¿Descentralizado? Y Punto Final 
×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Descentralizado? Y Punto Final
Pablo Torres Corpus
~
08 de Agosto del 2018 10:14 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Para dinamizar la economía el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha propuesto reubicar en los 31 estados de la República secretarías, dependencias y organismos descentralizados del gobierno federal.

La iniciativa tuvo buena aceptación y no dudo que sea bienintencionada, pero, si analizamos un poco la propuesta encontraremos más contras que pros.

Después del sismo del 85 Miguel de la Madrid planteó la misma idea, se hicieron estudios y como plan piloto se reubicó al INEGI en Aguascalientes, y Capufe en Cuernavaca.

Los resultados de la prueba fueron contundentes: era carísimo y lento descentralizar, no solo era reubicar sino generar la infraestructura necesaria para que los burócratas tuvieran las elementales condiciones de seguridad, salud, educación, movilidad y patrimonio. En 1987 se eliminó el programa de descentralización.

A partir de esto, muchas dependencias invirtieron miles de millones de pesos en construir sus propios edificios, acorde a sus necesidades y a prueba de sismos.

De mudar las dependencias todos esos inmensos inmuebles quedarían desaprovechados, pero no sólo eso, miles de negocios aledaños a las dependencias quebrarían puesto que sobreviven gracias a los miles de “Godinez” y visitantes diariamente les consumen.

Otro gran problema es que, prácticamente ninguna entidad cuenta con la infraestructura urbana y social para recibir a los nuevos inquilinos, tampoco cuentan con los edificios para albergar a las nuevas oficinas, para resolverlo habría que rentar y/o acondicionar, lo que incrementaría los costos.

O bien, construir lo que sería un desperdicio de dinero ya que las dependencias que se mudarían ya cuentan con edificios equipados y acondicionados en la Ciudad de México (CDMX).

Además, la dispersión de dependencias generaría enormes gastos de traslado de tiempo para quienes tienen acudir a distintas dependencias a trámites, reuniones, gestiones, etcétera.

Alguien que gestiona ante el gobierno federal en la CDMX, en un solo día podía recorrer la Cámara de Diputados, Conaculta y Sectur. Con la descentralización el mismo itinerario implicaría visitar la CDMX, Tlaxcala y Chetumal.

Si se quiere hacer un gobierno eficiente y de fácil acceso, la clave no es mudar, sino facilitar los trámites y procesos.

Si se quiere dinamizar la economía la clave no es mudar sino facilitar la inversión productiva privada, o hasta pública.

 

Punto Final

Lamento profundamente el sensible deceso de Maximiliano Villavicencio, hombre trabajador, integro, congruente y amable. Un abrazo solidario a Sergio y Pamela.