efecto.

El 31 de agosto comienza el novenario en honor a la patrona principal de la ciudad.

Luego, el día 5 de septiembre, al terminar la misa de doce, la catedral cierra sus puertas para crear la intimidad necesaria para cambiarle la vestimenta a la Virgen, lo cual se hace con un pudor, respeto, recato y amor impresionantes.

El día 5 de septiembre de 2007 estuvimos presentes en ese momento y lo primero que se nos vino a la mente fue la escena de una reina que se aísla en la intimidad de sus aposentos reales para mudarse de ropa. En ese momento, sus damas de compañía le ayudan para retirarle con sumo cuidado sus prendas para luego colocarle las nuevas. 

En Zacatecas ocurre algo semejante. Se reúne un reducido grupo de personas para cambiarle el vestido a la reina y patrona de la ciudad de Zacatecas.

Este selecto grupo estaba integrado, entre otras personas, por la señora Cuquita Mayorga, don Tomás Hernández y Rito Delgado. Los dos varones se encargan de bajar la imagen de su improvisado altar.

La colocan sobre unos bancos mirando hacia el presbiterio y dándole la espalda al resto de la nave principal. En esa ocasión, ahí estaba con mirada vigilante el recién nombrado rector de la catedral basílica, el padre Adalberto Sandoval Acevedo.